estás leyendo...
Uncategorized

MISTERIOS DEL VALLE DE LA MUERTE – Parte 2

MISTERIOS DEL VALLE DE LA MUERTE

de Siberia – Tunguska

por Valery Uvarov

¿Lo que hay detrás de la explosión de Tunguska?

 Diciembre 2004 a enero 2005

Traducido por Birgitte Knaus parahttp://www.piramidesdebosnia.com

Parte 2

Visualisation of the Tunguska explosion.jpgImagen visual de la explosion en Tunguska

Los reportajes de testigos indican que una antigua “Instalación” de Alta Tecnología en la remota Siberia, era responsable de enviar armas de esferas de plasma guiadas, para destruir un meteorito sobre Tunguska en 1908.

 

Lo que hay detrás de la explosión de Tunguska

Dentro de cuatro años, 30 de junio de 2008, será el centésimo aniversario de uno de los más misteriosos desastres: la explosión de un objeto que vino del espacio cerca del río Podkamennaya (o pedregoso) en Tunguska, Siberia. No hubo otro caso parecido en el siglo pasado para compararlo. La potencia total de la explosión excedió en más de 2000 veces la potencia combinada de las bombas atómicas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki!

 Aparte de eso, la explosión de Tunguska causó:

  • Un resplandor anómalo en el cielo que se siguió observando hasta 10 días después, y la intensa aparición de nubes plateadas
  • Una radiación masiva de luz y calor
  • La interrupción del funcionamiento normal de los instrumentos meteorológicos y la aparición de temblores superficiales sobre la tierra.
  • Una enorme onda de sonido que viajó dos veces alrededor del mundo.
  • La tala de árboles sobre una enorme área de más de 2,000 kilómetros cuadrados.
  • Rastros débiles de radiactividad, que se detectaron en las muestras de los árboles y las capas de hielo polar de 1908.
  • Propiedades anómalas del suelo y minerales en la zona de la explosión de Tunguska.
  • El inusualmente rápido crecimiento de la vegetación en el epicentro de la explosión de Tunguska.
  • El enfriamiento del clima de la Tierra en los años siguientes.

 

A pesar de que tal gran evento no pasó desapercibido, los primeros intentos de descubrir lo que realmente había ocurrido en la remota taiga siberiana, sólo se hizo muchos años después, en 1927.

Desde entonces, decenas de expediciones de investigación han visitado la zona, cientos de artículos científicos se han escrito y varios cientos de hipótesis han sido formuladas acerca de las causas del suceso. Ninguno de ellos, sin embargo, ha sido capaz de explicar con todo detalle los complejos fenómenos que precedieron y acompañaron la explosión de Tunguska.

Algunos de los fenómenos observados por los testigos simplemente no encajan en el marco de las teorías existentes. Gran parte de lo que sucedió entonces, no puede interpretarse en absoluto desde el punto de vista del pensamiento científico actual.
Más que eso, uno tiene la impresión persistente que nos hemos topado con algo completamente fuera de los límites de nuestra comprensión habitual del mundo que nos rodea.

Quizás hoy estamos más cerca que nunca de una solución al misterio que se convertirá en un punto de inflexión en el desarrollo de la conciencia humana. 

Pero requerirá una cierta audacia, la capacidad de mirar con una mente abierta, sin trabas por los dogmas actuales de la ciencia, con el fin de evaluar adecuadamente los episodios más inexplicables del evento.

Screen Shot 2017-08-08 at 18.15.25.png

El trabajo realizado por generaciones de científicos e investigadores nos proporcionó un rico acervo de datos y material científico, por lo que es posible arrojar luz sobre las verdaderas causas y la naturaleza de los fenómenos que tuvieron lugar hace casi 100 años en el área de la Podkamennaya Tunguska.
No vamos a entrar en los elementos clave de cada una de las principales hipótesis conocidas aquí, pero en cambio nos concentraremos en aquellos hechos que siempre han permanecido en las sombras y por alguna extraña razón nunca han recibido la atención que merecen.

Sorprendentemente, en conjunto con un antiguo poema épico, estos hechos presentan un panorama completamente diferente del evento que tuvo lugar a principios del siglo pasado.
Al principio de este estudio, debemos destacar que, tanto antes como después de la explosión de Tunguska, había varios otros acontecimientos relacionados con él de una manera determinada, siendo eslabones de una sola cadena. 

Por lo tanto, vamos a combinar en un solo “caso” el uso de los métodos empleados en las investigaciones criminales. 

Con el fin de ver la realidad de que durante tanto tiempo ha escapado a los ojos de los investigadores, tendremos que cambiar nuestra mirada hacia atrás y hacia delante en el espacio y el tiempo para mirar eventos separados por decenas, incluso cientos de años.
Con este fin, nos dirigimos a las cuentas de los testigos, de los cuales, incluso en una parte tan escasamente poblada de Siberia había miles. ¡Incluso a finales de 1960, fue posible encontrar unas 3,000 personas que recordaban ese acontecimiento tan extraordinario!
Antes de pasar a los hechos, debemos compartir lo que supusimos en el curso de nuestra investigación: una hipótesis acerca de la explosión de Tunguska, que será inesperada para muchos, pero que se formó durante el análisis de una gran cantidad de datos.

Basándose en el testimonio de miles de testigos de la explosión de Tunguska, los hallazgos de los investigadores, el texto de la épica Yakut, Olonjo, la cronología reconstruida de los hechos y un análisis de las consecuencias de las explosiones se describe no sólo en la épica, sino también a través de los esfuerzos de los investigadores científicos. Es posible presentar la propuesta razonada de que en el inmenso territorio deshabitado del noroeste de Yakutia hay una antigua instalación técnica subterránea.
Hace mucho, mucho tiempo, alguien construyó, en lo que se conoce como el “Valle de la Muerte”, un complejo que aún hoy protege a la Tierra de los meteoritos y asteroides. 

Por supuesto, tal sugerencia es asombrosa. Es difícil incluso contemplar esa posibilidad. De ello se desprende que, durante miles de años, algo que existía junto a nosotros, que supera no sólo nuestros logros actuales, sino incluso nuestras fantasías más audaces en lo que podría ser alcanzado y que no nos dimos cuenta.

Naturalmente, ninguno de los que investigó las diversas consecuencias científicamente inexplicables de la catástrofe de Tunguska pudo imaginar que todos los rastros dejados por las explosiones fueron el resultado de las actividades de un antiguo complejo de defensa cósmica, dejado por desconocidos constructores.

Screen Shot 2017-08-08 at 18.22.07.png“El abuelo” Matvei (108 años de edad), un testigo de la explosión de Tunguska 1908,
fotografiado con el autor en el 
asentamiento Evenk de Siuldiukar en 1997.

 

Leyendas locales y advertencias de los chamanes

Aquí está un detalle conservado en la memoria ancestral de la población local, transmitido a través de los milenios en un antiguo poema épico.

Las leyendas transmitidas de boca en boca dicen cómo esta tierra fue una vez repentinamente envuelta en una impenetrable oscuridad, y los alrededores fueron sacudidos por un rugido ensordecedor. Un huracán de fuerza invisible se levantó, y la tierra fue sacudida por fuertes golpes.
Cuando todo se calmó y la oscuridad se había dispersado, sus ojos encontraron un espectáculo sin precedentes. 

En el medio de la tierra quemada, brillando en el sol había una estructura alta y vertical, que era visible a una disminuyó en altura hasta que desapareció por completo debajo de la tierra. En lugar de la estructura alta se produjo un inmenso “orificio” vertical en la tierra.
En el curso de nuestra exposición de los hechos, presentaremos varios textos del Olonjo, que dan testimonio fuerte a favor de la hipótesis planteada por la obvia naturaleza tecnológica de los hechos descritos en los cuentos antiguos. Es sorprendente que las personas que tradujeron y analizaron estos textos no se dieron cuenta, ni siquiera sospecharon esto.

Comencemos con una reconstrucción detallada de los hechos, tratando de formar una visión integral de lo que precedió y acompañó a la catástrofe de 1908.
Los primeros en enterarse de la inminente calamidad fueron los chamanes de las tribus nativas. Dos meses antes de la explosión, los rumores sobre que el “fin del mundo” se acerca comenzaron a extenderse a través de la Taiga. Pasando de un asentamiento a otro, los chamanes advirtieron a los habitantes de un cataclismo inminente. La gente comenzó a mover sus rebaños desde la parte alta de la Podkamennaya Tunguska al Nizhniaya Tunguska y más allá, hacia el río Lena.

El éxodo de los Evenk comenzó inmediatamente después de una suglan (reunión) de todos los clanes nómadas que se desplazaban en las proximidades, que tuvo lugar en el mes de Teliat (mayo). Una conferencia secreta de los ancianos había decidido que el curso cíclico de su peregrinación, debía ser cambiado y que las familias deben moverse juntas a lo largo del nuevo curso.

Luego hubo un gran ritual en el que el “Gran Chamán”, anunció el “fin del mundo”:

…” Los Ancestros dijeron que tenían que moverse de sus lugares tradicionales. Nadie debería quedarse allí después del mes de Teliat (mayo), en el mes de Muchun (junio), así dijeron los ancestros… Los de arriba quieren visitar Dulia… Nadie debería ver eso.”

Y así, los nómadas comenzaron a moverse a través de la taiga…

Obedeciendo a un sentido interno y de apoyo, por así decirlo, a los pronunciamientos de los chamanes, los animales salvajes empezaron a salir. Los pájaros volaban de sus zonas de anidación, los cisnes se fueron de los lagos y los peces desaparecieron de los ríos. 

Una inmensa extensión de la taiga, la medición de varias decenas de miles de kilómetros cuadrados, perdió su fauna. Sólo aquellos que no creyeron las palabras de los chamanes se quedaron en la zona de peligro.
Todo esto habla por sí mismo. Obviamente, alguna temprana alerta del inminente evento fue dada a través de los chamanes que “hablaban con los espíritus de los antepasados”. Los animales, aves y peces reaccionaron instintivamente al peligro en acecho, en reacción a la influencia negativa del aumento del campo electromagnético de la Tierra en esa parte de la taiga.
Después de estudiar los textos de Olonjo, hablando con los cazadores locales y aquellos que siguen vivos, que recuerdan los acontecimientos lejanos, formamos la impresión de que el complejo en cuestión se encuentra disperso en diferentes partes de la taiga y se encuentran principalmente bajo tierra.
 

La planta de energía de la instalación

La destrucción o deformación de meteoritos y asteroides se logra usando un campo de fuerza que es transmitido en forma concentrada por algún tipo de formación electromagnética que se asemejan a brillantes esferas de fuego.

En esencia, esto es algo así como centellas, con la diferencia de que la centella más grande conocida por la ciencia es de aproximadamente dos metros de diámetro, mientras que las esferas utilizadas para desviar o destruir los meteoritos son de gigantescas dimensiones –  de unos 60 metros de diámetro.

Screen Shot 2017-08-05 at 16.54.31.png

¡Fue su vuelo, lo que fue visto en 1908 por miles de personas en gran parte de Siberia, con el resultado de que los testigos del evento de Tunguska, atribuyeron todo a la aparición de una serie de grandes bolas de luz!

Las “esferas de plasma” son aparentemente generadas por una central eléctrica situada en el interior de la Tierra, en un lugar que fue elegido deliberadamente por alguien. Son asociadas con una superficie geofísicamente distintiva del planeta: la anomalía magnética de Siberia Oriental. 

El periódico Tekhnika Molodiozhi (número 1, 1984) la llamó,

“una súper anomalía magnética, la fuente de la que se encuentra a una profundidad de medio radio de la Tierra”.

En otras palabras, la planta de energía del complejo se basa en la energía del planeta y es en sí misma en cierta medida, al parecer, una de las causas de esta super-anomalía.

Screen Shot 2017-08-08 at 18.29.00.png

Leonid Kulik, el primer investigador de la explosión de Tunguska.
(Fuente: 1930 fotografía de la Biblioteca KMET)

Official commemorative stamp honoring the scientific work conducted by Leonid Kulik.jpg

La preparación para la lucha contra el meteorito de Tunguska se aproximaba (se trataba efectivamente de un meteorito; Leonid Kulik estaba en lo correcto, en cierto sentido) y comenzó dos meses antes de la explosión, como fue confirmado por el comportamiento de los chamanes y el de la fauna de la taiga. 

Aproximadamente 10 días antes de la explosión, la “instalación”, ubicada en el Valle de la Muerte, pasó a una fase activa.

Fue la activación de la planta de energía, y el aumento de su nivel de energía ocasionado por el complejo a partir de sus preparaciones para la generación de energía (esferas electromagnéticas), actuando sobre el medio ambiente, que se convirtió en la causa de la aparición de grandes anomalías atmosféricas asociadas con el aumento de la tensión en el campo electromagnético de la Tierra. El efecto de la instalación fue tan poderoso que, 10 días antes de la explosión, en muchos países de Europa, así como en el oeste de Siberia, la oscuridad de la noche fue reemplazada por una inusual iluminación, como si esas áreas estuvieran experimentando el fenómeno de “noches blancas” de los veranos de las altas latitudes.

Screen Shot 2017-08-08 at 18.34.14.png

Impresión artística de los resplandores anómalos observados después de una explosión.

 

En todas partes aparecieron, brillando en la penumbra del amanecer y el atardecer, nubes plateadas de este a oeste que se formaron a lo largo de las líneas de fuerza, como las que se producen entre los polos de un imán. 

Screen Shot 2017-08-05 at 17.13.48.png

 

Tenía sentido, como señala E. Krinov, uno de los investigadores en la explosión de Tunguska, de la proximidad de algún inusual fenómeno natural.
Muchos años más tarde, los investigadores de Tomsk se encontraron con una olvidada publicación por un profesor Weber, sobre una poderosa perturbación geomagnética observada en un laboratorio en la Universidad de Kiel, en Alemania. Esto se observó durante tres días antes de la intrusión del objeto de Tunguska, que terminaron a la misma hora cuando el gigantesco bólido explotó por encima de la meseta central de Siberia.

 

El meteorito de Tunguska y las Esferas “Terminador”

Pasaron diez días y luego, en la mañana de 30 de junio de 1908, un cuerpo del espacio exterior entró a gran velocidad en la atmósfera de la Tierra.

Siguió una trayectoria de sureste a noroeste. La determinación de la trayectoria exacta del meteorito tiene un papel importante en la investigación del caso, sobre todo porque – como veremos – había varios objetos moviéndose desde diferentes lados en el cielo sobre la taiga siberiana, acercándose al lugar de la explosión.

Fueron las discrepancias en las cuentas de los testigos, quienes a la vez y al mismo tiempo observaron objetos por encima de las zonas remotas de Siberia lejos unos de otros, moviéndose en diferentes cursos, pero hacia un solo punto – esto confundió a los investigadores, y que provocó la hipótesis de que probablemente era una nave espacial que había maniobrado por encima de la taiga siberiana.
Treinta y ocho minutos antes de la destrucción del meteorito de Tunguska, el complejo del Valle de la Muerte se movió a su fase culminante. La generación de esferas – que, por razones de conveniencia, llamaremos “terminadores” – comenzó.

Screen Shot 2017-08-05 at 17.16.04.png

Reconstrucción del momento en que un terminador se desprende de un eje.

En la mina Stepanovsky (cerca de la ciudad de Yuzhno-Eniseisk) comenzó un terremoto 30 minutos antes de la caída del meteorito.
Un testigo de estos eventos hizo el siguiente reportaje;

“Él se encontraba al lado de un pequeño lago, cuando el suelo empezó a temblar bajo sus pies. Comenzó algo así como un terremoto.

De repente, dentro de él, le surgió un inexplicable e inhumano sentido de temor. Era como si alguna fuerza le condujera lejos del lago. En ese momento, el agua dentro del lago comenzó a caer hacia abajo, y mientras fluía hacia abajo y se vaciaba, como si hacia una grieta, el fondo parecía estarse partiendo como en dos hojas. Podían verse muescas en los bordes de las dos gigantescas hojas.

El testigo fue preso de un impulsivo terror salvaje y huyó tan rápido y lejos como sus piernas se lo permitieron.

Después de correr una distancia considerable, se tropezó en un arbusto y se cayó, y cuando se puso de pie y miró hacia atrás, vio levantarse de lo que una vez fue el lago, una columna de luz brillante, y en la parte superior de la cual apareció una bola. Todo esto fue acompañado por un terrible rugido y zumbido. Su ropa comenzó a arder, la radiación le quemó la cara y las orejas..”. 

Este episodio coincide asombrosamente bien con los textos de la épica de Olonjo y los cuentos antiguos, que hablan de un lugar llamado Tong Duurai, a través del cual fluye la corriente de los Ottoamokh (“agujeros en la tierra”), donde hay pozos de una profundidad increíble conocidos como “los abismos de la risa”. 

De estos, dicen las leyendas, vuelan torbellinos de fuego. 

Después de un largo período de silencio, casi un siglo antes de cada gran explosión o serie de explosiones, habría un evento de menor escala. Las leyendas dicen que una delgada columna de fuego surgió el “orificio de hierro”. En la parte superior de este, apareció una gran bola de fuego. Fue escoltado en vuelo por su séquito, “un enjambre de torbellinos fatalmente sangrientos” que hicieron estragos en los alrededores.

Acompañados por cuatro truenos en serie, se elevó a una altura aún mayor y se fue volando, dejando tras de sí un largo “rastro de humo y fuego”. Luego, un cañonazo de sus explosiones sonó en la distancia … 

Es notable que las leyendas Yakut contienen muchas referencias a las explosiones, torbellinos de fuego y lanzamiento de esferas de fuego vomitadas por “un orificio eructando humo y fuego”, con una “tapadera de acero golpeando “, en cuyas profundidades se encuentra todo un país subterráneo. 

Está habitado por un fiero villano “que siembra contagio y lanza una bola de fuego”- el gigante UOT Usumu Tong Duurai (que se puede traducir como “el criminal extranjero que atravesó la tierra y se escondió en el fondo, destruyendo todo alrededor con un ardiente torbellino “).

Testimonio del testigo presencial

 

Eso es lo que dicen las leyendas, y este es el relato de G.K. Kulesh, que era un observador en una estación meteorológica en Kirensk, a unos 460 kilómetros del lugar de la explosión de Tunguska:

“El 30 de junio se observó un fenómeno inusual en el noroeste de Kirensk, que duró aproximadamente de las 7:15 a las 8 am. No lo vi yo mismo, al sentarme a trabajar después de grabar la lectura de los instrumentos meteorológicos. Esto es lo que ocurrió (Doy la esencia de lo que dijeron aquellos que lo presenciaron).


A las 7.15 am, un pilar de fuego apareció en el noroeste, de cerca de cuatro Sagens (más de 8 metros) de diámetro en forma de una lanza. Cuando el pilar desapareció, se escucharon cinco fuertes y breves explosiones, como cañonazos siguiendo rápida y claramente, uno tras otro. Entonces una nube densa apareció en ese lugar.

Unos 15 minutos después, se oyó el mismo tipo de golpes nuevamente, otros 15 minutos más tarde se repitieron. El barquero, un ex soldado y general, un hombre inteligente, sabio del mundo, contó 14 golpes en tres grupos. De acuerdo con su trabajo, esto significaba que estaba en la orilla del río y vio y oyó todo el fenómeno de principio a fin.”

Mucha gente vio la columna de fuego, pero las explosiones fueron escuchadas por un número aún mayor.

“Había campesinos cerca de la ciudad, en la aldea de Korelinaya, que se encuentra a 20 verstas [21 Km.] de Kirensk en la Tunguska más cercana. Se reportó que habían tenido un tan poderoso terremoto, que los cristales de las ventanas en sus casas se quebraron… la marca en el rollo del barógrafo lo confirmó.”
En los archivos de la antigua Irkutsk Magnética y el Observatorio Meteorológico, los investigadores lograron encontrar notas escritas por A.K. Kokorin, que era un observador en una estación meteorológica en el río Kezhma, a unos 600 km del lugar de la explosión de Tunguska. 

En su diario de observación, para junio de 1908, la sección titulada “Notas” contiene una entrada de excepcional importancia.

Esto demuestra que se encontraba sin duda más de un objeto en el aire en ese momento.

“A las 7 a.m., dos círculos de fuego [esferas] de tamaño gigantesco aparecieron en el norte, 4 minutos después de aparecer, los círculos desaparecieron, poco después de la desaparición de los círculos de fuego, se escuchó un fuerte ruido, similar al sonido del viento, que iba de norte a sur, el ruido duró unos 5 minutos, luego le siguieron sonidos de truenos y disparos como de enormes cañones, que hicieron vibrar las ventanas. 

Los disparos continuaron durante 2 minutos, y después de ellos vino un sonido como un disparo de rifle. Estos últimos sonidos duraron 2 minutos. Todo ocurrió a plena luz del día.”

Screen Shot 2017-08-05 at 17.18.44.png

 Mapa de la región que muestra las trayectorias de vuelo de los diferentes objetos.

En ese momento, T. Naumenko estaba observando el vuelo de una esfera desde el pueblo de Kezhma situado en el río Angara.

Afirmó que el cuerpo era más grande que la Luna y cruzó por delante del Sol, que en ese momento estaba a una altura de 27 º sobre el horizonte. En ese mismo momento, el meteorito de Tunguska sobrevoló la aldea de Mironovo (58º 14’N, 109º 29’E).
El primero en ver el vuelo de uno de las “terminadores” llevando una poderosa carga electromagnética, fueron los habitantes de la aldea de Alexandrovka (sur de territorio Altai), que está casi a 1,500 kilómetros de distancia del lugar de la explosión.
El relato dado por Ivan Nikanorovich Kudriavtsev, que presenció la huida de la esfera de fuego, contiene datos que apuntan a la naturaleza electromagnética del “terminador”:

“…30 de junio de 1908 fue un día claro… Yo estaba sentado frente a una ventana que daba al Noroeste. Nuestro pueblo, Alexandrovka, se extiende a lo largo de un barranco…  

Al otro lado de la aldea, en la cresta Semi se levantaba la cima del monte Gliaden. A las 7 de la mañana, el sol ya se había levantado, pero todavía no aparecía por detrás de Gliaden. Y de pronto una esfera brillante apareció en el cielo, rápidamente creciendo en tamaño y brillo. Volaba hacia el noroeste.

La esfera voladora era del tamaño de la Luna, sólo más brillante, aunque no deslumbrantemente brillante: se podía observar su vuelo sin apartar la mirada. Volaba muy rápidamente. Mientras volaba, la esfera dejaba atrás una estela de humo blanco más ancho que la propia esfera. 

Tan pronto como apareció esta esfera, toda la localidad se iluminó con una luz artificial, y la luz no aumentó de manera uniforme, pero con algún tipo de fluctuaciones, destellos en forma de ondas.

No había ruido, ningún rugido acompañaba el vuelo de la esfera, pero la luz fluctuante no natural inspiró una especie de miedo, una ansiedad…”

Ye. Sarychev, cuestionado por D.F. Landsberg en Kansk 11 de octubre de 1921, dijo:

“Con el inicio del ruido, una especie de resplandor apareció en el aire, de forma redonda, aproximadamente la mitad del tamaño de la Luna, con un matiz azulado, volando rápidamente en una dirección desde Filimonovo hacia Irkutsk. 

El resplandor dejó un rastro en forma de una raya azulada pálida que se extendió casi toda la longitud de su curso, luego al final se desvaneció gradualmente. 

El brillo se escondió detrás de la montaña sin romperse. He podido observar la duración del fenómeno, pero fue muy corto. Hacia buen tiempo y estaba absolutamente claro y tranquilo.”

Al mismo tiempo, se observó el vuelo de un cuerpo celeste en el sur del territorio de Krasnoyarsk, a 60 km al norte de Minusinsk, a 930 km del lugar de la explosión, pero moviéndose a lo largo de una trayectoria diferente.

Aproximadamente al mismo tiempo, un objeto fue observado en la región del asentamiento Nizhneye-Ilimskoye, a 418 km del lugar de la explosión. Y entonces, se ha establecido de manera irrefutable, que un cuerpo celestial sobrevoló el pueblo de Preobrazhenka, que está en la parte (inferior) del río Tunguska Nizhniaya. 

Y todos estos objetos estaban volando en la misma dirección, hacia un destino: ¡al área de la explosión de Shishkov y Kulik y el cráter de Voronov!
La imagen que se forma a partir de relatos de testigos muestra claramente que los objetos observados desde diferentes partes de la Taiga, no podrían haber sido meteoritos. Hubo muchos de ellos y siguieron trayectorias diferentes, pero hacia un solo punto. 

Sorprendentemente, los científicos e investigadores que tan cuidadosamente interrogaron a numerosos testigos, fueron incapaces de detectar en sus cuentas la diferencia entre el comportamiento del meteorito y la de las “esferas terminador”, que en un gran número de diferentes direcciones con el fin de cerrarlo y destruirlo.

Es un hecho bien conocido que el vuelo de un meteorito a través de la atmósfera es siempre muy corto (una cuestión de segundos) y muy rápido (entre 6 y 22 km por segundo), en un ángulo a la superficie de la Tierra a lo largo de una trayectoria recta, dejando un rastro de fuego y humo que se extiende por 200 a 300 kilómetros y toma algunas decenas de minutos para dispersarse. 

Los reportes de los investigadores y las explicaciones de los científicos hablan de un único objeto de la Tunguska. 

Sin embargo, los relatos de los testigos del evento en sí y la evidencia recogida por los investigadores obstinadamente indican, que hubo varios objetos en el cielo, siguiendo diferentes trayectorias en diferentes direcciones, pero más significativamente moviéndose lentamente, paralelos a la superficie de la Tierra, a veces deteniéndose, cambiando de rumbo y velocidad – en otras palabras, maniobrando – lo que excluye por completo la sugerencia de que los objetos observados eran cometas o meteoritos.

¡Los meteoritos y cometas no vuelan de esa manera!
Miles de observadores no pudieron haber confundido lo que vieron, ya que el cielo estaba despejado por la mañana. Las personas que viven en un radio de más de 800 km del lugar donde cayó el intruso cósmico, observó el inusual vuelo de enormes cuerpos ardientes desprendiendo chispas y dejando rastros del arco iris detrás de ellos. 

El punto más importante, sin embargo, es que no todos vieron el mismo objeto, sino distintas “esferas terminador” que variaban en apariencia y comportamiento.
Después de que los “terminadores” fueran creados y expulsados a través de los pozos de instalación, comenzaron a moverse hasta cierto punto de control, el lugar de su último reconocimiento antes de la destrucción del meteorito. En un determinado momento de su vuelo, las esferas se detuvieron para ajustar su posición en relación con el meteorito cayendo, y luego, arrancaron a gran velocidad y con un rugido terrible, corriendo a su encuentro.
Más abajo se muestra un extracto del relato de un testigo que vivía en la aldea de Moga en el Nizhniaya Tunguska, a 300 km al este del lugar de la explosión.
Fue citado en el libro “Eco” de Yury Sbitnev y habla por sí mismo.

“…Recuerdo bien ese momento, yo entonces tenía once años. Me levanté muy temprano… Estaba claro y sin nubes… Nuestra casa estaba aquí, donde aún se encuentra, al pie de una colina. Yo estaba martillando la guadaña.


Allí estaba yo golpeando la guadaña, pero el sonido parecía venir de otra parte. Me quedé inmóvil y mientras escuchaba, comenzó una verdadera conmoción. El cielo estaba claro, ni una nube a la vista. Por supuesto, no había aviones ni helicópteros en ese entonces. Fue sólo más tarde que nos familiarizamos con ellos. Pero hubo un estruendo. No era como una tormenta eléctrica. Y siguió haciendo fuertes ruidos…


De repente, un segundo sol rodó hacia el cielo. “El nuestro”, estaba pegándome en la parte trasera de mi cabeza, y éste estaba ante mis ojos. No podía ver, todo se volvió negro. Salí disparado hacia la casa y vi, como ese nuevo sol brillaba a través de esta ventana aquí y esa luz resplandeciente se deslizaba a través de la estufa así…

Como la mayoría de las casas rusas, la casa se alzaba en la parte norte de los ríos, con sus ventanas mirando hacia el este y el sur. Una pequeña ventana daba al noroeste y este “sol” brillaba a través de ella, coloreando la pared blanca detrás de la gran estufa rusa de color carmesí. Este resplandor se movía de derecha a izquierda, hacia el este. 

No había luz solar ordinaria entrando por las ventanas, y no se alumbraba la otra pared de la estufa.


Observaba el sol irradiando por la ventana sobre la cocina y me quedé boquiabierto. Nunca había visto nada igual. Y el ruido seguía retumbando. No hubo alivio. Mi abuelo estaba sentado en la cocina y empezó a cantar una oración en voz alta. Él cantaba y me dijo; 

“Stiopa, vamos a orar! ¡Oremos todos! ¡Ha sucedido… ha llegado el momento!” Los chamanes habían advertido a la gente sobre el fin del mundo”.

¿Qué, orarar? Quería correr hacia algún lugar y no sabía adonde. El ruido nos envolvía y se oía por todos los lados y una bola de fuego se acercaba hacia nosotros. De pronto se mantuvo y la luz que emitía se arrastraba a través de la cocina…y luego se detuvo…¡stop!”
La esfera de fuego, que apareció en un cielo claro y sin nubes se acercó a la tierra con un ruido creciente. Crecía mientras yo miraba, ardió y se volvió tan lleno de una poderosa luz radiante, que era imposible verlo. En algún momento difícil de describir, el terrible estruendo se convirtió en un rugido incesante y la esfera dejó de moverse, colgando por encima del suelo de la tierra, como el Sol se vierte sobre el horizonte justo antes del atardecer. 

Es difícil establecer la cantidad de tiempo que se detuvo, pero la esfera de fuego se quedó quieta el tiempo suficiente para que su inmovilidad impresionara a una asombrada mente humana.


Tenía miedo de mirar por la ventana, pero me di cuenta de que la luz se había detenido sobre la
cocina. Entonces, de repente dio como una explosión de velocidad, cruzó la cocina y se fue. El estruendo fue terrible. La tierra tembló. Me tiré al suelo y el cristal de la ventanilla estaba esparcido, como si alguien lo hubiera golpeado… no estuve en el suelo por mucho tiempo. Salté hacia arriba, pensando:

 “¿Dónde está el abuelo? ¡No me digan que ha sido derribado!” Estaba tendido boca abajo en el mismo borde de la estufa y me preguntaba, “Stiopa, ¿qué es eso? Stiopa, ¿qué fue eso?” Estaba mojado y blanco, blanco como la pared… Creo que la tierra seguía temblando, el suelo se movió bajo mis pies, o tal vez eran mis piernas que temblaban. ¡Fue terrible!

“… Nadie podía entender hacia dónde se había ido, ese sol. Había estado brillando justo un momento antes, y tan fuerte que las sombras desaparecieron instantáneamente, y la luz, chocando con la luz, privó al mundo de sus familiares y agradables formas.  

Todo, desde la más pequeña brizna de hierba hasta el árbol de cedro, repentinamente parecían diferentes a como lo habían sido siempre. Los colores se desvanecieron; también lo hizo la habitual tridimensionalidad del mundo, la calidez, la ternura. 

Nuestro mundo se había ido…” 

A juzgar por los detalles de este relato, el narrador estaba muy cerca de un lugar donde se había generado una “esfera terminadora”, es decir, en las inmediaciones de uno de los pilares de energía (torbellinos de fuego) enviando al “terminador” a la superficie.
El relato registrado por Sbytnev incluye este importante elemento:

“Alguien vio una columna de fuego, yendo hacia abajo y desde esa bola de fuego, por un instante apareció una especie de enorme árbol con una corona de fuego redonda. Alguien se dio cuenta de que esta feroz esfera de luz escupió, por así decirlo, una bola más que arrancó hacia la tierra. Otros, sin embargo, insistieron en que no había habido ninguna segunda bola, pero ese incendio, ese sol, sí se abalanzó hacia abajo oblicuamente.


Muchos lo vieron y hubo muchas versiones diferentes. Pero todo el mundo estaba de acuerdo en que el movimiento de ese cuerpo de fuego misterioso se detuvo y se mantuvo inmóvil por un tiempo por encima del suelo. 

Y había un rugido… Y entonces hubo algo como una explosión – la tierra temblaba y un rápido movimiento de alejamiento, despegue, y el mismo ruido, pero ahora disminuyendo y el fuego feroz se desvanecía – se veía cada vez menos, hasta que apenas se podía distinguir en la vasta extensión del cielo blanco.

 Luego desapareció y terminaron los truenos, se disminuyó todo y desapareció por completo… Estuvo allí – y se fue volando…  

 

La Épica de Olonjo

Dispersando una tormenta de piedras, 
causando un rayo centelleante, 
causando cuatro truenos

Detrás de él, voló el indefectible
Niurgun Bootur…

Un cuidadoso estudio de Olonjo estimula una importante conclusión.

Algunos elementos de la epopeya describen un patrón que refleja con precisión las fases en desarrollo de los acontecimientos que se producen periódicamente por encima de la tundra siberiana. Queda claro por qué los textos Olonjo contienen dichos ecos sorprendentes de los relatos de los testigos.

Screen Shot 2017-08-05 at 19.39.18.png

Aquí puede leer algunas frases de Olonjo:

A una distancia de tres días de camino
se puede ver el humo,
Extendiéndose hacia arriba como un hongo.
La tierra alrededor se cubrió
de polvo y cenizas.
El humo se arremolinaba,
grueso y negro,
se levantó al cielo en una nube oscura,
Oscureciendo la luz del sol.

En diferentes ocasiones este escenario ha sido atestiguado por miles de personas. 

Entre los relatos más interesantes de esta naturaleza está un reporte del embajador holandés, el barón de Bij, que I.V. Bogatyrev encontró en el Archivo Naval del Estado de la URSS:

“El 13 de abril de 1716, el segundo día después de la fiesta de Pascua, alrededor de las 9 de la noche apareció en un cielo limpio, sin nubes, un brillante meteoro, el desarrollo gradual de este acontecimiento se adjunta aquí.


“En la parte noreste del cielo se alzó por primera vez desde el horizonte una nube muy densa, apuntando hacia la parte superior y lo ancho en la base. Se levantó tan rápidamente que en no más de tres minutos que llegó a la mitad de la altura hasta el cenit.


En el momento en que apareció la nube oscura, en el noroeste apareció un enorme cometa brillante que se elevó a 12º sobre el horizonte, y luego desde el norte surgió otra nube oscura, desde el oeste, rápidamente subiendo a la nube que se acercaba un tanto más lenta.

Entre estas dos nubes, en el noreste se formó una luz brillante en la forma de una columna, que durante varios minutos no cambió su posición, mientras que la nube que apareció desde el oeste se trasladó a su encuentro con una velocidad excepcional y chocó con la otra nube con una fuerza tan terrible, que de esa colisión salió una amplia llama en el cielo, y esta fue acompañada por humo, mientras que el resplandor se extendió del noreste al oeste.

El verdadero humo se ascendió a 20º sobre el horizonte, mientras que los rayos de fuego se cruzaban constantemente en todas direcciones, como si una batalla entre muchas armadas y ejércitos hubiera tenido lugar. Este prodigio continuó durante un cuarto de hora en su forma más deslumbrante y luego comenzó a apagarse poco a poco y terminó con la aparición de una serie de flechas brillantes que llegaron a 80º por encima del horizonte. 

La nube que había aparecido en el este se dispersó. Después, la otra desapareció por completo, de manera que a las 10 de la noche, el cielo había vuelto a ser claro y brillaba con sus estrellas brillantes.

Uno no puede imaginar lo aterrador que fue este fenómeno en el momento en que las dos nubes chocaron, cuando ambas se rompieron, por así decirlo, del poderoso golpe, y cuando también fueron acompañadas con una velocidad excepcional por una multitud de pequeñas nubes que se dirigían hacia el oeste. Las llamas que salían volando de ellas, eran como truenos, excepcionalmente brillantes y deslumbrantes.” 

Genio de Alta Tecnología detrás de la Instalación

“Analizando las consecuencias de las explosiones que han tenido lugar por encima de la Taiga de Siberia en los últimos 100 años, se obtiene una sensación desgarradora de gratitud y admiración hacia el poder intelectual de los que, hace miles de años, construyeron un complejo para defender nuestro hermoso planeta azul y todos sus habitantes.

¡Incluso el primer golpe, llamó la atención cuando un meteorito todavía a muchos kilómetros sobre la Tierra, causa suficiente desviación en su trayectoria de vuelo para cambiar todo lo que ocurre posteriormente, y todas las consecuencias de las explosiones que destruyen el meteorito ocurren lejos de lugares densamente poblados, en lugares y áreas menos peligrosas!”  

Por Valery Uvarov

39581b51-1528-43c5-939c-b254678539b7.jpg

Libro de Valery Uvarov en inglés

 

Fuente: 

Facilitado por Valery Uvarov y traducido por Birgitte Knaus para – www.piramidesdebosnia.com

Valley of Death 2- English translation 2.pdf

También se puede leer en:

http://www.bibliotecapleyades.net/ciencia/esp_ciencia_tunguska26.htm

Este artículo fue primeramente traducido del ruso al inglés y del inglés al español.
Valery Uvarov and me, Bosnia, June 2017.jpg

He tenido el honor y placer de conocer al señor Valery Uvarov durante el Tour & Conferencia del Solsticio de Verano 2017 en Visoko – Bosnia, y he podido filmar su magnífica ponencia que dio en Sarajevo el 20 de junio.

Falta por traducirla al español.

B.Knaus

 

 

 

Anuncios

Acerca de Pirámides de Bosnia

Soy Birgitte Knaus, soy de nacionalidad española y mitad austríaca. Después de haber venido con una migo como voluntaria en agosto del 2011, a finales del mismo año, fui personalmente invitada por el descubridor Dr. Sam S. Osmanagich, para ser la representante de Las Pirámides de Bosnia en España y Latinoamérica. Este es un trabajo que hago como voluntaria y sin ánimo de lucro. Mi trabajo de voluntaria consiste en llevar la página web y añadir contenidos que traduzco del inglés al español para el público de habla latina. Aparte de esto me ocupo de los voluntarios que desean venir a trabajar en las excavaciones en el Valle de las Pirámides de Bosnia y los turistas que desean venir a los Tour & Conferencias cada año durante la temporada de verano en Bosnia. piramidesdebosnia@gmail.com

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WEB INTERNACIONAL

¡ÚNETE AL VOLUNTARIADO Y FORMA PARTE DE ESTE GRAN DESCUBRIMIENTO! PULSA ENCIMA DE LA HORMIGA

¡LLEVANOS EN TU MOVIL!

A %d blogueros les gusta esto: