archivos

Archivos para 2012

LAS PIEDRAS DE IKA

LAS PIEDRAS DE ICA

 

     Ica es un departamento de Perú, ubicado al oeste del Océano Pacífico exactamente al norte de la región de Nazca y lindero con el sur de Pisco.
Su nombre por sí solo, tal vez no signifique nada, especialmente para una gran mayoría de personas que parecen ignorar su existencia; pero entre los estudiosos de la arqueología precolombina, lentamente comienza a ganar una cierta reputación.

     J.J. Benítez el prestigioso autor español, mundialmente conocido por la saga de Caballo de Troya, puso a Ica en el mapa al dedicarle su primer libro que data del año 1975, al que tituló Existió otra humanidad. En esta obra, Benítez describe a una civilización que al parecer habría llegado a convivir con los dinosaurios, y cuyo legado llega hasta nuestros días a través de más de 11.000 piedras que han sido halladas en el desierto de Ica. Esta Biblioteca Gliptolítica se encuentra ubicada en la Plaza de Armas de Ica, en un Museo fundado por el Dr. Javier Cabrera Darquea, principal difusor de este tesoro, quién a través de los años fue recolectando estas piedras, a las que investigó y dedicó su vida.     Salvo el libro de Benítez, escasa es la bibliografía que se encuentra sobre el tema, por no decir casi ninguna. Este desinterés no es casual, la Biblioteca Gliptolítica ha generado desde sus inicios una dura polémica entre los investigadores y arqueólogos, que ponen en tela de juicio el valor de la mismas, argumentando que las piedras no son auténticas, sino que son burdas falsificaciones realizadas por los mismos lugareños de la región, y estableciendo como dato concluyente, la imposibilidad de aceptar que el hombre haya convivido con los dinosaurios. Recordemos que la Ciencia establece la aparición del hombre en la Tierra en el Período Cuaternario, negándole cualquier otra antigüedad

Mi interés por las Piedras de Ica se vio incentivado por la lectura de un artículo del investigador alemán Erich Von Däineken, y más tarde gracias al libro de J.J. Benítez. A través de los años anhelé con todas mis fuerzas viajar a Perú y Bolivia, para conocer esas maravillas que desde temprana edad habían perturbado mis pensamientos.     El destino cumplió mi sueño en 1996, año en el que concreté mi primera travesía a esas regiones. En Bolivia visité las ruinas de Tiahuanaco, y en Perú conocí las Líneas de Nazca, y la ciudad de Machu Pichu. Ica, por una cuestión de tiempo no pudo ser. Mi segundo viaje lo realicé en 1998, dos años después, esta vez en compañía de dos amigas. Un amigo facilitó el contacto con el Dr. Cabrera, a través de una carta, y gracias a ello, el Dr. Cabrera dedicó dos días de su tiempo a mostrarnos la biblioteca y a satisfacer nuestra inmensa curiosidad.     Dos días son imposibles para absorber toda la información que allí se desprende. El Dr. Cabrera consciente de este problema, nos facilitó acceder a un libro de su autoría, resumen de 25 años de investigación y dedicación a la comprensión de las piedras.

El Mensaje de las Piedras Grabadas de Ica resulta entonces un gran aporte en el campo científico, ayudando a desentrañar los aspectos más complejos, y, convirtiéndose en una obra de primera fuente para el investigador. Estos dos elementos, el bibliográfico en conjunto con la observación realizada dentro del Museo juegan un rol primordial, y, se establecen como referentes en el desarrollo de los puntos que a continuación se van a tratar.
El Dr. Cabrera ha dividido a los Gliptolitos en series, estableciendo para la Biblioteca una clasificación por materia. Cada asignatura corresponde a diversas ramas del conocimiento humano, eligiendo para la realización del presente trabajo las siguientes:

¿Creación? ¿Evolución?



ANTROPOLOGÍA


     La Ciencia ha logrado avances en muchas disciplinas, pero hasta ahora ha sido incapaz de hallar una respuesta al tema de la Creación. Einstein, autor de la Teoría de la Relatividad, decía que la perfecta sincronización del Universo respondía seguramente a una Inteligencia desconocida, que el gran sabio identifica, como el Gran Padre.     En las Piedras de Ica, surgen inquietantes pistas acerca de esta Inteligencia. Una vez más se tiene la certeza de que la vida en el planeta no comenzó en el mismo, sino que probablemente llegó del Espacio.

   
“…Hace millones de años, hombres de una inimaginable sapiencia procedentes de una humanidad establecida en un planeta del Cosmos, llegaron a la Tierra cuando la vida en nuestro planeta se hallaba en evolución. Sabemos que provenían de su planeta situado en la constelación de Pléyades, uno de los cúmulos de estrellas que forman parte de más de cien mil millones de estrellas que componen nuestra galaxia la Vía Láctea …”
(El Mensaje de las Piedras Grabadas de Ica, Dr. J. Cabrera).
Estos hombres venidos del Cosmos eligieron a un animal, identificado como el notharctus, al cual le fueron implantados códigos cognoscitivos. (La Paleontología compara al notharctus con el lemur actual, estimándole una antigüedad de 50.000 millones de años, época en que se cree habría existido.) 

   
“…La Humanidad Gliptolítica fue hechura de hombres que vinieron del cosmos. Mediante el transplante de códigos cognoscitivos a unos primates muy inteligentes, generaron hombres …” //
“…Deduzco que los códigos cognoscitivos serían conjuntos moleculares ácidos nucleicos y proteínas, que constituirían la base física del conocimiento…” //
“…A juzgar por la figura de un primate que se repite en muchos Gliptolitos, pienso que debió tratarse del notharctus …” //
“… El transplante del conocimiento requerido lo hicieron genéticamente, interviniendo en el complejo molecular del notharctus. En ambos casos los Hombres Gliptolíticos se valieron de técnicas complejas de neurofisiología e ingeniería científica//” …lo que produjo la eliminación de la cola y el conocimiento de la vida arborícola que tenía ese primate…
(El Mensaje de las Piedras Grabadas de Ica, Dr. J. Cabrera).
El Dr. Cabrera afirma que estos seres tenían como meta de vida, la expansión del conocimiento, y que por ello a los individuos de aquella remota humanidad se les realizaban los transplantes de códigos cognoscitivos, con el fin de concretar esta aspiración.    
“…Estos Gliptolitos nos dicen que el conocimiento humano llegó del Cosmos, traídos por los Hombres Gliptolíticos con el propósito de entregarlos a seres biológicamente más capacitados para ello. El nothharctus fue el animal elegido para la recepción del conocimiento y a partir de él se generó una escala de seres inteligentes, en la que cada uno recibió un nivel cognoscitivo de acuerdo con la función que debía desempeñar en el planeta…
(El Mensaje de las Piedras Grabadas de Ica, Dr. J. Cabrera).
Esta Humanidad Gliptolíptica tenía un tipo físico que difiere bastante del aspecto atlético actual.“…De allí que este hombre tuviera un cerebro voluminoso, y que sus extremidades superiores, alejadas de la función mecánica, no fueran robustas, ni que sus manos requiriesen que el pulgar estuviese en posición oponible. Las piernas cortas y fuertes y el voluminosos vientre desplazado hacia abajo permitían el equilibrio con esa cabeza grande, no solo cuando el hombre se hallaba en reposo sino cuando caminaba …” //
“…su existencia estuvo regida por una creciente actividad intelectual …”
(El Mensaje de las Piedras Grabadas de Ica, Dr. J. Cabrera).
Estos seres construyeron una sociedad del tipo colectiva, donde no existía la personalidad individual. Cada individuo estaba situado en el mismo nivel intelectual de la escala. La desaparición de esta humanidad se debió según lo que se desprende de los Grabados de Ica, a dos causas: desastre de tipo natural, como fue el Cataclismo, …
“… EL Planeta disponía de un cinturón electromagnético, que hoy nosotros acabamos de descubrir y bautizar como Van Allen. Ese cinturón podía ser utilizado para uso, industrial y tecnológico y la Humanidad gliptolíptica lo hizo …” //
“…La civilización prehistórica que grabó estas piedras construyó pirámides para captar y transformar esa energía electromagnética que rodeaba la Tierra. Dicha energía una vez convertida en eléctrica se distribuía a todos los continentes …” //
“…Al llegarse a un consumo extremo de la citada energía electromagnética, el Planeta , lentamente fue aumentando su magnetismo natural, rompiéndose el equilibrio entre las lunas más cercanas al Globo y nuestro mundo…” // Estos astros se precipitaron un día sobre el Planeta. Y provocaron la más espantosa de las destrucciones que jamás recuerde el género humano…
(Existió otra humanidad, J. J. Benítez).     …y a una decadencia del orden moral:“…los Hombres Gliptolíticos cambiaron la finalidad de su vida como consecuencia de que empezaron a utilizar el elevado nivel reflexivo y cognoscitivo alcanzado, en detrimento de los que ocupaban rangos inferiores. El móvil de este desnaturalizado uso del poder reflexivo y cognoscitivo fue tomar como centro de interés de la existencia el goce de la vida material …” //
“… esto significó una regresión al estado de animalidad y, por consiguiente, el cambio de la finalidad de la vida humana …“(El Mensaje de las Piedras Grabadas de Ica, Dr. J. Cabrera).

 



PALEONTOLOGÍA

     La primera impresión que experimenta el visitante dentro del Museo, es una rara sensación de asombro ante estas piedras en cuyos grabados advertimos una y otra vez la convivencia del hombre con los dinosaurios. Una humanidad diferente a nosotros, de menor estatura pero de grandes cabezas; seres que recuerdan a los hombrecillos que aparecen reflejados en la Puerta del Sol, en las ruinas de Tiahuanaco.

    “… Estos hallazgos están revelando … que el hombre había existido desde una antigüedad tan insospechada como la que señala su coexistencia con el agnato, en la era más arcaica, la Paleozoica; que la existencia del hombre se había dado también en las eras Mesozoica y Cenozoica, a juzgar por su coexistencia-reveladas en las piedras-como el dinosaurio y el megaquiróptero, respectivamente; y que el hombre que vivió en estas eras geológicas había sido intelectualmente muy evolucionado, muestra de lo cual era el conocimiento que había tenido de aspectos muy complejos de la biología, como son los ciclos reproductivos de los animales …” (El Mensaje de las Piedras Grabadas de Ica, Dr. J. Cabrera).     Estos humanoides, expresión que muy bien puede ser aplicada a estos hombrecillos, no solo conviven con estos grandes reptiles, sino que según lo que muestran los diferentes grabados, parecen librar una guerra total contra estos animales antediluvianos, una guerra por su supervivencia que permanentemente se ve amenazada.

    “… El hombre gliptolítico luchó contra los dinosaurios y demás reptiles. Fue una guerra de toda la humanidad contra estos monstruos … Así se refleja en cientos de piedras grabadas … Una guerra a muerte. Dicha humanidad rompió el ciclo biológico de estos monstruos prehistóricos, anulando así la supervivencia de la especie …” (Existió otra Humanidad, J. J. Benítez).     La Ciencia siempre sostuvo que la reproducción del dinosaurios fue a través del huevo, del cual nacía completamente formado; pero, en las Piedras de Ica la evidencia encontrada en los grabados es, pues, muy diferente. En la mayoría de los Gliptolitos se da la presencia de un fenómeno insospechado, la metamorfosis, proceso larvario atribuido hasta el momento a los anfibios.
     “…A diferencia de lo que afirma la Paleontología, esta piedra revela que el dinosaurio no nacía completamente formado del huevo como los reptiles, sino que abandonaba el huevo en estado larvario y pasaba luego por una sucesión de cambios hasta conseguir su forma completa. Su ciclo reproductivo era, pues, la metamórfosis, propia de los anfibios …”(El Mensaje de las Piedras Grabadas de Ica, Dr. J. Cabrera).
     Dos hechos son importantes recalcar: la convivencia del hombre con los dinosaurios, y la reproducción de estos grandes saurios a través de la metamórfosis. Ninguna de estas consideraciones obtienen eco en la Ciencia, y a pesar de algunos tímidos avances en estos campos, harían falta más hallazgos y estudios, para demostrar lo contrario.

La Serpiente Enrollada y el Árbol de la Vida

 

Vasos sanguíneos mostrados siendo reconectados por medio de tubos de re-absorción utilizando la regeneración natural de las células.



MEDICINA

 

     La historia menciona que muchas civilizaciones alcanzaron grandes desarrollos en el campo medicinal. Como ejemplo tenemos a la cultura de Tiahuanaco, civilización de la que se sabe practicó la trepanación cerebral. En el caso de los Hombres Gliptolitícos la sorpresa es aún mayor, pues, parece que llegaron a transplantar órganos muy complicados, como el corazón, y los hemisferios cerebrales. 

    “… El transplante que respecto del cerebro refieren los Gliptolípticos que obran en mi poder, es el de los hemisferios cerebrales. Siendo la corteza cerebral parte de los hemisferios cerebrales y en las que están localizadas las funciones cognoscitivas, y habiendo tenido la Humanidad Gliptolíptica como finalidad de su existencia desarrollar su capacidad reflexiva para incrementar y conservar el conocimiento, se comprende el que haya realizado transplante de los hemisferios cerebrales. La información sobre este transplante está contenida en una serie de once Gliptolitos …”(El Mensaje de las Piedras Grabadas de Ica, Dr. J. Cabrera).     Nuestra civilización está lejos de realizar transplantes cerebrales. Solo se han intentado tímidos avances en animales, pero aún no ha sido probado en ser humano alguno. La ciencia aunque fuera por mera curiosidad debería prestar más atención a lo aquí expuesto. 

    “… La cirugía gliptolíptica realizó transplantes del corazón completo, y, tal como ya he mencionado, solucionó el problema del rechazo valiéndose de la transfusión de sangre de mujer embarazada al individuo que iba a recibir el órgano y, asimismo, irrigando con sangre de la misma mujer el corazón que iba a ser transplantado …“(El Mensaje de las Piedras Grabadas de Ica, Dr. J. Cabrera).     Si bien nuestra civilización ya ha llegado a este fase del desarrollo en lo concerniente a los transplantes de corazón, continúa sin poder resolver uno de lo puntos importantes: hallar la manera de evitar el rechazo del receptor, al que se le calcula un promedio de vida de casi dos años después de realizado el transplante.



CONTINENTES DESAPARECIDOS

     De niña he sentido una fuerte atracción por la Atlántida. Platón le dio una mayor credibilidad al mencionarla en uno de sus diálogos. Desde ese momento una bibliografía extensa no ha dejado de crecer. Muchas expediciones han intentado su búsqueda, sin éxito alguno. Edgar Cayce, el profeta durmiente, predijo que la Atlántida saldría algún día a la superficie, y que su morada actual debería buscarse bajo las aguas del Océano Atlántico cerca del mítico Triángulo de las Bermudas. Dejando aún lado cualquier tipo de suposición, grande fue mi sorpresa al contemplar en el Museo Gliptolíptico dos piedras de grandes dimensiones, ambas, referidas a los continentes que millones de años atrás poblaron posiblemente la Tierra. En estos grabados no sólo advertimos la presencia de la Atlántida, sino que también aparecen, Mu y Lemuria, continentes de dudosa existencia.

    ” … A pesar de los que se cree en el sentido de que estos dos continentes desaparecieron, basándome en el desplazamiento imaginario que he hecho de los actuales continentes para demostrar que su posición es la que se muestra en los dos Gliptolitos, pienso que tanto el continente Mu como la Atlántida sólo se desplazaron sin desaparecer // “… Así el continente Mu formó gran parte del continente asiático y las islas del Pacífico, y la Atlántida formó Europa y el norte de África y las islas del Atlántico // “…Lemuria habría descendido por el ingreso del continente Mu, por el Pacífico. Al descender, Lemuria formó el actual territorio de la India …” (El Mensaje de las Piedras Grabadas de Ica, Dr. J. Cabrera).

    El Diluvio Universal es un mito universal que siempre ha fascinado a los hombres de todas las razas. Popularizado por la Biblia a través del Génesis, su rastro también puede ser hallado en diversos libros sagrados, donde se hace mención a una catástrofe que en tiempos remotos se abatió sobre la Tierra. Atlántida siempre ha sido asociada a un terrible cataclismo que provocó su hundimiento en el océano. El desplazamiento de los continentes también se habría debido a este fenómeno inusual, dando lugar a la conformación actual de la Tierra. En el Capítulo dedicado a la Antropología se hizo referencia a las posibles causas del cataclismo que se abatió sobre aquella humanidad. El abuso del la energía electromagnética que rodeaba el Planeta precipitó el desastre, pero la situación de la Tierra en aquella remota también fue determinante.

    “…El planeta representado en los Gliptolitos era un sistema térmico cerrado. Recibía energía radiante del sol pero no la podía disipar por la enorme capa de vapor que rodeaba a la Tierra. En esta situación de desequilibrio térmico, el planeta debió haber llegado a su punto crítico en que inevitablemente el agua en su fase vapor se precipitó en forma de una lluvia interminable produciendo una fabulosa energía mecánica que trajo como consecuencia el inicio del desplazamiento de enormes masas continentales, es decir, un monstruoso cataclismo de proporciones inimaginables …”(El Mensaje de las Piedras Grabadas de Ica, Dr. J. Cabrera).



TECNOLOGÍA ESPACIAL 

 

Después de lo tratado hasta el momento no resulta descabellado pensar, que la Humanidad Gliptolítica haya alcanzado conocimientos aún más elevados. Conocimientos, que nuestra especie ignora, y que quizás en un futuro no muy lejano pueda llegar a recuperar. Esta tecnología avanzada existió una vez en nuestra Planeta, y sus huellas conducen a un nombre, Nazca.

Paul Kosok,Profesor de la Universidad de Long Island, descubrió accidentalmente las Líneas de Nazca en 1926, mientras se encontraba volando por la zona. Desde ese momento, miles han sido las conjeturas trazadas, en un intento por desentrañar el misterio que la construcción de las Líneas de Nazca encierra. Científicos de todo el mundo han estudiado los extraños grabados, sin arribar hasta ahora alguna hipótesis concluyente.

Las Piedras de Ica, nuevamente tienen un mensaje para transmitir al respecto, que también merece ser escuchado.

“… Nazca con sus Pampas era uno de esos espacio puertos. Por allí entraban y salían de la Tierra y por allí se catapultaban en sus viajes por el Planeta. Estos seres conocían la existencia de un gran filón de hierro que se encontraba bajo la Pampa de Nazca …

// ” Nosotros sabemos hoy que el hierro concentra el campo magnético propio del Planeta ¿Y que sucedería si electrificáramos la zona? … aquel lugar se transformaría en un gigantesco electroimán …”

// “…Las pistas y algunos de los dibujos fueron sometidos a sistemas de electrificación que les permitían ingresar o salir de la Tierra cuando lo deseaban. Bastaba regular ese campo magnético para aterrizar o despegar el mecanismo era sencillo…” (Existió otra humanidad, J. J. Benítez)     La técnica utilizada al parecer fue la siguiente: “… Estos seres lograron vencer la fuerza de la gravedad. Y sus máquinas voladoras escapaban a la atracción terrestre sin necesidad de esas potentes cargas de combustible que hoy exigen nuestros potentes cohetes portadores … “

// “… Alproducirse esta anulación de la gravedad, los aparatos voladores de aquella Humanidad eran prácticamente catapultados al exterior a una velocidad equivalente a la que lleva nuestro mundo en su viaje a través del Cosmos, 29,6 km. por segundo …” //

“… Aquella civilización usaba la fuerza electromagnética que captaba del exterior de la Tierra a través de las Pirámides ..” (Existió otra humanidad, J. J. Benítez)

Nuestra Humanidad con todos sus adelantos, es incapaz de recrear aquella Tecnología. Para hacerla posible necesitaría cambiar sus esquemas mentales. Aquella Humanidad tenía una forma de pensamiento conceptual, que les permitía llegar al conocimiento en forma instantánea. Nuestro pensamiento en cambio está regido por patrones científicos y matemáticos, dominado por la racionalidad.

CONCLUSIÓN

     Nuestra máquina del tiempo retrocedió 64.000.000 millones de años atrás, llevándonos a conocer una Humanidad, que quizás, en un remoto pasado pobló la Tierra. Las Piedras de Ica constituyen una fuente inagotable de conocimientos, pero hoy en día siguen generando gran controversia. Gran parte de la comunidad científica continúa dando la espalda a este yacimiento recelando acerca de su autenticidad y negándole la posibilidad de un estudio más profundo.

A todo esto hay que sumar el descrédito que fue sometido el Dr. Cabrera, al afirmarse que los lugareños, eran los verdaderos responsables de los grabados de las piedras.

A pesar de todos estos sinsabores, el tiempo ha sido un enemigo implacable de los detractores de las Piedras, y muchas de las ideas que se plasmaron en esta nota han sido finalmente comprobadas. La Hormona Antirrechazo es el ejemplo más vivo y se esperan futuros descubrimientos que continúen apoyando las tesis del Dr. Cabrera.

Un punto delicado es el referido al lugar del yacimiento de las Piedras, que se especula enterrado en algún lugar del desierto de Ocucaje, Ica. El Dr. Cabrera aduce que solo revelará el lugar X, cuando las condiciones sean propicias, y su vida no corra peligro. Se habla de que hay más de un millón de piedras, enterradas en el desierto a la espera de su salida a la superficie. El gran problema es el contrabando de tesoros arqueológicos, un negocio que en Perú reporta millones. Cuando visité el Museo de Ica en 1998, el tema seguía sin solución; el Dr. Cabrera se negaba a indicar el lugar del Yacimiento, aduciendo que el tema de la seguridad aún no había sido resuelto. Es de esperar que los tiempos por venir resulten más propicios para la Biblioteca Gliptolíptica, que espera ansiosa esos cambios

http://youtu.be/cxwFGxxtHAk

Las Piedras de Ica – últimas investigaciones con J.J. Benitez

http://youtu.be/gwq7sK4C8dU

The Ica Burial Stones of Peru

http://youtu.be/aTmFv8CWnxI

Secret of the Incas. Stones Collection of Dr Javier Cabrera, Peru.

http://youtu.be/NPO6h8M6DI4

Débora Goldstern

Fuente: http://www.piedrasdeica.es

LA EVIDENCIA DE LOS DINOSAURIOS EN ANGKOR

LA EVIDENCIA DE LOS DINOSAURIOS EN ANGKOR

por Kenneth E. Cole, M. D.

15 de enero 2007

Hay muchas referencias en la literatura creacionista de la evidencia histórica de los dinosaurios y el hombre viviendo juntos, como el petroglifo en Natural Bridges National Monument, Utah, leyendas e historias de dragones en Europa, y el uso frecuente del motivo por el dragón, por los Chinos. Pero una evidencia impresionante física e histórica en Asia rara vez se menciona: el cuadro bajorelieve de un dinosaurio en las ruinas de Angkor en las afueras de Siem Reap, Camboya.

Angkor es un conjunto de ruinas de la antigua civilización Khmer que vivieron y gobernaron en el sudeste de Asia desde finales del siglo IX hasta el final del siglo XII. Las ruinas se componen de templos, palacios, bibliotecas, monasterios y otros edificios construidos por los varios reyes y gobernantes del pueblo Khmer. Estas ruinas se encuentran ahora en un área designada como el “Parque Arqueológico de Angkor” en el Reino de Camboya. Muchas de estas ruinas han sido restauradas por los años.

 

Una colección de ruinas, conocida como Angkor Thom, que a propósito no ha sido restaurada. Los edificios originales fueron construidos ya sea durante el reinado del rey Jayavarman VII o encargados por él (AD 1181 -. ca 1210). El más importante de los edificios de Angkor Thom es el gran templo-monasterio de Ta Prohm. Hoy en día, las ruinas yacen majestuosamente entrelazados con lianas grandes y las raíces de los árboles tropicales enormes higueras estranguladoras, la decision que tomó   la Conservación de Angkor, para dar una más aventurera y emocionante experience a los turistas .

La mayoría de las grandes ruinas de Angkor tienen paredes enormes de bajo relieve que representan los diferentes dioses, diosas y seres de otros mundos de las historias mitológicas y los poemas épicos del antiguo hinduismo (modificado por siglos de budismo). Mezclado con estas imágenes los animales conocidos son reales, como los elefantes, serpientes, peces y monos, además de dragón-como las criaturas que se parecen a las serpientes estilizadas, alargadas (con los pies y las uñas) que se encuentran en el arte chino.

foto de Ben Horton

El autor junto a la ruina de Angkor  ca. siglo XII dC

Sin embargo, entre las ruinas de Ta Prohm, cerca de una entrada de una piedra enorme, se puede ver que los “medallones sobre pilastras en el lado sur de la entrada oeste son poco comunes en el diseño.

Lo que se ve son medallones que representan diferentes animales comunes como cerdos, monos, búfalos de agua, serpientes, gallos-y lo que parece ser un dinosaurio! No hay figuras mitológicas entre los medallones, así que uno puede concluir razonablemente que estas figuras representan los animales que se veían comúnmente por la gente antigua del Khmer en el siglo XII. Eso significa que sólo un poco más de 800 años atrás, algunos dinosaurios probablemente aún vivían en la región de Camboya! Por supuesto, esto no es una sorpresa para los creacionistas bíblicos, porque sabemos por Génesis 1 que los animales terrestres (como los dinosaurios) y los humanos vivían juntos en el principio, y que los representantes de los animales de la tierra (por ejemplo, los dinosaurios) se salvaron en el Arca para repoblar la tierra después del diluvio sólo hace 4.300 años. [Ed. Nota: Ha llegado a nuestra atención que hay algunos que cuestionan la autenticidad de este bajo relieve. Si es auténtico, no es más que un elemento más que apoya lo que sabemos que es auténtico y exacto al 100%: el relato de la Palabra de Dios, el hombre de indicación y animales terrestres (incluidos los dinosaurios) vivieron juntos sólo unos pocos miles de años atrás. Pero incluso si esta ayuda resulta ser fraudulenta, hay muchos otros petroglifos y leyendas que apoyan el relato bíblico.]

(P.S. personalmente no estoy de acuerdo con las fechas mencionadas en este artículo. En mi humilde  opinion este complejo de templos es mucho mas antiguo de lo que dicen los arqueólogos y expertos. Birgitte Knaus)

EL DINOSAURIO DE TA PHROM

Engaño, error, o evidencia de dinosaurios en tiempos humanos?

Una foto del estegosaurio como bajorrelieve.

Miles de turistas descienden en Camboya cada año con el único propósito de visitar los templos de Angkor. Esta magnífica serie de templos, excavada en la selva en los siglos 12 y 13 por Khmer Devaraja, o Dios reyes-, sigue siendo el grupo más numeroso de los complejos religiosos jamás creados. Sin embargo, la mayoría de los visitantes se pierda uno de los misterios más intrigantes.

En Ta Prohm, cerca de Angkor Wat  y construido por el constructor épico el rey Jayavarman VII a finales del  año1100, una pequeña talla en una pared del templo que se desmorona,  parece mostrar un dinosaurio – un estegosaurio, para ser exactos. La talla del tamaño de una mano se encuentra en una tranquila esquina del complejo, un templo de piedra envuelto en vegetación de la selva, donde las raíces del árbol de la centenaria higuera de bengala serpiente penetra a través de las paredes rotas.

Después de que partes de la película “Tomb Raider” fueron rodadas aquí, el templo tiene una elevación de RP y se ha convertido en uno de los sitios turísticos de mayor atracción. Pero muchos de los grupos turísticos entran y salen sin descubrir la talla del dinosaurio enigmático.

Varias teorías han sido propuestas para explicar su presencia. Algunos sostienen que es un engaño recién tallado, mientras que otros dicen que los antiguos Khmer podría haber descubierto un fósil y descubierto el tipo de criatura a la que pertenecía. Una teoría dice que la imagen en realidad muestra una vaca o un rinoceronte con una palmera en el fondo – las frondas de la palma que se confunden fácilmente con las aletas dorsales que corren por la espalda de un Stegasaurus ‘.

O tal vez la talla es la evidencia de que los dinosaurios realmente vivieron   sucesivamente hasta mucho más tarde de lo previsto. (Los creacionistas ciertamente les gustaría creer que así sea.) Tal vez aquí en las selvas húmedas antiguas del sudeste asiático, donde el clima se ha mantenido prácticamente sin cambios desde la época de los dinosaurios, los reptiles gigantes vivieron hasta bien entrada la era humana – lo suficiente como para persistir en la memoria popular de los Khmer. Si sólo estas paredes pudieran hablar, podríamos tener una pista.

Aquarelas del templo de “Ta Phrom” pintadas por Birgitte Knaus,

http://www.birgitteknaus.com/index.php?id=other&templ_id=12

  • Angkor Wat, Angkor, Siem Reap, Cambodia

ORIGEN:

 

EXPEDICIÓN A LAS PIRÁMIDES DE PANTIACOLLA

EXPEDICIÓN A LAS PIRÁMIDES DE PANTIACOLLA

(+ videos)

Escrito por Yuri Leveratto

Incluso hoy, en pleno siglo XXI, existen lugares en la Tierra que aún no han sido explorados.
En Sur América, gran parte de la selva amazónica localizada en la frontera entre Perú y Brasil es poco conocida. Particularmente el alto Purús, el Río Iaco, el alto Tambopata y el Parque del Manu. Estos territorios, que siempre despertaron mi curiosidad, quizás encierren el secreto de un antiguo pueblo que dominó el continente en épocas remotas.

Uno de estos sitios, envuelto en misterio y casi totalmente desconocido, es la zona de selva primaria donde se encuentran las pirámides de Pantiacolla.

El 30 de diciembre de 1975, el satélite estadounidense Landsat 2 fotografió un área de la jungla peruana en el departamento de Madre de Dios.
La imagen del área forestal mostró doce puntos, en grupos de a dos, simétricos y regulares.
Inicialmente, se pensó que había sido un error, pero luego de atentos análisis de expertos cartógrafos como A.T. Tizando, se llegó a la conclusión de que aquellos extraños objetos en el bosque tenían que ser muy altos, al menos 150-200 metros. Si estaban dispuestos en forma simétrica, no podían ser formaciones naturales, sino productos del hombre. Tal vez eran pirámides construidas en un pasado remoto por motivos rituales o ceremoniales.

http://youtu.be/qKNFdhKGG-A

Las llamadas pirámides de Pantiacolla (del aymara: lugar donde se pierden los Collas), se encontraban en una zona de selva lejana e inexplorada, situada en la jungla de Madre de Dios, un lugar casi inaccesible.
Rápidamente, se empezó a fantasear. El hecho de que muchos consideraran al área de Madre de Dios como el sitio donde los Incas se escondieron después de la llegada de los españoles a Cusco en 1533 y la supuesta existencia de una ciudad suya escondida en la floresta, denominada Paititi, no hicieron más que alimentar la creencia de que estas pirámides tenían que ver con la leyenda de El Dorado. Además, su relativa cercanía con los bellísimos petroglifos de Pusharo, lugar misterioso situado en el Río Shinkibeni, al interior de la selva primaria del Manu, impulsó a algunos exploradores a ir a la zona con la intención de desvelar sus misterios.
La primera persona no indígena que se acercó a las pirámides fue el japonés Yoshiharu Sekino, en 1977. El joven, aunque no logró llegar al enigmático lugar, tuvo contacto con numerosos nativos Matsiguenkas y contribuyó a hacer conocer su cultura, hasta entonces prácticamente desconocida.
Cuando, en 1979, los cónyuges Herbert y Nicole Cartagena descubrieron ruinas incaicas cerca al Río Nistron, llamadas luego Mameria, se comprobó que los Incas se habían adentrado en la selva situada al oriente de Cusco, buscando escapar de los conquistadores. El interés por la jungla de Madre de Dios volvió a crecer.
El enigma de las pirámides de Pantiacolla (llamadas también Paratoari, en lengua Arawak de los Matsiguenkas), permanecía.

Incluso hoy, en pleno siglo XXI, existen lugares en la Tierra que aún no han sido explorados.
En Sur América, gran parte de la selva amazónica localizada en la frontera entre Perú y Brasil es poco conocida. Particularmente el alto Purús, el Río Iaco, el alto Tambopata y el Parque del Manu. Estos territorios, que siempre despertaron mi curiosidad, quizás encierren el secreto de un antiguo pueblo que dominó el continente en épocas remotas.Uno de estos sitios, envuelto en misterio y casi totalmente desconocido, es la zona de selva primaria donde se encuentran las pirámides de Pantiacolla.El 30 de diciembre de 1975, el satélite estadounidense Landsat 2 fotografió un área de la jungla peruana en el departamento de Madre de Dios.
La imagen del área forestal mostró doce puntos, en grupos de a dos, simétricos y regulares.
Inicialmente, se pensó que había sido un error, pero luego de atentos análisis de expertos cartógrafos como A.T. Tizando, se llegó a la conclusión de que aquellos extraños objetos en el bosque tenían que ser muy altos, al menos 150-200 metros. Si estaban dispuestos en forma simétrica, no podían ser formaciones naturales, sino productos del hombre. Tal vez eran pirámides construidas en un pasado remoto por motivos rituales o ceremoniales.Las llamadas pirámides de Pantiacolla (del aymara: lugar donde se pierden los Collas), se encontraban en una zona de selva lejana e inexplorada, situada en la jungla de Madre de Dios, un lugar casi inaccesible.
Rápidamente, se empezó a fantasear. El hecho de que muchos consideraran al área de Madre de Dios como el sitio donde los Incas se escondieron después de la llegada de los españoles a Cusco en 1533 y la supuesta existencia de una ciudad suya escondida en la floresta, denominada Paititi, no hicieron más que alimentar la creencia de que estas pirámides tenían que ver con la leyenda de El Dorado. Además, su relativa cercanía con los bellísimos petroglifos de Pusharo, lugar misterioso situado en el Río Shinkibeni, al interior de la selva primaria del Manu, impulsó a algunos exploradores a ir a la zona con la intención de desvelar sus misterios.
La primera persona no indígena que se acercó a las pirámides fue el japonés Yoshiharu Sekino, en 1977. El joven, aunque no logró llegar al enigmático lugar, tuvo contacto con numerosos nativos Matsiguenkas y contribuyó a hacer conocer su cultura, hasta entonces prácticamente desconocida.
Cuando, en 1979, los cónyuges Herbert y Nicole Cartagena descubrieron ruinas incaicas cerca al Río Nistron, llamadas luego Mameria, se comprobó que los Incas se habían adentrado en la selva situada al oriente de Cusco, buscando escapar de los conquistadores. El interés por la jungla de Madre de Dios volvió a crecer.
El enigma de las pirámides de Pantiacolla (llamadas también Paratoari, en lengua Arawak de los Matsiguenkas), permanecía.La primera vez que se sobrevoló la zona de las pirámides fue en 1980, en una expedición organizada por el arqueólogo italiano Giancarlo Ligabue. No obstante, el primer explorador que llegó hasta allí fue el arqueólogo estadounidense Gregory Deyermejian, en 1996, acompañado por los guías Paulino e Ignacio Mamani, y por el hijo del doctor Carlos Neuenschwander Landa, Fernando. Después de profundos estudios del territorio, llegaron a la conclusión de que las llamadas pirámides no eran otra cosa que extrañas formaciones naturales.
Sin embargo, para otros exploradores, las cosas no son así de fáciles: luego de varios viajes a la zona del Río Negro, afluente del Palotoa, sostuvieron que éstas son naturales, pero que fueron modificadas por el hombre en épocas pre-incaicas y que tienen relación con la ciudad perdida de los Incas, Paititi. Según otros investigadores, las pirámides fueron utilizadas como lugares rituales y religiosos por los Incas que se adentraron en la selva.
Cuando en el 2001, el arqueólogo italiano Mario Polia encontró, en los archivos vaticanos, una carta original del jesuita Padre López, que databa de los primeros años del siglo XVII y que estaba dirigida al quinto general de la Compañía de Jesús, Claudio Acquaviva, el misterio de la ciudad perdida volvió a fascinar al mundo. En efecto, en la carta, considerada original, se describía el reino de Paititi, próspero en 1600, y riquísimo en oro y en piedras preciosas.Por tanto, volvió a hablarse de las misteriosas pirámides como un lugar ancestral erigido por el hombre en el lejano pasado y en las cercanías del cual los Incas construyeron su Paititi para escapar de las fuerzas del mal, representadas en los conquistadores. Según estas creencias, en las pirámides se encontraría la clave no sólo de Paititi, sino también de la fantástica cultura amazónica que las edificó en tiempos remotos.
¿Es posible que las pirámides sean un centro de energía desconocida que quizá fue canalizada por pueblos antiquísimos? Según algunos, estas son sólo fantasías, pero en mi opinión, no es posible hablar con conocimiento de causa hasta que no se viaje directamente al territorio en cuestión, buscando recoger la mayor cantidad de datos científicos posibles, pero también intentando “sentir” lo que la ciencia no puede develar, tal vez porque el tiempo ya lo ha borrado. En efecto, las sensaciones a menudo nos conducen a la verdad, siempre y cuando estén apoyadas en un serio y riguroso trabajo científico.
La primera parte, de unas tres horas de camino, es una selva densa y húmeda, pero con sendero. Muchas veces tuvimos que atravesar pequeñas lagunas (cochas) de fondo fangoso e insidioso, cuyas aguas nos llegaban hasta las rodillas. Hacia mediodía llegamos al Río Inchipato, un afluente del Madre de Dios que desemboca cerca al Palotoa. En el punto donde lo atravesamos, tiene aproximadamente quince metros de ancho y aguas cenagosas, las cuales nos llegaban a la cintura. Luego de comer algo ligero, empezamos a recorrer el río caminando por sus orillas. Varias veces nos vimos obligados a atravesarlo a causa del fondo arenoso y lodoso, buscando partes más consistentes por donde caminar sin tanto esfuerzo. Hacia las cuatro de la tarde, después de haber andado siete horas, decidimos detenernos a dormir en una gran playa rodeada de árboles de unos cincuenta metros de altura.
Aquel lugar fue llamado campo 1.Mi viaje a las pirámides de Pantiacolla se remonta a junio del 2009. Una vez que llegué a Cusco junto con mi amigo turinés Stefano Grotto, me encontré de inmediato con mi guía, Fernando Rivera Huanca, un muchacho confiable y experto. Al día siguiente, atravesamos la sierra y llegamos, después de nueve horas de viaje en camioneta, al pueblo de Atalaya, en las orillas de Madre de Dios. 
Al otro día, temprano, nos embarcamos en un peque peque (barco de poco calado con motor de 16 CV) y nos dirigimos, navegando en el Madre de Dios, hasta el puerto de Llactapampa Palotoa, pueblo de colonos situado en la orilla opuesta respecto a Santa Cruz. La aldea de Palotoa (a aproximadamente 420 metros sobre el nivel del mar), está situada a más o menos un kilómetro al interior del río y está formada por pequeñas casas de madera sin electricidad. Poco después, nos encontramos con el guía Saúl y empezamos a prepararnos para la partida. Stefano Grotto decidió permanecer en el poblado como apoyo en caso de emergencia, y entonces nos fuimos los tres: Fernando Rivera Huanca, Saúl Robles Condori y yo. Teníamos provisiones suficientes para seis días y además, Fernando me aseguró que Saúl era un experto pescador.De noche, antes de dormirnos, empezó a llover y el nivel del río aumentó con rapidez. Todo sería mucho más complicado al día siguiente, puesto que la lluvia traería neblina, la cual dificultaría la ubicación de las pirámides. 
Lamentablemente, mis suposiciones resultaron ciertas: al otro día nos levantamos a las cinco de la mañana, bajo una persistente lluvia. La temperatura había descendido y soplaba un fastidioso viento: no parecíamos estar en selva amazónica, sino en otra latitud muy distinta.Mientras avanzábamos con dificultad bajo la lluvia, hundiéndonos en el fango a veces hasta la cintura, y sobretodo cuidándonos de no pisar las peligrosísimas rayas de agua dulce y de no dejar caer en el agua los morrales (donde había cámaras fotográficas y de video), encontramos un petroglifo justo en una roca del río Inchipato, claro indicio de presencia humana arcaica en sus orillas. Las incisiones en la piedra me recordaron extrañamente a las del petroglifo de Jinkiorien el territorio de los Wuachipaeris, cerca del pueblo de Pilcopata, en el departamento de Cusco. Después de aproximadamente una hora de trayecto hallamos otro signo, según mi parecer, una señal tallada en la roca para guiar por la vía correcta a las pirámides. Estos signos esculpidos nos levantaron la moral y nos dieron nuevos ánimos para continuar con nuestra aventura.Al mediodía ya no estaba lloviendo, pero el cielo estaba cubierto de nubes amenazantes y a lo lejos se veía el cerro Palotoa sumergido en neblina. Con estas condiciones era imposible percibir de lejos las pirámides para darse cuenta de cuál era la dirección correcta a seguir. Saúl buscaba un lugar elevado, llamado mirador o plataforma, desde donde se podría, con buenas condiciones climáticas, avistar las pirámides, pero no lo encontramos. Nos detuvimos para comer y analizar la situación. Aunque el cielo estaba nublado, el calor húmedo no tardó en hacerse sentir y los zancudos, junto con fastidiosos mosquitos que se meten bajo la piel, empezaron a complicarnos la vida.
Retomamos el rumbo hasta que, alrededor de las tres de la tarde, el río se dividió en dos brazos. Saúl y Fernando vacilaban sobre el camino correcto a seguir y de este modo, decidimos dejar los morrales en una playa cercana y tomar el tramo derecho, sólo con nuestros machetes y las cámaras fotográficas, pero esta quebrada resultó ser la vía equivocada y entonces regresamos a donde estaban nuestras mochilas, decididos a continuar por el brazo izquierdo.
Anduvimos por unas dos horas, pero nos vimos obligados muchas veces a abandonar el río porque era demasiado profundo y sus orillas eran unos densos pantanos donde era imposible no hundirse. De manera que nos adentramos en la intricada selva, andando a golpes de machete para abrirnos camino sin perder de vista el río.
A eso de las cuatro decidimos detenernos cerca al río y preparar el campo 2, del cual partiríamos al otro día más ligeros de equipaje.

A la mañana siguiente, nos levantamos de nuevo bajo una persistente llovizna, y el clima pesado y frío no animaba a iniciar otra caminata. Por otro lado, tampoco daban ganas de estar dentro de las carpas, goteantes de humedad. Continuamos por la quebrada por aproximadamente dos horas, con cuidado de no dislocarnos los tobillos porque el piso se componía de piedras resbaladizas y puntudas. A las diez cesó por fin de llover y la neblina empezó a disolverse. No sabíamos a dónde dirigirnos porque, según lo que pensábamos, las fuentes del Inchipato estaban ubicadas a la izquierda de las pirámides y recorriéndolo, nos desviaríamos del camino correcto.

En cierto punto, resolvimos entrar en la selva, subiendo por una empinada cresta fangosa, sirviéndonos de una cuerda. Una vez que estuvimos en la cima, continuamos avanzando pero la vegetación era tan espesa e intricada que se necesitaba mucho tiempo y energía para abrirse paso con los machetes. Saúl propuso regresar solo al Inchipato con el fin de explorar otras quebradas y hallar un lugar alto de donde se pudieran distinguir de lejos nuestros objetivos. Fernando y yo aceptamos: nosotros continuaríamos en la jungla recorriendo lo que creíamos que era parte de la sierra, mientras que él se dirigiría nuevamente al río.

Fernando, macheteando, abría el camino, mientras que yo detrás filmaba y observaba el terreno. En cierto momento, la inclinación del suelo cambió: de una ligera subida se pasó a una escarpada pared (aproximadamente 65% de pendiente), obligándonos a utilizar las manos para continuar. Pronto nos dimos cuenta de que la capa de tierra donde nos encontrábamos no era profunda, ya que nuestros machetes tocaban un estrato rocoso después de atravesar unos 40-50 centímetros de humus. En efecto, estábamos rodeados de arbustos espinosos cuyas raíces no podían ser hondas. Sin embargo, los altos árboles que hundían sus raíces en tierra más profunda, la cual hacía poco habíamos dejado atrás, nos obstaculizaban todavía el panorama. Escavamos para saber qué era aquella roca que estaba debajo del humus y nos encontramos, atónitos, con piedra parecida a arena dura, muy desmenuzable, de color marrón con rayas blancas y rojizas. ¡Toda la pared, casi totalmente lisa, estaba formada de dura arena! Fue entonces cuando estuvimos seguros de estar sobre una de las pirámides de Pantiacolla.

Prosiguiendo muy despacio, recorrimos los aproximados doscientos metros que nos separaban de la cima. La subida era ardua porque las ramas de los arbustos estaban llenas de hormigas agresivas y rodeadas de afiladas espinas. Nuestros zapatos se hundían en la intricada vegetación y corríamos el peligro de meterlos en oscuras cavidades que podían ser nido de serpientes venenosas. A pesar de todo eso, mantuvimos la calma y después de una media hora, alcanzamos la cumbre de la pirámide.

http://youtu.be/5OCmUsmdJ-Q

En la “cumbre del condor”
Desde hacía un rato había dejado de llover, la visibilidad era muy buena y aunque no había salido el sol, la luz era suficiente para permitirnos contemplar ese espectáculo de rara belleza.
Después de abrirnos campo con la ayuda de los machetes, se nos apareció un espectáculo maravilloso: otras tres pirámides se erigían frente a nosotros, y a la derecha se extendía la selva del Manu hasta perderse de vista, la más pura y biodiversa del planeta. A lo lejos podía verse, con la ayuda de los binóculos, el pongo del Shinkibeni, donde están los petroglifos de Pusharo y la cordillera de Pantiacolla, las últimas montañas antes de la selva baja amazónica.
Fue uno de los momentos más hermosos de mi vida.

También las otras pirámides, observadas de lejos con los binóculos, parecían tener las mismas características de la que habíamos escalado: arbustos bajos en vez de grandes y altos árboles. Todo hace suponer que el material básico de las pirámides es esa peculiar arena dura pero desmenuzable, lo extraño es que los lados están cortados geométricamente y no hay deformidades apreciables.

En cuanto a la supuesta simetría de las pirámides, verificamos que esto es sólo parcialmente cierto: desde nuestra ubicación se podían ver claramente tres pirámides, pero no eran simétricas, aunque estaban muy cerca la una de la otra y dos de ellas estaban situadas junto al cerro Palotoa, como si estuvieran apoyadas en él. Después de haber descansado un poco, sentimos un silbido e inicialmente nos alarmamos puesto que no era un silbido de pájaro, sino de humano, y como en la zona están los temibles Kuga-Pacoris, por un momento creímos que uno de ellos nos había seguido. No obstante, Fernando respondió al silbido y poco después se percató de que era Saúl, nuestro guía.

Saúl, al no encontrar el camino correcto por el río, había regresado y seguido nuestros pasos, observando las marcas dejadas por nuestros machetes en los arbustos.
Cuando Saúl llegó a la cumbre, nos abrazamos contentos y poco después empezamos a comer latas de fríjoles y atún. De repente, un enorme cóndor de los Andes (vultur gryphus) se acercó planeando, como para saludarnos. Por poco logramos distinguir el contorno del pico y del cuello. Fue un momento maravilloso, permanecimos todos asombrados sin poder pronunciar palabra. El cóndor es el ave volador más grande del mundo, puede pesar doce kilos y el despliegue de sus alas alcanza los tres metros. Tuvimos la sensación de que esta ave era el alma de un Apu (Divinidad de los Incas), el cual nos vigilaba desde lejos.

Cuando el cóndor se fue decidimos bautizar la pirámide que habíamos escalado cumbre del cóndor, situada en las coordinadas: 12 grados 41′ 10” SUR  – 71 grados 27′ 30” OESTE.
Después de tomar otras fotografías y de haber explorado los alrededores de la cima, decidimos regresar, dado que ya eran las tres de la tarde y no queríamos encontrarnos atrapados en la selva cuando anocheciera (a las cinco ya está oscuro allí, también a causa de la sombra de altísimos árboles).

Después de aproximadamente diez minutos de un descenso empinado, comenzó a llover. En pocos instantes estaba diluviando e inclusive un viento frío e impetuoso empezó a soplar.
La tempestad era tremenda: fragorosos truenos retumbaban a lo lejos. Los relámpagos eran muy luminosos y parecían estarnos rodeando. En cada resplandor lograba distinguir las paredes de las pirámides y las ramas de los arbustos, cuyas raíces se amontonaban entre piedras y ramaje espinoso. Tenía miedo de que uno de esos rayos nos fulminara, y caminaba rápidamente intentando no perder de vista a mis guías, los cuales, mucho más ágiles que yo, me adelantaban por unos treinta metros. Después de aproximadamente veinte minutos de tensión, llegamos al río. El fuerte aguacero había acabado, pero la tormenta eléctrica continuaba. Nunca había visto algo semejante. Los relámpagos duraron otra media hora más o menos y la bóveda celeste, atravesada por un extraño estruendo y centelleantes rayos, tomó un color tétrico que tendía al violáceo.

Luego fuimos hacia el campo 2, donde descansamos y nos alimentamos. Mientras Fernando y yo cocinábamos un delicioso arroz con salsa de tomates, Saúl pescaba. Después de una media hora, regresó con varios pescados y algunas cañas de bambú. Lo curioso fue que el bambú le sirvió justamente para cocinar el pescado, al cual metió en la cavidad del tronco. Yo también quise degustar unos pedazos y constaté que estaba muy bien cocinado. Saúl me explicó que los indígenas Matsiguenkas le enseñaron a pescar y a cocinar el pescado en el bambú de esa manera, y también a reconocer una cantidad innumerable de plantas útiles para curar heridas y enfermedades que dan en la selva a causa de los insectos y la humedad.

Por la noche, analizamos la situación: como ya habíamos cumplido en parte con el objetivo de la expedición, es decir, darnos cuenta personalmente de lo que hay bajo el humus que constituye la capa vegetal de las pirámides, y además, habiendo tenido la fortuna de escalar una hasta la cima y de haber encontrado importantes petroglifos, decidimos regresar al pueblo de Llactapampa Palotoa al otro día, considerando también que los víveres alcanzarían exactamente para dos jornadas más.
A la mañana siguiente, mientras nos organizábamos para el viaje de regreso, me alejé unos veinte metros del campo de base para tomar las últimas fotos. De repente, mientras observaba un pedregal para ver si encontraba restos de hachas Incas o piedras labradas, me di cuenta de que no estaba solo. Sentí un susurro y un sonido de ramas partidas y hojas pisoteadas. Tuve la impresión de encontrarme cerca de un animal muy ligero que no podía encontrarse a más de diez metros de mí. Contuve la respiración e intenté agudizar la vista, mirando entre las ramas de los árboles y entre el follaje. Era un pájaro de color marrón con la cola larga y oscura que pataleaba cerca de mí, emanando un olor fuerte y desagradable. Después de pocos instantes, logré avanzar sin hacer ruido y moví lentamente una gran hoja para verlo mejor: era muy extraño, tenía una cabeza muy pequeña en comparación con el cuerpo y el pico era negro y brillante. De lejos parecía casi un gallo, y tenía el ojo de color rojo vivo, rodeado de pelos blancuzcos. Súbitamente, tal vez porque percibió mi presencia, dio un salto y se montó a una rama, pero lo increíble fue que la alcanzó con la ayuda del ala, o sea que ésta tenía uñas, si bien arcaicas. ¿Cómo era posible? ¿Un pájaro con uñas o garras en las alas? Por un momento pensé que estaba soñando y casi no creí en lo que había visto. Poco después, el extraño pájaro desapareció entre la espesura de ramas y follaje. Luego, busqué en mi vademécum naturalista y encontré la respuesta: ese pájaro era real, si bien arcaico, era un hoazín (opisthocomus hoazin, llamado chancho en Perú), un galliforme entre reptil y pájaro que recuerda al extinguido archaeopteryx, el pájaro más primitivo que se conoce, el cual vivió hace millones de años. Estaba demasiado feliz, pocas personas han logrado ver un fósil viviente como el hoazín, así que consideré este hecho como un buen signo premonitor, como una señal de que la expedición se había completado con luz positiva y también como buen augurio para el futuro. 
El viaje de regreso fue relativamente más fácil que el de ida, principalmente porque algunos pasajes dificultosos en algunas curvas del río ya los habíamos despejado durante el primer recorrido. El primer día logramos llegar más allá del campo 1 y dormimos en una playa cercana a un intricado bosque de bambús altísimos. No llovió y entonces aprovechamos para secar la ropa mojada.
A la mañana siguiente, empezamos a caminar alrededor de las siete. En pocas horas llegamos al lugar donde cinco días antes habíamos comenzado la marcha a lo largo del río, y nos sumergimos de nuevo en la selva virgen. Después de aproximadamente una hora de trayecto, encontramos la huella de un oso de anteojos (tremarctos ornatus), difundido en la selva alta amazónica. Pensaba que era endémico de zonas más elevadas, pero posteriormente leí que puede vivir en altitudes desde 250 hasta 4500 metros sobre el nivel del mar. Es un omnívoro de unos 150 kilos de peso y dos metros de largo. Un escalofrío me recorrió la espalda al pensar que hubiera podido atacarnos durante nuestra exploración.
Hacia las dos de la tarde llegamos a Llactapampa Paolotoa, donde Stefano nos recibió con un exquisito arroz al curry.
Después de haber descansado, hicimos el balance de la expedición: además de haber encontrado dos petroglifos, indicios de remota presencia humana en el Río Inchipato, comprobamos que la pirámide que escalamos es una rara formación natural cuya capa vegetal no tiene más de 40-50 centímetros de profundidad y cuya materia principal es una especie de arena dura, pero desmenuzable. Por desgracia, no pudimos verificar la verdadera naturaleza de las otras pirámides, puesto que se requeriría de una expedición de al menos veinte días.

El misterio de las pirámides de Pantiacolla continúa. Además, permanece la duda de si algunos grupos humanos vivieron en sus alrededores en el pasado, considerándolas lugares rituales o ceremoniales. Por ahora no tenemos la suficiente información para dar un juicio definitivo.

YURI LEVERATTO
Copyrights 2009

Este articulo se puede reproducir con el permiso del autor, indicando el nombre del autor y la fuente www.yurileveratto.com 

Fotos: derechos reservados de Yuri Leveratto

Las fotos arriba en la derecha N8, N12 y N18 muestran los petroglifos, de origen amazonica, hallados en el Rio Inchipato.

 

Centro arqueológico descubierto en Perú reaviva mito de “El Dorado”

 

Fuente:  www.yurileveratto.com/articolo.php?Id=52

http://www.yurileveratto.com

EXISTEN PIRAMIDES EN ARGENTINA

EXISTEN PIRAMIDES EN ARGENTINA

¿Hubo una civilización extendida por todo el planeta?

Publicado por:  Gustavo Fernández en 25-04-2010

El Shincal. Aún cubiertas las ruinas por el paso del tiempo.

Cuando uno habla de pirámides, inexcusablemente se piensa en Egipto o en México (foto) que son, cuanto menos turísticamente, las conocidas por el común de la gente. Pero a poco de andar en estos temas, uno encuentra con sorpresa que pirámides –ciertamente, de distintas alturas y complejidades– las hubo sobre toda la faz del planeta: China, Perú, Tailandia, Islas Canarias, Mongolia, Zimbabwe… Incluso, se afirma que al norte del Brasil, en las espesuras vírgenes del Matto Grosso, observadores aéreos han divisado en medio de la selva tres gigantescas construcciones de este tipo.

El uso que les haya sido dado es motivo de especulaciones. Una cosa es cierta: por lo general no fueron tumbas, el cual es otro de los mitos creados en torno a ellas. Gran biblioteca de piedra, observatorio astronómico o centro esotérico de iniciación, practicamente todas las hipótesis pueden aplicárseles. Finalmente, está el misterio –en realidad, una colección de ellos– de su ingeniería. Desde Herodoto –llamado “padre de la Historia”– hacia aquí, incontables generaciones de 
intelectuales se han devanado los sesos tratando de explicar cómo fueron hechas. Y al día de hoy, la mayoría de esas “explicaciones” siguen siendo improbables.

Aquí están, éstas son.

El Shincal. A la derecha, aún cubiertas las ruinas por el paso del tiempo.

Los que desde hace años nos venimos dedicando al estudio de estos enigmas, tropezamos a veces con cosas curiosas; en mi caso, por ejemplo, advertir que en medios periodísticos desde 1989 estaba circulando la versión de que en el norte de nuestro país –más concretamente, en las localidades catamarqueñas de Santa María y Andalgalá – habrían sido descubiertas pirámides escalonadas, asociadas a centros de culto religiosos diaguitas, calchaquíes e incas y, en contra de lo que pareciera dictar el sentido común, ninguno de mis colegas se había tomado el trabajo de verificar la información. Pero mucha más sorpresa me causó comprobar la desidia, indiferencia o llámenle como quieran, de los mismos arqueólogos –o tal vez debería escribir “algunos arqueólogos”– que, conocedores de su existencia, minimizan su importancia o no incentivan a las autoridades responsables a explotar adecuadamente tales riquezas culturales de nuestra tierra.

¿Sabían que en todo el NOA (Noroeste Argentino) hay más de 300 (sí, 300) yacimientos arqueológicos? ¿Sabían que en Catamarca existe una ciudadela entre las montañas que nada tiene que envidiarle al Machu Pichu peruano, excepto quizás la inteligente difusión dada a éste último? ¿Aparece en nuestros libros de Historia que toda esa región, desde principios de nuestra era hasta la llegada –más que destructiva– de los conquistadores, fue el centro de una avanzada cultura, social, técnica y religiosamente hablando, con caminos, fortificaciones defensivas, plazas y mercados que reunían en las festividades a 300.000 personas, hospitales públicos, médicos, funcionarios administrativos eficientes, granjas comunitarias, sistemas de riego gratuitos, observatorios astronómicos, escuelas? 

Los grandes centros poblados de esas culturas tenían, todos, sus propios lugares de culto. Constituían agrupaciones de grandes piezas amuralladas (como las de Hualfín y Shincal) con habitaciones para los sacerdotes, despensa para los 
peregrinos y dormitorios, “cuartos de sudar” (una ocupación imprescindible como parte del proceso de purificación, y similares a nuestros baños sauna) oratorios y, finalmente, los “ñuñus”: pirámides escalonadas, de dos, tres y hasta cuatro 
niveles, construídas de tierra (similares, en ese sentido, a los “mounds” estadounidenses que imitan figuras animales de gigantescas proporciones) asentadas con lajas de piedra, de entre 15 y 20 metros de altura, en la cima de las cuales se impetraba a los dioses o se sacrificaban prisioneros. 

De una antigüedad de entre 600 y 800 años, quedan restos de ellas en las dos localidades ya citadas. Digo restos porque, a través del tiempo, fueron concienzudamente destruídas.

Reconstrucción quizás errónea

Primero por “ vasijeros” o buscadores de tesoros reales o imaginarios que las han venido excavando desde los tiempos de la conquista; luego por habitantes de la zona, puesteros y arrieros en su mayoría, que han retirado las grandes piedras que las cubrían para sus particulares necesidades dejándolas así expuestas a la acción erosionante de los vientos (que hay que verlos soplar en la región) y finalmente por algunos sacerdotes católicos celosos de su oficio que aplicaron el criterio de que destruyendo los lugares de reunión religiosa de los nativos, irían así destruyendo el corazón de sus propias creencias. Hoy en día de estos “ñuñus” o pirámides sólo sobreviven, en parte, los niveles inferiores.

Empero, la magnificencia de la superficie cubierta, la soledad y lo desértico del paisaje, la altura (donde hasta respirar se hace trabajoso, y cuánto más lo sería acarreando semejantes piedras) todo se conjuga para pasmar de admiración al viajero, ante la perseverancia, el tesón y la inteligencia de los aborígenes. A modo de conclusión. ¿Cuál es, más allá del antropológico, el verdadero valor de haber constatado la existencia de pirámides en Argentina? Exactamente, romper con dos conceptos que parecen transpirar los manuales escolares: que antes de la colonia y la organización política de nuestro país, estas tierras estaban sólo habitadas por indígenas primitivos, bárbaros y, si se quiere, hasta aislados culturalmente 
del mundo. Personalmente creo que tal concepto es uno más del imperialismo intelectual al que se ha visto reiteradamente sometida nuestra identidad; si lo aceptamos, en consecuencia todo lo que venga de afuera será mejor y si por “accidente” se pierde o destruye lo autóctono, bueno, las pérdidas no serán de lamentar.

Andalgalá

Los “ñuñus” y sus cultos asociados demuestran otras cosas: quizás tardíamente sí, pero ya conocen aquello de “más vale tarde…”, nuestros pueblos precolombinos se integran a un intercambio de conocimientos que muchos siglos antes había comenzado en Asia, África, pasó luego a Mesoamérica (fíjense qué curioso; en el único lugar de Europa donde hay restos de pirámides es en las islas Canarias, según algunos investigadores vinculadas a América a través del desaparecido puente de la Atlántida) y de ahí a Sudamérica llegando a nuestras latitudes. 

Conocimientos que reflejaban en un tipo de construcción (las pirámides) toda una simbología común; el acceder a otras dimensiones mediante el shamanismo de la droga, el culto al tigre (el puma, asimilable al jaguar, en nuestras latitudes) y el 
dragón (aquí, la serpiente) algo que existe desde China hasta la Argentina primitiva, el conocimiento de que ciertos lugares geográficos en las montañas tienen una “energía especial”, una fuerza telúrica que los hace obvios puntos de  concentración ceremonial: en este sentido, nos comentaba en la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca el arqueólogo Nicolás de la Fuente que cerca de Ancasti, él ha descubierto un centro religioso impresionante, con farallones de piedra cubiertos de miles de pinturas rupestres religiosas.


E-mail: gusfernandez21@yahoo. com.ar

Celular: (0343) 156 234 381

http://www.alfilodelarealidad.com.ar

Enviá tus comentarios

Fuente:   www.unoentrerios.com.ar/afondo/Existen-piramides-en-Argentina-20091114-0029.html

http://alfilodelarealidad.wordpress.com/2010/04/25/existen-piramides-en-argentina/

EXISTEN MAS PIRAMIDES EN ITALIA

Vista aerea de unas colinas en forma piramidal de Montevecchia – Italia
Las Pirámides de Piediluco, Terni  en Umbria – Italia
Vista aerea de las pirámides de Piediluco, Umbria – Italia
Silueta de la pirámide en el lago de Piediluco
Vista del lago al pueblo de Piediluco, Umbria
http://youtu.be/uVQlVsShoT8
http://youtu.be/ZphT-uJVnss

PRIMERAS PIRAMIDES ETRUSCAS ENCONTRADAS EN ITALIA

Primeras Pirámides Etruscas encontradas en Italia

September 21, 2012

Las primeras pirámides Etruscas  han sido ubicadas por debajo de una bodega de vinos en la ciudad de Orvieto, en el centro de Italia, según un equipo de arqueólogos estadounidenses e italianos.

Talladas en la roca de la meseta toba - una zona sedimentaria que es el resultado de la actividad volcánica – en la que se levanta la ciudad, las estructuras subterráneas fueron tapadas en gran parte. Sólo la capa superior más moderna es visible.

“Dentro de esta sección superior, que ha sido modificada en tiempos modernos y utilizada como bodega para vinos, nos dimos cuenta de una serie de antiguas escaleras talladas en la pared. Eran claramente de construcción Etrusca”, dijo David B. George del Departamento de Estudios Clásicos en San Anselmo.

Cuando comenzaron a cavar, George y el co-director de la excavación Claudio Bizzarri, del Parco Archeologico Ambientale dell’Orvietano, notaron que las paredes de la cueva eran cónicas, en forma piramidal. Curiosamente, una serie de túneles, de construcción Etrusca, corren por debajo de la bodega haciendo alusión a la posibilidad de descubrir estructuras más profundas por debajo.

Después de pasar por un piso de a mediados del siglo 20, George y Bizzarri alcanzaron un piso medieval. Inmediatamente debajo de este piso, se encontraron con una capa de relleno que contenía artefactos diversos como la cerámica ática de figuras rojas de a mediados del siglo 5to A.C., 6to y 5to siglo A.C. Cerámica con inscripciones Etruscas, así como diversos objetos que data de antes de 1000 A.C.

Al cavar a través de esta capa, los arqueólogos encontraron 5 pies de llenado estéril gris, que fue depositado intencionalmente desde un agujero en la parte superior de la estructura.

“Por debajo de ese material había una capa marrón la cuál estamos excavando actualmente. Curiosamente, las escaleras talladas de piedra siguen corriendo bajo la pared, mientras continuamos excavando. Todavía no sabemos a dónde nos llevaran”, dijo Bizzarri.

El material del nivel más profundo alcanzado hasta el momento (los arqueólogos han alcanzado unos 10 metros hacia abajo) se remonta a mediados del siglo 5to A.C.

“En este nivel encontramos un túnel que da a otra estructura piramidal que data de antes del siglo 5to, la cual suma al misterio”, comenta George.

De hecho, los Etruscos han sido durante mucho tiempo considerados como uno de los grandes enigmas de la antigüedad.

Un pueblo divertido, amante y ecléctico, que entre otras cosas enseñaron a los Franceses como hacer el vino, a los Romanos como construir carreteras, e introdujeron el arte de escribir a Europa, los Etruscos comenzaron a florecer en Etruria (un área en la zona central de Italia, que cubría lo que ahora son Toscana, Lazio, Emilia-Romaña y Umbría) alrededor del año 900 aC, y después dominaron gran parte del país durante cinco siglos.

Conocidos por su arte, la agricultura, la metalurgia fina y el comercio, su declinamiento comenzó durante el siglo 5to A.C, cuando los Romanos crecieron en el poder. Por 300-100 A.C, con el tiempo fueron absorbidos por el Imperio Romano.

Su desconcertante, no-Indo-Europeo idioma se extinguió, y no dejaron ninguna literatura para documentar su sociedad. De hecho, gran parte de lo que sabemos acerca de ellos proviene de sus cementerios: sólo las tumbas ricamente decoradas que dejaron atrás han dado pistas para reconstruir completamente su historia.

Las pirámides subterráneas en Orvieto podrían ofrecer una visión única de esta civilización.

“Las cuevas tienen de hecho una forma desconocida en otras partes de Etruria,” comenta Larissa Bonfante, profesora emérita de clásicos de la Universidad de Nueva York y experta en los antiguos Etruscos.

Según Bizzarri, hay al menos cinco pirámides Etruscas por debajo de la ciudad. Tres de estas estructuras aún no se han excavado.

“Claramente, no son canteras o cisternas. Yo diría que no hay nada como estas estructuras en el registro en cualquier parte de Italia”, dijo Bizzarri.

Según George, las pirámides subterráneas podrían representar algún tipo de estructura religiosa o una tumba. En ambos casos, sería un descubrimiento sin precedentes.

“Lo más probable es que la respuesta esta esperando en la parte inferior. El problema es que no se sabe muy bien lo mucho que tenemos que cavar para llegar allí”, comenta Bizzarri.

Fuente: http://antediluviana.com/2012/09/21/primeras-piramides-etruscas-encontradas-en-italia/

September 21, 2012

ANTIGUAS PIRAMIDES ENCONTRADAS EN LA ANTARTIDA?

ANTIGUAS PIRAMIDES ENCONTRADAS EN LA ANTARTIDA?

 Escrito por:  Press team Martes, 11 de Septiembre 2012

 

Un grupo de investigadores están informando que ellos han encontrado tres antiguas pirámides en el continente cubierto de hielo, la Antártida.

Todavía no tenemos detalles más exactos, pero el grupo ha publicado tres fotos muy interesantes de sus descubrimientos.

El equipo internacional abarca investigadores de los Estados Unidos y de varios otros países europeos. Dos de las gigantescas estructuras de forma piramidal fueron encontradas a unas 10 millas de la orilla del mar y la tercera cerca de la costa y claramente visible desde el océano.

Este grupo de científicos está actualmente haciendo planes para una expedición para poder llegar a una de las pirámides e investigar si se trata de una estructura natural o artificial. No hemos recibido más detalles del equipo desde el 29 de Agosto 2012.

Estamos en la espera de más noticias nuevas.

Fuente: http://www.piramidasunka.ba

 

CAMARA SUBTERRANEA ENCONTRADA EN PUMA PUNKU

 CAMARA SUBTERRANEA ENCONTRADA EN PUMA PUNKU

Un equipo de arqueólogos utilizando radar penetrante de tierra han encontrado una cámara subterránea que finalmente podria responder algunos de los misterios de Puma Punku en Bolivia.

16 de agosto, 2012

 

¿Quien construyó Puma Punku? ¿Cuál es exactamente el propósito del edificio? ¿Cuál era su aspecto y cómo fue destruido? ¿De dónde vino el conocimiento y la habilidad para construir y tallar los bloques? Estas son algunas de las preguntas, entre muchas otras, que los arqueólogos no han sido capaces de contestar en relación con este sitio, lo que lo deja en un gran misterio. Pero un nuevo descubrimiento podría estar a punto de cambiar todo eso.

Usando el radar penetrante de tierra, un equipo de arqueólogos han descubierto una gran anomalía subterránea que se encuentra a sólo 60 pies de la base de Puma Punku. El equipo cree que la anomalía se trata de una cámara hecha por el hombre, y ha sido la única detectada hasta ahora en los escaneos con radar. El arqueólogo Domingo Mendoza dijo que el equipo está convencido de que la cámara sea más probable una tumba, pero no hay ninguna prueba directa de esto todavía.

En una declaración a un periódico local, el arqueólogo Dr. Mendoza dio los siguientes detalles del descubrimiento:

1. La anomalía detectada es de aproximadamente cuatro pies bajo tierra, y luego se va a una profundidad de 10-11 pies.

2. La cámara es de aproximadamente 12 pies de largo y 5 pies de ancho y parece estar casi vacía.

3. La cámara parece tener escalones que llevan a ella, pero parece que se han llenado con algo. (El equipo cree piedras y tierra suelta fueron arrojados para bloquear el acceso a la misma)

4. La cámara no tiene entradas a esta, y la parte superior de la cámara es de 4 pies por debajo del nivel del suelo actual. (El equipo piensa que la cámara fue cavada y luego enterrada a propósito)

5. Parece haber algo muy grande en el extremo de la cámara,  el equipo piensa que podría ser un sarcófago.

Entonces, ¿qué es lo siguiente para este asombroso descubrimiento? El equipo está buscando una empresa de taladro, con la esperanza de crear un pequeño agujero en la cámara desde arriba y luego insertar una pequeña cámara de video para ver exactamente que es esta anomalía. Si todo va según lo previsto, entonces se esperan respuestas en las próximas semanas. Si la cámara llega a ser una tumba o algo enterrado artificialmente, entonces el equipo va a continuar con las excavaciones en el sitio en los próximos meses.

Fuente: http://antediluviana.com/2012/08/16/camara-subterranea-encontrada-en-puma-punku/

¿CUANTAS VECES SE HA EQUIVOCADO EL DR. ROBERT SCHOCH?

Quisiera compartir una parte muy interesante del libro escrito por

Dr. Sam. S. Osmanagich, 

“LAS PIRAMIDED DEL MUNDO & LAS PIRAMIDES PERDIDAS DE BOSNIA” 

y que està siendo traducido al español por Elisabet Subiros.

Capítulo 14.

¿CUANTAS VECES SE HA EQUIVOCADO EL

DR. ROBERT SCHOCH?


El 2 de mayo del 2006 recibí un e-mail cuyo asunto era: “El Dr Robert M. Schoch – geólogo y compañero de trabajo ”. Colett Dowell me escribió, diciendo que era “médico naturópata”, y en la carta me explicaba que Robert Schoch,  doctor en geofísicas y que impartía clases en la Universidad de Boston, se había ganado la admiración del público después de escribir sobre la esfinge de Egipto y el monumento Yonaguni sumergido en el fondo del Océano Pacífico. También afirmó que era una persona conocida por ir en contra de la actitud dogmática de la ciencia oficial. Sugirió que la Fundación le invitara a Visoko y que si cubríamos los gastos del vuelo, ellos podían dormir en “tiendas de capaña”.

La Fundación de la Pirámide del Sol de Bosnia siempre ha estado abierta a  los investigadores tanto convencionales, como no. Sólo ponemos dos condiciones a los invitados: que sólo utilicen métodos no agresivos y que los resultados de la investigación y de los análisis sean compartidos con la Fundación para hacerlos accesibles al público.

Dos meses más tarde, la pareja Schoch y su equipo llegaron a Visoko. El doctor en geofísicas Robert Schoch y la doctora naturópata Colett Dowell pasaron diez días en Visoko. Era nuestra primera temporada arqueológica y habíamos iniciado las excavaciones en varios puntos. Estuve con ellos durante la primera semana, y después de marcharme de Visoko, los guió la geóloga Nada Nukic.

Durante nuestras conversaciones, Schoch sugirió que formáramos un “parque geológicoarqueolópgico”, dada la riqueza geológica y cultural del valle.

Mientras los acompañaba en una visita a Sarajevo, un gran número de gente se me acercó en la calle felicitándome por el proyecto y expresando la esperanza de que el descubrimiento de las pirámides de Bosnia provocara un cambio positivo en la economía del país. Colett y Schoch quedaron sorprendidos ante el gran número de gente que me conocía y comentaron que “Schoch también es muy conocido en todas las ciudades americanas” (!?).

Durante mis tres días de ausencia, la geóloga Nukic habló a Schoch sobre cómo el Dr. Smailbegovic había encontrado flechas en la cima de la Pirámide del Sol, y que había estimado su antigüedad en 5.000 años. También le contó que en el megalito k-1, recientemente hallado en el túnel subterráneo de “Ravne”, los trabajadores habían esculpido símbolos para que pareciera que habíamos encontrado restos de una escritura muy antigua. “Esta importante información”, se la dió a Schoch como si fuera un secreto, pidiéndole que no me dijera nada, porque si no se suponía que iba a perder su trabajo.

Después de volver a los EEUU, Colett y Schoch me mandaron varios e-mails pidiéndome un importe de dinero adicional (de gastos varios, alquiler del apartamento por el período de tiempo que estuvieron ausentes, medicinas, honorarios, etc). Este no era en ningún caso el acuerdo inicial al que habíamos llegado y no me pareció correcto pagarles ningún importe adicional de nada.

Desde ese momento empezaron a aparecer ataques hacia el proyecto y mi persona en sus páginas de internet. Los ataques continuaron durante años y Schoch utilizó cualquier oportunidad para remarcar que “Osmanagich empezó el proyecto por su interés futuro en la política” (¿?) y el “deseo de hacerse rico” (¿?) y que el proyecto era “un fiasco” y que   lo único que había en Visoko eran “ fenómenos geológicos”.

Según parece, esta no es la primera vez que Schoch actúa de semejante modo. Graham Hancock, uno de los investigadores sobre antiguas civilizaciones más importante del mundo, pasó por una experiencia similar. Hancock estuvo estudiando durante años unas ruinas bajo las aguas del Océano Pacífico entre japón, Taiwan y la China, y publicó el siguiente libro sobre el tema:“Underworld: The Mysterious Origins of Civilazation” (“Inframundo: el misterioso orígen de la civilización”)

Schoch acompañó a Graham en una inmersión, junto a dos submarinistas japoneses, y durante la inmersión estuvo más preocupado por cómo respirar, que por el yacimiento submarino en sí. Más adelante, se atrevió a afirmar con toda seguridad que no existía ningún monumento construido por el hombre en el fondo del Pacífico, sino que era una formación geológica natural. Tuvo la osadía de pronunciar esta declaración, a pesar de que, según los buzos que estaban con él, durante la inmersión su atención estuvo únicamente centrada en su propia seguridad personal.

El monumento Yonaguni en el fondo del Pacífico. Hancock afirma que pertenece a un cultura megalítica muy antigua, mientras Robert Schoch asegura que se formó de manera natural.

Empecé a darme cuenta de lo que este profesor de Boston estaba haciendo, mientras iba de un yacimiento arqueológico a otro con la intención de contradecir los puntos de vista de los investigadores serios. Ha desarrollado su carrera siguiendo esta táctica. No obtiene pruebas científicas, ni analiza muestras, ni hace dataciones por radiocarbono de nada….sólo escribe su opinión. Algunos ejemplos de lo que hace incluyen los hechos siguientes:

1-En los artículos que escribió en el 2006 y 2009 ( y únicamente a raíz de la única visita que realizó al principio de nuestro proyecto de investigación el verano del 2006) Robert Schoch afirma que “no hay pirámides” en Visoko.

Los investigadores serios tienen algún tipo de base científica que justifique sus afirmaciones. ¿Por qué no explicó cómo la naturaleza creó la forma geométrica de esta “colina piramidal”? ¿Qué proceso geológico la formó? A diferencia de lo que hace este geofísico y geólogo, la Fundación sí envia muestras para ser analizadas a las correspondientes instituciones científicas.

Un ejemplo de ello son los análisis de los mapas topográficos de las pirámides de Bosnia realizados en el Instituto de Geodesia de Bosnia-Herzegovina, que confirmaron sin lugar a dudas, que la colina presenta una geometría regular en forma de pirámide.

2-Schoch continuó declarando que “las supuestas pirámides son el resultado de procesos geológicos”.

Algunos geólogos han afirmado que las pirámides bosnias se crearon a través de “movimientos tectónicos”. Tales declaraciones deberían demostrarse con los mapas correspondientes. Sin embargo, los mapas de los procesos geológicos de la zona claramente muestran que la orientación de las caras de la pirámide no se pudo producir por los famosos movimientos tectónicos. Parece que este detalle, le pasó desapercibido al Dr. Robert Schoch.

Los mapas de los movimientos tectónicos del valle de Visoko muestran que las direcciones de los movimientos (flechas azules), son diferentes de la orientación regular hacia los cuatro puntos cardinales de los lados de la Pirámide del Sol de Bosnia (flechas amarillas).

3-Schoch justifica sus afirmaciones de que la naturaleza es la que ha formado las pirámides de Bosnia con el argumento de que “ la naturaleza crea formas regulares como en el caso de los cristales”.

Sería científicamente apropiado sostener esta afirmación si se pudiera demostrar con ejemplos de pirámides de otros lugares del mundo, creadas por la naturaleza y que presentaran una geometría regular y una orientación hacia los cuatro puntos cardinales. Como no existe tal fenómeno natural, Schoch utilizó los cristales como ejemplo.

4-Schoch afirma “haber estudiado las pirámides de Egipto” y “saber diferenciar lo que es una pirámide de verdad”.

Sería interesante oir la opinión del Dr. Schoch sobre las 250 pirámides chinas de la provincia de Shaanxi, completamente cubiertas de tierra y vegetación, igual que las pirámides bosnias. ¿Son también fenómenos naturales? Y qué hay de los miles de pirámides mayas de las selva de Méjico, Guatemala, Honduras, El Salvador y Bélice que están considerablemente dañadas por el efecto de las raíces y los desastres naturales. Es interesante notar que los depósitos de tierra de todas estas pirámides son idénticos.

Las pirámides egipcias se hallan en una zona climática diferente –el desierto- y son completamente visibles. Está claro que Schoch puede decir entonces que sabe que “son reales”

5- Schoch afirma que las pirámides bosnias son “el resultado de procesos de modificación llevados a cabo durante las excavaciones”.

Esta es una de las declaraciones de Schoch más interesantes –que los equipos arqueológicos de la Fundación “diseñaron el paisaje para crear la forma de la pirámide”. Podría sonarle posible a alguien que sólo leyera su página web. No obstante cuando alguien llega a Visoko y ve estas grandes pirámides, entiende la absurdidad de las alegaciones de Schoch. Esta declaración de Schoch en especial aludía a las terrazas de la Pirámide de la Luna de Bosnia, las terrazas pavimentadas de la Pirámide de la Luna. Después de sacar 1 metro de tierra se llega a la terraza artificial construida con bloques formados de piedra arenisca. Este es uno de los lugares que según Schoch transformó la Fundación: convirtio una colina natural en una pirámide.

6-Schoch dice que ha habido muchas personas que no son geólogas impresionadas con Visoko, pero que la naturaleza está llena de “formas regulares” y “sedimentaciones periódicas”.

Sección de la cima de la Pirámide de la Luna de Bosnia. Se ven claramente los bloques de arenisca y el barro utilizado para aislar los bloques y dar a la estructura flexibilidad en caso de darse algún terretmoto u otro acontecimiento natural potencialmente peligroso para la estrucutra.

El barro también es impermeable y hace de material aglutinante para unir los bloques. Schoch dice que este “tipo de fenómenos son usuales en la naturaleza”.

7-En su página web Robert Schoch afirmó que hay algunos “expertos egipcios” que declaran que hay “pirámides primitivas en Bosnia”, pero sigue explicando que el Dr. Zahi Hawass (hasta hace poco el director de las Antigüedades Egipcias) negó la validez de esta afirmación.

De hecho, el Dr. Alí Barakat, que tiene muchos años de experiencia en arqueología y en explicar la construcción de las pirámides egipcias vino a Visoko varias veces. Después de su primer visita en el año 2006, cuando estuvo 42 días investigando las pirámides Bosnias, el Dr. Barakat llegó a la conclusión en su informe escrito de que la Pirámide del Sol de Bosnia era una “pirámide hecha por el hombre” y que probablemente era una “pirámide primitiva”.

Seguidamente el Dr. Zahi Hawass hizo todo lo posible para que el Dr. Alí Barakat perdiera su trabajo: se había atrevido sin la aprobación de Hawass, a declarar que había pirámides en Bosnia. La motivación de Hawass está clara: no quería que millones de turistas fueran a Bosnia en lugar de Egipto.

Con todos los respetos al geólogo Schoch, que no ha realizado ningún análisis en la zona, el geólogo Barak analizó muestras de material y determinó que los bloques estabane hechos con molde con un aglutinante similar al de las pirámides egipcias.

8-Schoch continúa diciendo que “si alguien es un experto en el ámbito de las pirámides es el Dr. Zahi Hawass” y que “ Hawass afirma que basándose en los datos existentes, Bosnia no cuenta con estrucutras artificiales”.

Robert Schoch se volvió mundialmente famoso afirmando que la esfinge y las pirámides de Gizah tenía más de 12.000 años de antigüedad. Fue atacado por egiptólogos y más tarde retiró lo dicho en relación a las pirámides egipcias y se ganó a Hawass como aliado. Toda esta série de acontecimientos llevaron a la afirmación posterior de Schoch de que Hawass es el experto mundial en pirámides. Hawass afirma que los faraones de la  cuarta dinastía construyeron las pirámides de Gizah con herramientas primitivas de cobre, y que las pirámides mayores y más antiguas de Egipto eran tumbas. Para  este tipo de declaraciones se necesitan pruebas.

Hawass sistemáticamente rechazó las invitaciones a visitar las pirámides de Bosnia y atacó a todos los expertos egipcios que vinieron a Visoko y afirmaron que el valle tenía construcciones artificiales tanto en su superfície como bajo tierra. Estos expertos incluían a: el Dr. Nabil Swelim, el Dr. Mona Ali, el Dr. Mona Haggag y el Dr. Soliman Hammed.

Un científico basa sus opiniones en hechos científicos, y un político en intereses. Hawass es un político con un gran ego. De ninguna manera podría basar su opinión del yacimiento de Bosnia en hechos, porque nunca visitó el lugar y se negó a aceptar los  datos y opiniones de otros expertos.

9- Schoch dice que ha visto “las mismas rocas que los expertos egipcios” y que los atribuye a “fenómenos geológicos naturales”.

El equipo de la Fundación utiliza los métodos de análisis de  muestras de instituciones científicas independientes. Las muestras de las “rocas”, como el Dr. Schoch las denomina, refiriéndose a los bloques rectangulares, han sido analizadas en seis institutos diferentes. El instituto de Tuzla confirmó que se trataba de material artificial (cemento), al igual que el IKM de la Universidad de Sarajevo, el Instituto de Materiales de la Universidad de Zenica, el Politécnico de Turin, Italia, y el Instituto de Geopolímeros de Francia. Tenemos por un lado instituciones científicas que han analizado muestras, y por otro lado a Robert Schoch que, basándose en una superficial visión de los bloques, afirma que son formaciones naturales. ¿Deberíamos creer en los análisis científicos o en una suposición?

La muestra de un bloque de cemento de la Pirámide del Sol de Bosnia mostró la presencia de una material aglutinante de extrema dureza y baja absorción de agua.

10-Después de volver a Boston en agosto de 2006, Schoch y Dowell dijeron que “el objetivo de Osmanagich era iniciarse en la política”.

Schoch dijo esto en verano de 2006, justo antes de las elecciones en Bosnia-Herzegovina, que tuvieron lugar en octubre de 2006. Schoch pensó que yo utilizaba el proyecto como parte de una campaña política. Los hechos desmienten su suposición. Las elecciones se celebraron en octubre de 2006 y yo no participé políticamente en ellas. Volvió a haber elecciones en 2008 y en 2010 y vendrán las de 2012, y seguiré sin ninguna intención de immiscuirme en política. Todos podemos ayudar a nuestros países de maneras divferentes, y yo lo hago con la investigación de las pirtámides, la protección del patrimonio cultural, el desarrollo del turismo arqueológico y el trabajo voluntario.

11- En muchas ocasiones Schoch afirmó de manera confidencial “está haciendo eso por el dinero, claro” (cita del documental “La Pirámide de la Verdad” “Pyramid of Truth”). Según la interpretación de otros, la gente simplemente opina a partir de su propia situación. Es por ello que Robert Schoch pensó que había un motivo económico oculto en mi entusiasmo por el proyecto de Visoko. Mucha gente, incluído como parece ser, el propio Schoch, no puede imaginar que hay personas preparadas a sacrificarlo todo por una idea o lo que consideran una noble causa sin aspirar a ningún beneficio económico derivado de dicha causa.  El hecho es que desde mi descubrimiento en 2005, he dedicado todo mi conocimiento, energía y ahorros a este proyecto, porque contiene el potencial de un mejor futuro para Bosnia-Herzegovina, y para el mundo entero. Continuaré tanto tiempo como pueda.

12- Schoch también afirmó en su página web que había “encontrado a través de fuentes fiables que los símbolos de uno de los bloques de piedra eran falsos.”

“La fuente fiable” para Schoch era la geóloga Nada Nukic que dirigió el trabajo geológico de la Fundación en 2006, cuando él visitó el lugar. En esta época Nukic empleaba a su hijo en el yacimiento y quería que su marido se convirtiera en el director general de las excavaciones. Pidió sumas astronómicas de dinero por sus informes diarios y en agosto de 2006 la junta directiva de la Fundación la cesó en el cargo que tenía en el proyecto. Era en esa época que contó a Schoch la historia de los trabajadores de la Fundación que supuestamente “esculpieron símbolos en el megalito K-1” y que se habían encontrado algunos objetos desconocidos.

De hecho, el equipo de la Fundación, dirigido por el geólogo egipcio, el Dr. Alí Barakat, descubrió el megalito K-1 en el laberinto subterráneo junto con los símbolos gravados.

13- En relación al laberinto subterráneo “Ravne”, Schoch confirmó que estaba “decepcionado“, porque según algunas historias que había oído “el ejército yugoslavo tenía almacenes” en ese lugar, y que los “grafittis eran recientes y los techos y paredes superpuestos”.

Este tipo de comentarios pueden detener un proyecto científico, por lo que tuvimos suerte de que Schoch no dirigiera el proyecto del Valle de las Pirámides de Bosnia. El proyecto de investigación, evidentemente, ha continuado, con las pruebas de datación de radiocarbono que se realizan en los laboratorios de Kiel (Alemania), Uppsala (Suecia) y Glíwice (Polonia). Los resultados confirman que el yacimiento es un complejo prehistórico de alta ingeniería, con bloques de cerámica que pesan toneladas, esculturas y túneles ocupando una superfície de kilómetros. En el verano y otoño de 2010 se descubrieron tres cámaras, además de secciones abiertas de los túneles –lugares que no había pisado el hombre durante miles de años.

14- Roberts Soch ha llamado con frecuencia el proyecto de investigación del Valle de las Pirámides de Bosnia un “fiasco”.

Un fiasco es un proyecto acabado y que ha fracasado. Desde la visita de Robert Schoach a Visoko, las pirámides de Bosnia se han convertido en uno de los proyectos arqueológicos más activos del mundo, con más de 340.000 horas de trabajo de excavaciones, análisis de muestras y dataciones por radiocarbono. En verano del 2010, 500 voluntarios vinieron desde 30 países, junto con 45 arqueólogos precedentes de Malasia, EEUU, Italia, España, Hungría, Croacia y el Reino Unido.

Este año hemos recibido solicitudes de voluntarios de 42 países y seis continentes. El importante arqueólogo americano Dr. Ezra Zubrow visitó el Valle de las Pirámides de Bosnia en el verano del 2010 y después de su estudio, concluyó que en una futura investigación se debería indagar en la pregunta de “quién construyó las pirámides de Bosnia, cuándo se construyeron, y cuál es la verdadera conexión entre los túneles y las pirámides.”

(http://www.youtube.com/watch?v=bqiqCgjQxlA)

Un importante egiptólogo y científico que catalogó las 138 pirámides de Egipto, el Dr. Nabil Swelim, confirmó que “las pirámides de Bosnia forman una hazaña arquitectónica tan increible e ingeniosa, que se se va a necesitar mucho tiempo para averiguar quién construyó las increibles estructuras y cuándo.”.

(http://www.astraeamagazine.com/template4_txt.php?id=57)

Los grandes geofísicos rusos del Instituto Schmits de la Academia de Ciencias de Russia, el Dr. Oleg Khavroshkin  y el Dr. Vladislav Tsyplakov, después de dos años de investigación en Visoko, concluyeron que siguiendo la forma, el tamaño y las características de las pirámides bosnias, éstas son construcciones piramidales artificiales con una red de túneles subterráneos.”

(http://www.piramidasunca.ba/en/index.php/professor/-dr.-oleg-b.-khavroshkinthe-seismic-waves-and-the.html)

Evidentemente, gente como el Dr. Robert Schoch pueden seguir cerrando los ojos ante los hechos para alimentar sus egos con afirmaciones infundamentadas y declarar que sus amigos (John Anthony West y otros) que no hay pirámides en Bosnia-Herzegovina.

¿Francamente, cuántas veces el Dr. Robert Schoch se va a salir con la suya estando equivocado?

VISITA y CONFERENCIA ARQUEOLOGICA GUIADA

 VISITA y CONFERENCIA ARQUEOLOGICA GUIADA

por el Dr. Sam Semir Osmanagich

en Bosnia,

del 6 – 9 de Septiembre 2012,

VISITA TURISTICA

Jueves, 6 de Septiembre, 2012

10:00 Introducción, Visita a la Pirámide del Sol de Bosnia, oportunidad de sacar fotos.

10:30 Visita al laberinto de Ravne

13:00 Visita a la Pirámide del Sol, cara al norte.

16:00 Fin de la visita diaria

Viernes, 7 de Septiembre, 2012

10:00 Encuentro en la oficina en Visoko con los arqueólogos de la Fundación

11:00 Visita a la Pirámide de la Luna

13:00 Visita al Tumulus de Vratnica

14:30 Fin de la visita diaria

Sábado, 8 de Septiembre 2012

10:00 Conferencia “ Historia Oculta” en Visoko, en el teatro / cine de Visoko.

Ponentes: Klaus Dona (Austria)

Philip Coppens ( Reino Unido)

Paolo Debertolis (Italia)

Senad Bahor (Bosnia)

Sam Osmanagich (Bosnia)

20:00 fin de la conferencia

Domingo, 9 de Septiembre 2012

10:00 Visita a Zavidovici y visita a al yacimiento de las Esferas de Piedra

Precio: 50 € para el transporte (3días) y entrada a la conferencia.

Esta visita es sólo para turistas, o para los que se queran quedar unos días más en Bosnia, después de haber terminado el voluntariado o antes de comenzarlo. No se puede ser voluntario y a la vez asisitir a las visitas.


Túmulus de Vratnica

 

 

 

 

 

 

 

La pirámide de la Luna

Zavidovici – esferas de piedra

WEB INTERNACIONAL

¡ÚNETE AL VOLUNTARIADO Y FORMA PARTE DE ESTE GRAN DESCUBRIMIENTO! PULSA ENCIMA DE LA HORMIGA

¡LLEVANOS EN TU MOVIL!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 571 seguidores