archivos

Archivos para

SE ENCONTRARON EXTRAÑAS CUEVAS CONSTRUIDAS CERCA DE ZAYUKOVO EN RUSIA

 

SE ENCONTRARON EXTRAÑAS CUEVAS CONSTRUIDAS CERCA DE ZAYUKOVO EN RUSIA

Situado al este del Mar Negro y un poco por encima de Georgia cerca de la aldea Zayukovo.

Esta cueva está claramente hecha por el (¿hombre?).

(Traducido del ruso al inglés y español, es por eso que el texto es un poco difícil de entender)

 

1450628851_1383576955_foto.jpg

Esta es la cordillera donde fue encontrada en 2011.

1450628885_1440039527_megalit_rossii_49.jpg

52b45558597ac713f74d2dba348fcfcd.jpg

En 2011, después de los deslizamientos de tierra en uno de los picos de Hara Hora, una cueva subterránea fue descubierta por residentes locales, que se adentraron en las montañas, con paredes perfectamente lisas. Esta cueva inmediatamente atrajo a expertos locales, y más tarde comenzaron a moverse dentro desde otras partes. ¿Qué hay de notable en esta cueva?

megalit_rossii_47.jpg

Primero necesitas apretarte en un agujero del tamaño de 40 x 120 cm, y luego descender sobre una cuerda a través de un estrecho eje vertical. Está formado por dos placas de piedra paralelas. 9 pies (2.75m) – la primera “rodilla”: un agujero hacia un lado y de inmediato vuelve a descender de nuevo. Aquí se puede disfrutar de un silencio absoluto en el exterior no se obtiene ningún sonido. Otros 23 metros de profundidad – y una nueva “rodilla”. Para llegar al fondo de la cueva, hay que superar más de 80 metros, y tarda una hora. Pero, pasando por el “cuello de la botella”, se encontrará en la gran sala, que los investigadores llamaron “jar”(frasco). Se puede ver el procesado dentro de la pared de toba y granito, compuesto de diferentes tamaños de megalitos pulidos bien ajustados entre sí.

La tecnología de procesamiento de la piedra esculpida es increíble, pero aún más llamativo es la revisión de la principal sección a través de la expedición Kabardino-Balkarian y prospección de Faith Davydenko. Pero ella es una realista y cree que la naturaleza puede crear todo y concluyó: “La toba es una acumulación de productos de emisión de un Volcán – cenizas, fragmentos de lava, cristal volcánico y en menor medida fragmentos de roca que componen las paredes del cráter. La eyección de la acumulación de materiales estaba caliente y por lo tanto las grietas de la solidificación se separaron – es decir, la toba entera de la matriz fue dividida en bloques.

A más profundidad, cerca de la aldea Zayukovo han descubierto, una de tales grietas de separación por gravedad, que se caracteriza por una superficie de contacto lisa “

¿Por qué no le creo? ¿Mirar de cerca estas articulaciones y decirme cómo es que la naturaleza puede crear tal cosa? La naturaleza puede crear un monolito suave, ¿pero para crear dos monolitos idénticos y es su muelle? Es bastante difícil de creer …

1450628907_1440039516_megalit_rossii_45.jpg

Casi desde el día de la apertura de la cueva, no había escasez de teorías acerca de su propósito. Suposiciones, de las versiones más diferentes desde lo más mundano, como almacenes, etc. a los más fantásticos, específicamente sobre OVNIS.

Tras una investigación, no se encontraron huellas de presencia humana ni restos orgánicos en la cueva. Sin embargo, los investigadores no se sorprenden. Muchos creen que esta instalación y no fue concebida como vivienda. Tenía otras tareas.

a7b1d3ba98d003c88edab07d6532e938.jpg

” Inicialmente este edificio no fue planeado para viviendas para los seres humanos u otras criaturas vivientes, – dice Chernobrov en sus conjeturas. Se puede extraer la siguiente analogía: ¿no hemos visto algo parecido en un edificio o en una planta eléctrica o en alguna fabrica? Supongamos que bajamos a través de la tubería de la fábrica, luego caminamos hacia la cámara de combustión y ahora estamos tratando de entender: ¿dónde había gente? ¡Y no había! Y no debería haber sido. Según nuestra versión, esta cueva – fue una construcción técnica “.

Los investigadores están inclinados a creer que la construcción de una forma inusual, preservada dentro de una roca, podría ser parte de una estructura más global – ciudades subterráneas, cuevas, son las leyendas que pasan de generación en generación el Cáucaso del Norte.

Los investigadores creen, que lo más probable es que este objeto no había sido subterráneo. Estaba situado en la superficie, unido a la ladera. Así que usted puede explicar por qué una de las paredes de la cámara “jar”( en el frasco) es irregular, es áspera (esto es un fragmento de una formación de roca natural), y una suavemente pulida (fue construido por constructores desconocidos). Durante varios milenios fue una enorme estructura cubierta de tierra, arena y fragmentos de roca, que se elevaba sobre los árboles. Y bloques de piedra, que fueron instalados en el exterior de la colina, estaba dentro de ella. Por cierto, recuerda la misma pirámide de Keops. Ella, junto al lado de la Esfinge, estaban cubiertas de arena hasta que algunos arqueólogos las excavaron y dieron con un “milagro de luz” ya se ha convertido en una vista familiar.

 

Fuente:
http://parnas.info/the-technical-ins…the-ancestors/

Aquí se pueden ver algunos Videos sobre estas Cuevas.

 

 

Fuente: http://www.youtube.com/watch?v=akmKO2pgdTY

 

 

Fuente: http://www.youtube.com/watch?v=GuOpiQSj8wI

 

Fuente:  http://projectavalon.net/forum4/showthread.php?99486-Strange-manufactured-Caves-found-near-Russian-city-Zayukovo

 

 

Anuncios

MISTERIOS DEL VALLE DE LA MUERTE – Parte 4 (última)

MISTERIOS DEL VALLE DE LA MUERTE

de Siberia – Tunguska

por Valery Uvarov

Las Micro-Esferas de la explosión de Tunguska

Diciembre 2004 a enero 2005

 Traducido por Birgitte Knaus

Parte 4 

Fig_1_Stereomicroscopic_images.jpg

Parte 4 es la última de la serie.

Informes de testigos de la destrucción de los meteoritos sobre Siberia en 1984 y 2002 por “Esferas terminadoras”, dan mayor credibilidad a las cuentas de las explosiones y las antiguas leyendas de Tunguska en 1908.

Las Micro-Esferas de la explosión de Tunguska

Indirectamente apuntando en la misma dirección es la composición química de las micro-esferas encontradas en la turba en el lugar de la catástrofe. Estos son inusuales para los meteoritos y son particularmente ricos en elementos alcalinos.

Razonando sobre el mecanismo por el cual los terminadores operan, podemos suponer que con su potente carga electromagnética que se supone que están adheridas a un meteorito en vuelo y alteran su trayectoria, para que pasara fuera de la atmósfera de la Tierra.

Fig-5-Microspherules-recovered-from-soil-sample-at-the-Meishan-D-section-a-to-f-iron.png

Si la trayectoria del meteorito fue tal, como para hacerse imposible la desviación, los terminadores sólo destruyeron las astillas rocosas, literalmente derritiendo la sustancia meteórica, que posteriormente se endureció en pequeñas esferas.
Numerosas muestras de suelo tomadas a diferentes distancias del sitio de destrucción, han dado esferas de magnetita que contienen hasta 10% de níquel, lo que apoya la idea de que llegaron desde el espacio. Además de magnetita, también se han encontrado esferas de silicato. Su tamaño varía desde 5 hasta 400 micras. Las partículas de magnetita muestran una gran variedad de formas y de diferentes características de la superficie.

Además de las formaciones predominantemente esféricas, también se pueden encontrar partículas en forma de gota que fueron producidas por las salpicaduras de la sustancia meteórica fundido bajo la influencia de las colosales temperaturas producidas por las acciones de los terminadores.

Algunas esferas tienen una superficie brillante, mientras que otros la tienen mate, arena gruesa y lisa, finamente porosa, que se debe en parte a la sustancia meteórica, vaporizándose cuando la materia era viscosa.

New research findings consistent with theory of impact event 12,900 years ago.jpg

A menudo, las esferas son huecas con una mirada de escoria como en el interior. A veces uno se encuentra con conglomerados de magnetita y esferas de silicato, lo que indica que se formaron al mismo tiempo y que apunta a la compleja composición del meteorito de Tunguska asociado a la génesis de estas esferas.
El trabajo llevado a cabo en 1961-1962 estableció que hay un cierto patrón de distribución de estas esferas en la superficie. La mayor concentración de ellas se encuentra en una franja de entre 50 y 60 kilómetros de ancho, que se extiende hacia el noroeste del epicentro de la explosión del meteorito y que puede ser rastreada a más de 250 kilómetros.
En la región del desastre, con una superficie con un radio de unos 130 kilómetros de su centro, en el lugar de Kulik, hay tres zonas identificables de turba enriquecida con micro – esferas. La primera, con una forma de hoz delgada, se curva alrededor del epicentro. La segunda, refleja el movimiento del bólido en la región de las zonas 4 y 5, al este y al noreste del sitio Kulik, en la parte alta al sur del río Chunia, y por lo tanto coincide con el inicio de la desintegración del meteorito.

La tercera zona, muy grande y amorfa, se encuentra precisamente en la región del cráter de Voronov. No es casualidad que las micro – esferas en esta área presenten ciertas peculiaridades de la estructura y formación, que los diferencian de las de las otras zonas, ya que la destrucción del meteorito tuvo lugar directamente en el suelo y así el material del suelo se mezcló con materia meteórica durante la vaporización.
El bólido fue completamente vaporizado por la explosión, y los productos de ese proceso se dispersan en forma de esferas muy finas sobre una superficie de 15,000 kilómetros cuadrados. Su masa combinada se estima en alrededor de 10 toneladas.

Es por esta razón que todas las expediciones que visitaron la zona de la explosión no encontraron nada del propio meteorito, aparte de un polvo de silicato, de micro – esferas y magnetita que la onda expansiva propagó a través de toda la Tierra.
La epopeya de Olonjo y leyendas supervivientes, nos dicen que varias décadas después del vuelo épico de Niurgun Bootur, Kiun Erbiie (“el mensajero aéreo brillante “) se propagó, anunciando la aparición de UOT Usumu Tong Duurai.

Esto sugiere que la explosión de Tunguska fue identificada como Niurgun Bootur.

La Explosión de 1984 en Chulym

 

doble-llave-Expertos-preparan-plan-en-caso-de-meteoritos-1200x520.jpg

Pasaron décadas, y luego el 26 de febrero 1984, un meteorito cruzó el cielo del oeste al este de Siberia, a una altura de alrededor de 100 kilómetros, siguiendo detalladamente la trayectoria del meteorito de Tunguska en 1908.

Screen Shot 2017-08-08 at 11.52.53.png

En ese momento, los pasajeros de un autobús observaron desde una sección elevada de la carretera Mirny muy al norte, una delgada “columna de fuego” extendiéndose desde el suelo hasta el cielo que luego comenzó a experimentar diversas metamorfosis geométricas. 

Light Pillars 1.jpg

El espectáculo duró varios minutos. Era de color rojo.  


Los pescadores de la zona del río Chona observaron, dos enormes y brillantes esferas elevándose en el aire desde las colinas al norte (la región del “Valle de la Muerte”) que, cogiendo velocidad poco a poco, se elevaban verticalmente hacia arriba y desaparecieron detrás de las nubes. Todo el evento se duró varios minutos, después de lo cual las nubes siguieron brillando por un rato. 

Entonces, sin llegar al suelo, el bólido estalló en una lluvia de chispas en la zona del río Chulym (un afluente derecho del Ob ‘).

Una expedición enviada a esa área no encontró, al igual que con el evento de Tunguska, trazas de material meteórico, aparte de magnetita y micro-esferas de silicato.

Descubrieron árboles desarraigados a pequeña escala, ya que la explosión tuvo lugar a gran altura.
Según todas las apariencias, era Kiun Erbiie, el heraldo de la Uot Usumu Tong Duurai, y así, por el comienzo del nuevo milenio, los investigadores estaban en el fervor de la expectativa.

El Meteorito de Vitim 2002

 

Si las leyendas antiguas han de ser creídas, la aparición de UOT Usumu Tong Duurai, siempre va acompañada de una terrible destrucción.

Expediciones a la zona de Valle de la Muerte prevista para el final del siglo 20 y el comienzo de este siglo, fueron propuestas varias veces, debido a las informaciones procedentes de Siberia, de animales migrando lejos de su destino.

Los investigadores tomaron el éxodo de la fauna como una indicación directa, de que el complejo de planta de energía había entrado en otra fase activa.
Lo que los investigadores tanto esperaban y temían, debido al altamente desagradable vaticinio contenido en el Olonjo, tuvo lugar en septiembre de 2002. El primer reportaje del vuelo de un cuerpo espacial provino de los militares estadounidenses.

Sobre la base de los datos recibidos desde un satélite militar, el Departamento de Defensa de Estados Unidos distribuyó información acerca de un gran meteorito cayendo en el área de Bodaibo en la región de Irkutsk de Rusia.

El satélite registró la aparición de un objeto brillante a una altura de 62 kilómetros, situándose en un ángulo de 32 grados hacia el horizonte. La observación continuó hasta el punto en que se produjo una poderosa explosión a una altura de 30 kilómetros.

Los cálculos preliminares pusieron el poder de la explosión en un equivalente de 200 toneladas de TNT.
Las primeras entrevistas con testigos de la explosión del meteorito Vitim, apuntaban a un paralelo con el evento de Tunguska, en términos de las fases de desarrollo. A pesar de que la noche del 24 a 25 de septiembre de 2002 estaba nublada, una capa de nubes bajas con 10% de lluvia, el borde inferior de las nubes siendo de 1,100 a 1,200 metros, no hubo dificultad en el establecimiento de la secuencia de eventos y detección de la similitud evidente con el evento de Tunguska.
En este caso, todo siguió el modelo ya conocido y se inició con el éxodo de la fauna. Los cazadores interrogados informaron que los animales se retiraron del lugar poco antes de la explosión de Vitim.
Treinta minutos antes de la explosión, el complejo de energía comenzó a entrar en su fase más activa.

¡Cabe señalar que uno de los testigos interrogados cuenta de que su perro se puso nervioso y empezó a gemir media hora antes de la explosión!

La Columna de Energía, la generación del terminador y el

resplandor rojo

 

Unos minutos antes de la primera explosión, el complejo comenzó a descargar los “terminadores”. Estos fueron algunos testimonios;

Yevgeny Yarygin estaba de guardia en el centro de distribución eléctrica en el asentamiento de Muskovit:

…” Yo estaba de guardia en la sala de recepción, cuya ventana está orientada al sur. El cielo estaba nublado, lluvioso, y estaba lloviznando. Estábamos sentados y charlando. 

Un brillo apareció fuera de la ventana. Aparecieron sombras. La luz venía de la ventana. A través de las ventanas pudimos ver que un resplandor hemisférico brillante comenzó a subir por detrás de las colinas al sureste [en un rumbo de aproximadamente 160-170 grados; VU].

La luz era blanca, como la que se obtiene en una soldadura. La luz blanca que parecía elevarse hacia arriba y detrás de ella la luz empezó a cambiar a un color rojo y marrón [un pilar rojo fue visto por los pasajeros de un autobús antes de la explosión de Chulym, así como por los testigos de la explosión de Tunguska-VU]. Pequeños “rayos” eran visibles sobre el hemisferio ascendente. El resplandor se extendió por todo el cielo. 

La luz era uniforme y continua, no pudimos ver los objetos voladores. La bifurcación del rio Yermikhi, sobre la cuenca de donde se levantaba la luz, estaba bien iluminada. Entonces todo empezó a oscurecerse y se apagó. El resplandor duró unos 10 segundos.


Salí al rellano exterior, fui a la valla y abrí la puerta. En ese entonces habían transcurrido unos 30 segundos después de la desaparición de la luz. Hubo un sonido penetrante, una explosión, un estallido muy fuerte. Esto causó que nuestros oídos comenzaran a zumbar e incluso nos hizo temblar las rodillas. Dentro del edificio, el yeso comenzó a caer de las paredes. Todo se movía y temblaba. No hubo una sola explosión.

Eso fue a los siete minutos para las dos. Pero un ruido lejano había aparecido incluso antes del comienzo de la luz, algo así como el rugido de un avión [testigos de la explosión de Tunguska compararon este ruido con un proyectil de tres pulgadas en vuelo-VU]. El sonido provenía del mismo cuadrante que el resplandor, pero la explosión vino desde el lado opuesto, hacia donde se dirigía la luz. 

Escuché que alguien estaba sentado en un sillón en el hogar y la silla se movió debajo de ellos “…

Victor Vedeshin, interrogado por teléfono el 22 de octubre de 2002, dijo:

…” Yo estaba de guardia esa noche en la estación de barco. De pronto comenzó a soplar un viento fuerte y al mismo tiempo un fuerte resplandor apareció en el cielo.  

Era blanco, con un tono verdoso a él, brillante como una chispa de soldadura o un rayo, por lo que dolían los ojos al mirarlo. En ese momento apareció una brillante esfera voladora. Voló más allá del horizonte en dirección de Maximikhi” …

Vitaly Valiuk, que trabajaba en el ayuntamiento de Bodaibo, señaló:

“Ocho minutos para las dos de la mañana. Densos cúmulos de nubes en el cielo. 

Yo estaba de pie y fumando. De repente hubo un destello. Pensé que era un rayo. Pero el resplandor creció como si alguien hubiera encendido una bombilla tras otra. Llegó a ser tan brillante como el día. Algunos objetan volaron desde el suroeste hacia el noreste …

No podría decir si era una esfera o no. Tenía un resplandor de color turquesa alrededor. Fue tal vez el tamaño del disco lunar. Y tenía una cola detrás de él – rojiza como las chispas de una hoguera. El ángulo de caída era de unos 60 grados. La velocidad del objeto era muy alta. 

Mientras todo pasó volando, tuve tiempo para terminar mi cigarrillo y 30 segundos más tarde se oyó un estruendo, como una explosión lejana”

Marina Kovalev reportó:

“Eran las dos menos cinco. La luz era fuerte. Esa luz duró unos segundos, luego todo se volvió color rosa, luego se puso más y más oscuro y más oscuro, convirtiéndose en una luz rojiza. Entonces se oyó un estruendo. 

Tenía la impresión de, bueno, no sé, como algo se movía por debajo de la tierra, no está claro, pero un sonido monótono [un estruendo subterráneo del complejo de trabajo también fue señalado por los testigos de la explosión de Tunguska, que se compara con el ruido de las ruedas del tren- VU]. 

Y después de ese retumbo de los cristales, temblaban las ventanas” …

El resplandor fue visible en los asentamientos de Kropotkin y Mama, ubicados alrededor de 140 kilómetros a cada lado del lugar del accidente del presunto bólido.

Uno de los testigos declaró:

“De repente mi perro sin aparente razón, empezó a gemir. De repente oímos un ruido, y un extraño zumbido. Dos o tres segundos después hubo un destello al principio de color blanco, luego azul y luego rojo y blanco de nuevo. Y luego, unos tres minutos más tarde, se produjo una terrible explosión. Toda la cerámica se cayó de la mesa” …

Un poco más de tres minutos antes de la explosión, el primer “terminador” fue entregado a una posición de espera de un reconocimiento definitivo antes de atacar.

El objeto detectado por el satélite militar estadounidense no fue un meteorito o un bólido. Sus instrumentos registraron el vuelo del primer terminador al zambullirse para interceptar el meteorito de Vitim, que recibe su nombre del lugar sobre el que explotó.

Un destello cegador iluminó la taiga durante unos instantes con una luz brillante, como la luz del día, después de lo cual se produjo una explosión de tal fuerza que la onda expansiva, viniendo de una altura de 32 kilómetros dejó todas las viviendas a decenas de kilómetros a la redonda sin cristales en las ventanas.
Los investigadores que hicieron su camino hacia el lugar de la explosión, indicaron que el satélite de Estados Unidos vio pinos en el camino con sus copas y ramas arrancadas. Sin embargo, cuando los instrumentos indicaron que habían llegado a su destino, no pudieron encontrar un cráter de meteorito o algo remotamente parecido a uno.

No hubo desarraigo de árboles a gran escala en el lugar, debido a que la primera explosión tuvo lugar mucho más arriba que en Tunguska, desviando exitosamente el meteorito lejos de los asentamientos habitados.

Sin embargo, se observó un importante desarraigo de árboles, sobre todo en la parte superior de los cerros, por los cazadores Dmitry Sasun y Piotr Fiodorchuk al sureste del lugar, visitado por los investigadores.

Los Terminadores en vuelo

 

Al igual que con el evento Tunguska, al mismo tiempo que la primera explosión, otras esferas volaban hacia el lugar desde diferentes lados. Hay un montón de testigos de esto.

Por ejemplo, Sergei Khamidulin señaló:

En la noche del 24 de septiembre yo estaba pescando por las Islas Kuduminskye [5-6 km más abajo de Mama en el río Vitim].

El cielo se nubló por completo y llovía. Estaba pescando junto con mi esposa. De repente todo se volvió completamente luminoso, tan brillante como el día. Luego salió un objeto de las nubes.

Parecía estar volando bajo. Emitía como una luz de soldadura, pero se podía mirarla sin lastimar los ojos. Las dimensiones angulares del disco eran más pequeñas que la luna llena. La esfera se desmoronaba (esparciendo chispas). Durante el vuelo se podía oír un sonido (había algún tipo de “crujido”).

No venía hacia mí, pero pasó cerca (al sur). El objeto voló sobre Vitim y desapareció detrás de una montaña al noreste (el “punto de partida” era 30-40 grados). La luz desapareció después de que el objeto se escondió detrás de las montañas. 

Un minuto o un minuto y medio más tarde hubo un estrépito, como un trueno que sonó dos veces. No hubo onda expansiva ni temblor”.

Este testimonio dibujó la esfera voladora con un lápiz. 
Valentina Leontyeva trabaja como guardia de la empresa de extracción de oro en Lenzoloto y estaba de guardia esa noche. Señaló:

…” A las dos de la tarde cayó algo. Un cuerpo de forma redonda se precipitó a través del cielo. La cola se extendía detrás de él. Yo pensé: “¿Es una estrella?”, pero era demasiado grande. 

Después de 10 segundos se produjo una explosión, y luego una segunda. La puerta de mi oficina, incluso se abrió”..

El caso Vitim proporcionó mucha evidencia de la naturaleza electromagnética de las esferas de terminación y su poderoso efecto sobre el medio ambiente.
En el pueblo de Mama, en el área de la trayectoria de vuelo, se produjo un corte de energía durante la noche. ¡En el momento que aparecieron los “terminadores”, las bombillas de repente se encendieron (débilmente, a la mitad de su fuerza)!

La explicación con la que aparecieron los físicos especializados es que,

“El vuelo causó una potente perturbación en el campo magnético de la Tierra, y el cambio en él condujo a la aparición de corriente en un circuito cerrado”.

Además, la descarga coronal conocida como el fuego de San Elmo – pequeñas bolas brillantes – aparecieron en objetos puntiagudos. Este fenómeno también se asocia con cambios en el campo eléctrico, pero esta vez en la atmósfera.
Georgy Kaurtsev, en el personal del aeropuerto de Mama, reportó:

…Esa noche no había electricidad. El asentamiento estaba sin electricidad. Me desperté y vi un destello de luz exterior. El candil se apagó y comenzó a brillar a media fuerza. Después de 15-20 segundos empezó un “retumbo en la tierra”…

Vera Semionova y Lidia Berezan, trabajadoras de seguridad en el aeropuerto, salieron a la cancha alrededor de 1:50 am y vieron las luces brillantes en los extremos de los postes de la cerca alrededor de la estación meteorológica.

Las luces brillaron por un segundo o un segundo y medio. Mama estaba incidentalmente, todavía a decenas de kilómetros de la trayectoria de vuelo del ‘terminador’.
La esfera ‘terminador’ era una poderosa estructura electromagnética, que producía un zumbido como el crepitar de las líneas eléctricas de alta tensión. Muchos testigos recordaron que a medida que pasaba el bólido se oyó un “ruido” distintivo “hum” o “zumbido”.

El nivel de energía era tan alto que produjo un efecto electrofónico (generando un ruido audible en vuelo) y dejó un rastro de arco iris del que saltaron chispas.

Destrucción del Meteorito

 

Después del primer golpe, que desvió el curso del meteorito lejos de lugares habitados, las otras esferas “terminadoras” entraron y empezaron a destruir metódicamente los restos del intruso del espacio.

Es por eso que hubo explosiones de varias colisiones.
Olga Ponomareva, una operadora en la central telefónica, señaló:

…” Yo estaba de guardia. Me acababa de acostarme. Primero oía un retumbo, todas las ventanas temblaban. Pensé que alguien estaba tratando de entrar a la centralita. Yo respondí: “¿Sí?” No hubo respuesta. “¿Quién está ahí?” pregunté. Entonces apareció la luz, brillante como el día. Vino y se fue. Y las ventanas seguían traqueteando. Pensé que era un terremoto, pero entonces ¿por qué había luz? Cuando comenzó el ruido eran cinco para las dos. 

El resplandor duró unos segundos, pero el ruido pareció prolongarse durante otros cinco minutos. Salí afuera, para ver quién estaba llamando. Y seguía el traqueteo. Hubo un rugido como un avión a reacción en vuelo.


Primero el rugido, luego la explosión. Eso significa que hubo un rugido, luego un resplandor (mientras continuaba el ruido), y luego la explosión (como en Sasovo)”.

Yevgeny Chechikov reportó:

“Estábamos pasando la noche en el río… Cuando apareció la luz, era tan temible que nos dejamos caer al suelo. Luego, cuando el resplandor se detuvo, escuchamos los sonidos de una explosión. Escuchamos una explosión y luego otras dos más pequeñas, silenciosas, casi sin ningún intervalo” …

Sergei Chernyshev:

“Eran las dos o las tres de la mañana. Yo no estaba durmiendo, sólo estaba tirado allí. El flash duró unos tres segundos –  una luz blanca tan brillante que no podía ver. Salí corriendo y estaba oscuro. Pasó aproximadamente un minuto. [Más tarde dijeron que habían transcurrido 8.10 segundos entre el relámpago y el estruendo.] 

 Desde la distancia, detrás de las montañas, llegó un triple eco. Las paredes de la casa crujieron. El sonido provenía de la dirección de Vitimsky. Hubo tres explosiones” …

Alexander Sergy, jefe de la administración del asentamiento de Vitimsky, dijo, cuando fue cuestionado el 26 de octubre 2002:

“La gente vio una esfera con una cola. Las dimensiones angulares de la esfera eran “menores que la Luna”. Hubo un ruido que se incrementó – silencioso al principio, luego más y más fuerte, llegando incluso a ser aterrador. Después de producirse el flash hubo una explosión, 15 a 20 segundos más tarde, tal vez treinta. La explosión fue muy potente.

La gente pensaba que se trataba de algún tipo de desastre, a pesar de que están acostumbrados a las explosiones. Si la explosión estaba a una altura de 10 kilómetros, entonces, fue de varias toneladas (cuatro a cinco) como mínimo, tal vez muchas veces más. 

Es difícil juzgar el equivalente [TNT] con una explosión aérea. No hubo una sola explosión, sino entre una y seis (como alguien golpeando los radiadores) – a través del aire y el suelo…

De pronto hubo un temblor en estacato de la tierra, entre dos y seis choques decrecientes” ..

En cuanto a la potencia de la explosión, las evaluaciones preliminares lo estimaron entre tres y cuatro kilo-toneladas.

Personas locales que trabajan en las explotaciones mineras, donde se utiliza la pólvora, declararon que la explosión fue de una fuerza sin precedentes. La explosión se pudo sentir en un radio de no menos de 30 a 50 kilómetros del epicentro. Voló las copas de los árboles.

La onda expansiva dejó todas las viviendas a decenas de kilómetros a la redonda sin cristales en las ventanas.

 

ESCANEANDO LA SUPERFICIE DE LA TIERRA DESPUÉS DE LA DESTRUCCIÓN DEL METEORITO

 

Al igual que con Tunguska y Chulym, todas las expediciones que se dirigían a la región de Vitim, no encontraron nada excepto esferas de magnetita y silicato resultantes de la destrucción de un meteorito que probablemente transportaba microorganismos peligrosos.
Muchos testigos vieron que, tras el vuelo del bólido de Vitim, dos grandes puntos radiantes se movieron a lo largo del mismo curso que el meteorito. Durante dos días estas “pequeñas estrellas” iluminaron la taiga de noche, como si estuvieran buscando algo. Lo mismo fue reportado por testigos del incidente de Tunguska.


Mucha gente dijo que después del vuelo del bólido, durante varios días vieron un resplandor en el cielo, que fue el resultado de la poderosa influencia de las esferas de terminación.

Perturbaciones del campo geomagnético

 

Cabe señalar que las explosiones atómicas en la altura cambian la conductividad de la ionosfera. Esto conduce inevitablemente a una perturbación en el campo magnético de la Tierra, llamado el efecto geomagnético.
El efecto geomagnético del evento de Tunguska fue descubierto en 1959 por cuatro investigadores de Tomsk:

  • F. Plejánov
  • F. Kovalevsky
  • K. Zhuravlev
  • V. Vasilyev

En antiguos magneto-gramas datando del 30 de junio de 1908, se encontraron restos de un trastorno poco común en el campo geomagnético.
Esto hace que sea posible sugerir que la destrucción del meteorito causó una perturbación inusual en el campo geomagnético, similar a una tormenta magnética con un inicio repentino, pero de inusualmente corta duración.
Uno de los médicos más ancianos de la Región Autónoma de Evenk, Dr. A.N. Deskov, recordó que había rumores de algunas aflicciones, que circularon entre los Evenk, después del evento de Tunguska.

A pesar de la incertidumbre de la situación, N.V. Vasilyev, sin embargo, observó que “en condiciones de total ausencia de médicos o, de hecho, de cualquier tratamiento médico, casos aislados de enfermedad por radiación pueden haber pasado completamente desapercibidos”.
Es precisamente por eso que aquellos que, hace miles de años, diseñaron y construyeron la instalación en el Valle de la Muerte utilizan un primer golpe a gran altura para cambiar las consecuencias de las explosiones lejos de las zonas pobladas para que las personas no sufran. 

¿Quién construyó la instalación en la Yakutia en el Valle de la Muerte, y por qué?

Por Valery Uvarov

  Vídeo: 

 

 

 

 39581b51-1528-43c5-939c-b254678539b7.jpg

Libro de Valery Uvarov en inglés

Fuente: 

Facilitado por Valery Uvarov y traducido por 

Birgitte Knaus para – www.piramidesdebosnia.com

Documento de Valery Uvarov en inglés:

Valley of Death 2- English translation 2.pdf de Valery Uvarov

También se puede leer en:

http://www.bibliotecapleyades.net/ciencia/esp_ciencia_tunguska26.htm

 

Lectura:

http://maresestelares.blogspot.com.es/2016/02/tunguska-event-rising-up-to-cosmic.html 

Bibliografía

 

  1. Astronomische Nachrichten, 1908, Bd. 178, N 4262, p. 239
  2. V. Vasilyev, A.F. Kovalevsky. S.A. Razin, L.Ye. Epiktetova, The Testimony of Witnesses to the Tunguska Fall (in Russian), Tomsky, 1981
  3. Felix Zigel, The Tunguska Wonder – A Documentary History of an Unfinished Investigation, Moscow (in Russian), 1975
  4. Vladimir Rubtsov, The Unknown Tunguska (in Russian)
  5. F. Cherniayev, Stones Fall into the Sky – from Tunguska Explosion to the Sosovo Explosion (in Russian), Moscow, 1992
  6. Materials from the researches of Alexander Gutenev and Yury Mikhailovsky (Mirny, Yakutia, Russia
  7. Yu. Olkhovatov, B.U. Rodionov, The Tunguska Glow (in Russian), Moscow, 1999
  8. I. Koval, “On the track of the ‘Tunguska Wonder’” (in Russian), Zemlia i Vselennaya, No 5, 1989
  9. F. Plekhanov, A.F. Kovalevsky, V.K. Zhuravlev, N.V. Vasilyev, article (in Russian) in Izvestiya vysshikh uchebnykh zavedenii. Fizika, 1960, No 2, pp. 236f

 

  1. G. Ivanov, Meteoritics (in Russian), Moscow, 1961, Issue 21, pp. 46–48
  2. G. Ivanov, Geomagnetism and Astronomy (in Russian), 1961, Vol. 1, No 4, p. 616
  3. F. Plekhanov, A.F. Kovalevsky, V.K. Zhuravlev, N.V. Vasilyev, article (in Russian) in Geologiya i geofizika, 1961, No 6, pp. 94–96
  4. F. Kovalevsky, The Problem of the Tunguska Meteorite (in Russian) [Works of the USSR Geographical Society, Vol. 5], Tomsk, 1963, pp. 187–194
  5. G. Ivanov, Meteoritics (in Russian), Moscow, 1964, Issue 24, pp. 141–194
  6. V. Zolotov, Reports of the USSR Academy of Sciences (in Russian), Vol. 140, No 1, 1961, pp. 103–106
  7. V. Zolotov, The Problem of the Tunguska Disaster of 1908 (in Russian), Minsk, 1969, pp. 155–191
  8. K. Zhuravlev, D,V, Demin, L.N. Demina, The Problem of the Tunguska Meteorite (in Russian), 2nd edition, Tomsk, 1967
  9. N. Dmitriyev, V.K. Zhuravlev, The Tunguska Phenomenon – a type of Sun-Earth interaction (in Russian), Novosibirsk, 1984
  10. T. Onufriyev, article (in Russian) in Zhurnal prikladnoi mekhaniki i tekhnicheskoi fiziki, 1967, No 2, pp. 3–15

 

  1. P. Pasechnik, Space Matter on the Earth (in Russian), Novosibirsk, 1976, pp. 24–54
  2. P. Pasechnik, Space Matter and the Earth (in Russian), Novosibirsk, 1986, pp. 62–69
  3. K. Zhuravlev, The Problem of the Tunguska Meteorite (in Russian) [Works of the USSR Geographical Society, Vol. 5], Tomsk, 1963, pp. 195–197
  4. V. Vasilyev et al., Shining Nocturnal Clouds and Optical Anomalies Connected to the Fall of the Tunguska Meteorite (in Russian), Moscow, 1965, pp. 62–64
  5. M. Ildis, Z.V. Kariagina, Meteoritics (in Russian), Moscow, 1961, Issue 21, pp. 32–43
  6. K. Zhuravlev, A.N. Dmitriyev, Meteorite Researches in Siberia (in Russian), Novosibirsk, 1984, pp. 128–141
  7. A. Mukharev, article (in Russian) in Radiotekhnika i Elektronika, 1985, Vol. 30, No 6, pp. 1151–1158
  8. P. Chikov, Space Matter and the Earth (in Russian), Novosibirsk, 1986, pp. 215–217
  9. N. Dmitriyev, Current Issues in Meteoritics in Siberia (in Russian), Novosibirsk, 1988, pp. 105–113
  10. V. Vasilyev, N.P. Fast, The Physics of Mesospheric (Silvery) Clouds (in Russian), Riga, 1970, pp. 95–101.

 

MISTERIOS DEL VALLE DE LA MUERTE de Siberia – Tunguska – Parte 3

MISTERIOS DEL VALLE DE LA MUERTE

de Siberia – Tunguska

por Valery Uvarov

Las Esferas Terminadoras de Tunguska

Diciembre 2004 a enero 2005 

Traducido por Birgitte Knaus 

Parte 3

meteorito_impactandose_contra_la_tierra.jpg

Imagen visual del meteorito de Tunguska de 1908

 

La evidencia y testimonios visuales de testigos, indican que el meteorito de Tunguska de 1908 fue destruido por “esferas terminadoras” de plasma, guiadas de forma inteligente, que utilizan una tecnología que podría compensar las fuerzas explosivas.

Volvamos al 30 de junio de 1908 y veamos todo lo que tuvo lugar a través de los ojos de testigos.

Todo el evento observado se desarrolló de acuerdo a este aproximado patrón. Alrededor de las 7:15 am, el meteorito estaba moviéndose en una trayectoria de sureste a noroeste.

En Preobrazhenka, I.M. Volozhin vio moverse “una cinta de humo con fuego intermitente dentro de ella” a través del cielo.

Ese fue el meteorito que se acercaba a toda velocidad hacia la Tierra.

 

1. La Generación y Liberación de las “Esferas Terminadoras”

 

  1. Hay más cosas en el cielo y en la Tierra -Oficial Ruso-existen maquinas e.t. bajo la tierra.jpg
    Hay más cosas en el cielo y en la Tierra -Oficial Ruso-existen maquinas e.t. bajo la tierra (foto de Pinterest)

La gente en el área de Kirensk reportó:

“…Un pilar o una columna de fuego apareció en el noroeste, cerca de 6 metros de diámetro y en forma de una lanza. Cuando el pilar desapareció, se escucharon cinco breves explosiones fuertes, como cañonazos siguiendo rápida y claramente, una tras otra…”

Desde el sitio de comercio en Teteria, las “columnas de fuego” fueron observadas en el norte. 

“Pilares de fuego”, también fueron observados en otros lugares (Kezhma, Nizhne-Ilimsk, Vitim) que no se encontraban en una sola línea.

Light Pillars 1.jpg

Estallos de luz hacia lo alto desde el subterráneo profundo
Los pescadores de la zona del río Chona observaron alzarse dos enormes esferas brillantes hacia el aire que, poco a poco, se elevaban verticalmente hacia arriba desde las colinas hacia el norte, y desaparecían detrás de las nubes.

 

2. Se observó un resplandor rojo durante la generación de las esferas antes de la explosión

La aparición de los ‘terminadores’ en la superficie es la fase de energía más intensiva, haciendo que los “pilares de energía” y “terminadores” emitieran una luz blanca brillante, como el producido durante una soldadura.  

La intensidad de la luz era tal, que los observadores tuvieron la impresión de que todo se había desvanecido u oscurecido. 

Entonces, después de la aparición de un “terminador”, el nivel de energía del proceso cambiaba (disminuía) de modo que los “pilares de energía” y “terminadores” se pusieron rojos, iluminando la zona de la explosión por venir.

Maxim Kainachenok, un señor de 50 años de edad, cuestionado en Vanavara, dijo:

“…Mis padres se habían detenido en la Segochamba. Allí, la tierra tembló y hubo truenos. Al principio apareció un enrojecimiento, y luego el trueno. El enrojecimiento vió lejos de Vanavara. 

En el momento en que el meteorito cayó, tío Axenov salió a cuidar los renos y dijo que, primero, todo sobre el lugar de la explosión se volvió negro, y rojo, y después de eso se escuchó un trueno.”

… Anna Yelkina, una mujer Evenk de 75 años de edad que vive en Vanavara, confirmó esto: 

“Temprano por la mañana… un poco más alto que el sol, hubo un trueno. Muy, muy en lo alto. Todo el cielo estaba rojo, y no sólo el cielo: todo a su alrededor estaba de color rojo – la tierra y el cielo. 

Entonces hubo un gran estruendo. Un sonido como una campana, como alguien golpeando un trozo de hierro. La tormenta siguió cerca de media hora …”

 

Screen Shot 2017-08-05 at 17.18.44.png

 

3. Los vuelos de los “Terminadores”

Inmediatamente después de la aparición de los pilares de la luz (energía), aparecieron las “esferas terminadoras” brillando en el cielo que comenzaron a volar hacia el lugar de la explosión.

Al igual que muchos miles de personas que fueron interrogadas, N. Ponomarev del pueblo de Nizhne-Ilimsk comunicó:

 

el_bolido_de_cheliabinsk_-_destacada.jpg

“A las 7.20 am, un fuerte ruido se escuchó cerca de Nizhne-Ilimsk que se convirtió en trueno… Algunas de las casas fueron sacudidas por los golpes. Antes de que el trueno retumbara, muchos de los habitantes vieron “un cuerpo ardiente que se veía como un tronco”, que se precipitó rápidamente por encima de la tierra desde el sur hacia el noroeste. 

Inmediatamente después de que se produjo el retumbo, y en el lugar donde el cuerpo de fuego se había desvanecido, apareció “fuego”, y luego “humo” …”

K.A. Kokorin, un habitante del pueblo de Kezhma, quien fue interrogado por Ye. L. Krinov en 1930, dijo:

“Tres o cuatro días antes del día de San Pedro, alrededor de las 8 de la mañana, no más tarde, escuché sonidos como cañonazos. De inmediato corrí hacia el patio que está abierto hacia el suroeste y el oeste. 

En ese momento los sonidos continuaban y vi hacia el suroeste, en aproximadamente la mitad de la altura entre el cenit y el horizonte, una esfera roja que volaba, rayas del arco iris eran visibles a los lados y detrás de ella.

Al mismo tiempo en Kirensk, las personas estaban viendo una bola de fuego de color rojo hacia el noroeste, moviéndose horizontalmente según algunas cuentas, cayendo abruptamente según otras.


Cerca de los rápidos del rio Mursky (cerca de la localidad de Boguchany), hubo un destello de luz azulada, y un cuerpo ardiente, considerablemente más grande que el Sol, que se precipitó desde el sur dejando un amplio rastro brillante …”

 

4. La interceptación del meteorito

 

Impact zones.jpg

La interceptación del meteorito fue realizada por un “terminador”, que lo golpeó desde arriba para reducir bruscamente su velocidad original. Esto libera una cantidad colosal de energía que, combinada con la energía del “terminador”, literalmente se derrite toda la sustancia del meteorito.
En el reporte del corresponsal S. Kulesh, publicado en el periódico “Sibir Irkutsk” del 2 de julio (estilo antiguo) de 1908, leemos:

“En la mañana del 17 (30) de junio en la localidad de Nizhne-Kerelinskoye (a unos 215 km al norte de Kirensk) los campesinos vieron al noroeste, bastante alto sobre el horizonte, un cuerpo brillante con una luz

azul – blanca de fuerza excepcional (que no se podía mantener la vista fija en él), moviéndose hacia abajo durante diez minutos …

Después de haber abordado el suelo (bosque), el cuerpo resplandeciente parecía derretirse. Se escuchó una inmensa nube de humo negro que se formó en su lugar y un se escuchó un ruido excepcionalmente alto (no trueno), como si fuera una caída de piedras o cañonazos de fuego. Todos los edificios temblaron. Al mismo tiempo, una llama en forma indeterminada comenzó a brotar de la nube” …

Este es el relato de la S.B. Semionov, que se encontraba en el pueblo de Vanavara, a 100 kilómetros del lugar de la catástrofe:

… “De repente, hacia el norte, el cielo se partió en dos y en él apareció fuego, ancho y alto sobre los árboles, abarcando toda la parte norte del cielo. En ese momento sentí tanto calor como si mi camisa hubiera prendido fuego en mí. Quería gritar y romper mi camisa, pero en ese momento el cielo se cerró de golpe y hubo una tremenda explosión.

Fui lanzado a varios metros por el suelo. En el momento en que el cielo se abrió, junto a las casas, arrancó un viento caliente, como si de un cañón, dejando marcas en el suelo en forma de pistas y dañando las cebollas que estaban completamente desarrolladas. Luego resultó que muchos cristales habían estallado y estaban rotos en las ventanas y el cerrojo de hierro en la puerta del establo estaba roto” …

P.P. Kosolapov, que estaba justo al lado Semionov en ese momento, sintió que se le quemaban los oídos, aunque no notó ningún fenómeno de luz. A cincuenta kilómetros del lugar de la explosión, la ropa de las personas ardía por el calor insoportable que repentinamente cayó sobre ellos de alguna parte en la fría Taiga. A sesenta kilómetros de distancia, nadie podía mantenerse en pie. A seiscientos kilómetros de distancia, el flash eclipsó el sol.  
 

Screen Shot 2017-08-03 at 13.36.40.png

5. Fuerzas Explosivas Compensatorias

 

Los habitantes locales cuestionados por los científicos investigando la explosión de Tunguska, afirmaron que un instante antes de ese terrible momento, en algunos lugares, los árboles, y las yurtas (viviendas nómadas) y secciones de suelo de las colinas fueron arrastrados en el aire, mientras que, en los ríos, las olas corrían contra la corriente. 

Estas observaciones son una indicación directa de que lo que tuvo lugar fue una implosión de vacío, succionando todo hacia su centro, mientras al mismo tiempo tenía un componente operativo en dirección opuesta, ya que los árboles en los epicentros de las explosiones cayeron hacia el exterior desde el centro. 

 

tunguska-photo.jpg

¡Esta diferencia en direcciones apunta a la utilización de una tecnología para la compensación de las fuerzas explosivas! 

El testimonio de varios testigos se basa en una imagen de una distribución bien ordenada de la presión de la onda expansiva.  
Los materiales de investigación y entrevistas contienen un gran número de hechos que los especialistas han fallado en observar. Por ejemplo, indicaciones que las sacudidas, el ruido y el flash que acompañó a las explosiones fueron descritas por los testigos, ya sea como terribles o como insignificantes (apenas perceptibles), aunque los asentamientos y la gente quienes tenemos estas cuentas estaban a poca distancia entre sí.
¡Hay testimonios de varios testigos que estaban relativamente cerca del lugar de la explosión, afirmando que no notaron ninguna poderosa explosión en absoluto, y no sintieron temblores de tierra, mientras que, en algunos asentamientos a más de 600 kilómetros del epicentro, las casas temblaban, los vidrios de las ventanas fueron destrozados y las paredes de las estufas rajadas! 
En otras palabras, la principal onda expansiva de la explosión fue de alguna manera compensada de tal manera, que las personas que sufrieron menor cantidad, aunque no fue posible evitar víctimas entre los animales (miles de renos y personas murieron). No todo el mundo escuchó las advertencias de los chamanes y salió de la zona de peligro. 

Esta no era la primera vez que los investigadores habían llegado a través del uso de una tecnología para compensar las fuerzas explosivas. Los procesos y las consecuencias de la explosión de Tunguska, tienen una cierta similitud con la explosión que tuvo lugar el 12 de abril de 1991 en Sasovo, a unos 500 kilómetros al sur de Moscú. 

Investigaciones detalladas han demostrado que en ambos casos la principal fuerza de la onda expansiva y las consecuencias de las explosiones de gran magnitud y poder, fueron cambiadas de puesto a un espacio diferente (dimensión).  
Un indicador específico de la utilización de una tecnología para compensar las fuerzas explosivas, es un sonido característico que precede y completa la etapa de la explosión principal.

 

tunguska crater 2.jpg

 

Tanto las explosiones en Tunguska y Sasovo (esta última dejó un cráter gigante, de 28 x 3,5 metros, justo en el centro de la ciudad), el choque de la propia explosión fue precedido y luego se convirtió en un sonido que un testigo de la explosión de Tunguska describe como;

“Similar al sonido del viento, que iba de norte a sur”.

Otros hablaron de él como si fuera el ruido que una concha de tres pulgadas hace en el aire. 

¡Observe que este sonido precedió a la explosión y luego reapareció después, un sonido como si algo estuviera volando lejos del lugar de la catástrofe! En el incidente de Sasovo, los testigos describieron el efecto como el ruido de un avión jet cayendo o volando lejos. 

Este es el relato de una mujer llamada Nikitina que trabajaba en la estación de ferrocarril Sasovo:

“De repente se oyó un rugido creciente, las paredes de la torre de vigilancia, donde estaba en ese momento, se sacudieron. Luego vino una explosión de fuerza monstruosa. Los cristales de las ventanas cayeron destrozados por el suelo” …

Los testigos describen un ruido luego alejándose de ellos.

En general, se obtuvieron la siguiente secuencia de eventos:

  1. un rugido creciente (ruido)
  2. una poderosa explosión
  3. un ruido como un avión pasando por la barrera del sonido y un rugido disminuyendo (un ruido como un avión volando lejos del observador)

El uso de tecnología de compensación sugiere inequívocamente la participación de fuerzas inteligentes dirigiendo todo lo que pasó. ¡Si esto no hubiera sido así, las consecuencias de las explosiones habrían sido mucho más terribles y devastadoras, probablemente costando la vida de miles y miles de personas inocentes!

Impact zones.jpg
El primer golpe fue dado hacia abajo sobre el meteorito de Tunguska por un “terminador” de que había estado esperando y estalló sobre el meteorito a una altura de unos 10,000 metros.

La explosión fue acompañada por una luz cegadora que causó quemaduras por radiación a la vegetación y un incendio en una zona de 25 kilómetros de radio a la redonda.

Screen Shot 2017-08-12 at 14.39.23.png

Diagrama de la publicación de la revista Tekhnika i Molodezh (n º 1, 1984), que muestra la ubicación de los testigos y de las trayectorias de las “esferas Terminador” tomadas para el meteorito como les fue reportado a los investigadores Suslov (1), Astapovich (2), Krinov (3), Konenkin (4) y Fast (6). Número 5 indica la trayectoria determinada por las expediciones que visitaron el lugar de la explosión en la base de la dirección de los árboles caídos.

 

6. Distorsiones espacio-tiempo


La gigantesca descarga electromagnética que se produjo en el momento del impacto de este terminador causó una re-magnetización de los suelos, produciendo un efecto muy fuerte sobre el medio ambiente y sobre la estructura del espacio-tiempo de la explosión del sitio
– conduciendo a un cambio en el flujo de tiempo físico que, décadas más tarde, fue observado por las expediciones científicas en el área.

¡La distorsión del tiempo-espacio por medio de una potente descarga electromagnética, es un componente de la tecnología compensatoria!

Si tenemos en cuenta el uso de este mismo campo electromagnético de los ovnis a distorsionar la estructura del espacio-tiempo con el fin de cambiar a diferentes dimensiones, entonces, varias características de los testimonios dados por los testigos de Tunguska, nos permiten echar un nuevo vistazo a los hechos en cuestión, revelando detalles fascinantes que hasta ahora han escapado a la atención de los investigadores. 

Esta es la historia de Iván Kurkagyr, el hijo de un testigo de Tunguska. Contiene curioso relato de cómo, en el momento de la explosión – una potente descarga electromagnética causó una distorsión de la forma – algunas personas y animales fueron instantáneamente desplazado a diferentes lugares. ¡En otras palabras, fueron transferidos en el espacio!

… “Muchas tiendas estaban juntas. Por la mañana pudieron escucharse truenos. De luego comenzó una tormenta increíblemente ruidosa. Estrelló las tiendas de campaña, se llevó a personas a través del aire. Las personas se encontraron a sí mismas lejos, en el pantano. No podían entender… cómo habían sido llevadas allí. La tormenta que prendió fuego a la taiga también consumió sus renos. El fuego se propagó. Sólo quedó la tienda de campaña de un solo hombre.

Este hombre se quería ir a casa. Tenía dinero en su tursuk mochila. Al ver el fuego, se lanzó a coger el dinero. Corrió hacia el río, hacia las tiendas de campaña. El fuego estaba devorando las tiendas de sus vecinos. Las personas se arrojaron al río. El fuego pasó a través del agua. Los que estaban en el río cogieron fuego. 

Ellos bucearon, pero el fuego abrasó hasta los buceadores, quemándoles sus cabezas. De esa manera murieron todos”…

Hay un indicador más de un poderoso efecto en la estructura del espacio-tiempo en el área de la explosión. ¡En el momento de la explosión, el cielo se abrió y de alguna manera la gente pudo ver el espacio exterior del firmamento estrellado – más allá!
A.S. Kosolapova, la hija de S.B. Semionov, dijo, cuando se le preguntó por Krinov en 1930: 

“Yo tenía 19 años y en el momento de la caída del meteorito estaba en el puesto de comercio de Vanavara. 

Marfa Briukhanova y yo habíamos ido a la fuente de agua. María comenzó a sacar agua y yo estaba junto a ella, mirando hacia el norte. En ese momento, vi delante de mí hacia el norte el cielo abierto hasta la misma tierra y una ráfaga de fuego.

Teníamos miedo y sólo atiné a decir: “¿Por qué se ha abierto el cielo durante el día? He oído hablar de la apertura del cielo en la noche, pero nunca durante el día”, cuando el cielo se cerró de nuevo, y después de eso escuchamos explosiones, como disparos “…

En el momento del primer golpe, varias esferas “terminadores” estaban esperando en la zona, colgando en un lugar y quemando las copas de los árboles y la vegetación, con su energía de alta frecuencia. 

En estos últimos minutos antes del evento culminante, varios “terminadores” más se apresuraron al área (que más tarde fue nombrada después de Kulik).
Muchos de los que vieron las esferas de fuego volando a través del cielo, dijeron que su movimiento fue acompañado por una luz deslumbrante y brillante y una fuerte radiación de calor.

Observe cómo este evento la pareció al admirado empleado de Olonjo: 

 

Kiun Erbiie

 

No alcanzable en el vuelo

Sin sombras

El velóz heraldo – mensajero rápido del celestial Dyesegei,

Brillando en su mensaje,

Volando más rápido que los relámpagos

Kium Erbiie el campeón.

El volo,

Una estrella fugaz que cae,

Sólo el aire silbaba detrás de él …

Voló como una flecha,

Más allá de los límites,

De los amarillos cielos occidentales,

A la baja pendiente

De los cielos colgando sobre el abismo.

Voló a una altura –

Sólo el trueno peló…

Un fuego azul ardía detrás de él,

Un fuego blanco rugía a su paso,

Chispas rojas oscilaban en una nube, un resplandor

de luz brilló en las nubes …

¡Es un hecho notable que “los límites de los cielos amarillos occidentales” significa precisamente el área de la Podkamennaya Tunguska! 
 

7. Fragmentos de Meteoritos

Para imaginarse el curso posterior de los acontecimientos, es necesario tener una idea precisa de la relación entre la altura de la primera explosión (10,000 metros por encima del suelo), el tamaño de las áreas de árboles arrancados de raíz (muchas veces más grandes que altos) y la distancia de (cientos de kilómetros) a la que volaron los pedazos del meteorito fragmentado. (El intervalo entre las explosiones es el tiempo que tomaron los restos para volar de un área de la explosión al otro.)
Por encima del área de la explosión en Shishkov, el meteorito se había quebrado en varias partes. Los fragmentos se dispersaron en diferentes direcciones, pero las esferas “terminadoras” las desviaron a diferentes lados y las destruyeron. 

Screen Shot 2017-08-12 at 14.45.20.png

La dirección de los troncos caídos en el epicentro de la explosión.

Esta es la razón por la cual, por una parte, en las áreas de árboles desarraigados los investigadores encontraron varios epicentros marcados por troncos talados en diferentes direcciones, mientras que, por otro lado, todos los testigos hablaron de escuchar por primera vez una explosión terriblemente poderosa (la fragmentación) y, luego, en el transcurso de cinco a seis minutos, algo así como un cañoneo de artillería (la “limpieza” de las piezas pequeñas).  

Impact zones.jpg

Después de que el “terminador” golpeó el meteorito encima del sitio de Shishkov, grandes piezas de la sustancia del meteorito sobreviviente continuaron moviéndose por inercia a lo largo de la trayectoria original a la zona del lugar de la explosión de Kulik. Habiendo perdido velocidad y energía, los fragmentos cubrieron una distancia de 120 a 150 kilómetros en unos 15 minutos (la velocidad de un avión a reacción), después de lo cual se produjo una segunda poderosa explosión. Los “terminadores” que volaron hacia esta área golpearon los fragmentos procedentes del sitio Shishkov.  

Screen Shot 2017-08-07 at 16.54.00.png

Yegor Ankudinov, un habitante de la aldea en el distrito de Berezovo Nizhne-Ilimsk, región de Irkutsk, estaba con su padre y su tío en el momento, talando pinos en el bosque para hacer una casa.

Recordó:

“Era un hermoso día. Habíamos tomado el desayuno y comenzamos a cortar madera. De repente hubo una explosión en algún lugar cercano. El suelo empezó a temblar y las ramas secas se cayeron de los árboles. Luego, un poco más tarde, hubo otro trueno: el mismo, sólo muy, muy lejos, en algún lugar hacia el norte” …

El periódico Krasnoyarets del 13 de julio 1908 reportó:

“Pueblo Kezhemskoye”.

“El 17 de junio 1908 a las 7 am, se escuchó un ruido como si un fuerte viento estuviese soplando.. Inmediatamente después se produjo una terrible explosión, acompañado de un temblor de tierra que hizo que los edificios temblaran literalmente, y dando la impresión de que el edificio había recibido un golpe fuerte por algún enorme tronco o una piedra pesada.

El primer golpe fue seguido por un segundo, igualmente fuerte, luego un tercero. En el intervalo entre el primero y el segundo golpe, se oyó un ruido subterráneo inusual, como el sonido que podrían hacer los raíles, como si 10 trenes estuvieran corriendo sobre ellos a la vez. Después de 5-6 minutos hubo algo exactamente igual a un fuego de artillería: unos 50-60 golpes, casi idénticos a cortos intervalos.

Gradualmente las últimas explosiones se debilitaron. Un y medio o dos minutos después del final de los continuos “disparos”, se escucharon seis explosiones más, una tras otra, asemejando distantes disparos de cañón, pero todavía claramente audibles y tangibles por el temblor de la tierra”…

Las gigantescas esferas de plasma se estrellaron contra los fragmentos de meteoritos, liberando una colosal cantidad de energía con el fin de destruir al intruso cósmico con todo su contenido.

Cuando llegamos a evaluar la probabilidad de que un gran número de pequeños fragmentos siendo producidos por el aplastamiento del meteorito, fue sugerido que la carga electromagnética de los “terminadores” poseía una propiedad específica. 

El vector (carga) del campo magnético de un “terminador” obligó a todos los pequeños restos a adherirse magnéticamente al mismo, y luego todo fue destruido por la energía de la siguiente explosión.

Screen Shot 2017-08-07 at 16.52.14.png

Es posible que por encima de los sitios Shishkov (zona 1) o Kulik (zona 2), dos grandes piezas del meteorito, desprendidas por la explosión fueron lanzadas a 100 kilometros (zonas 4 y 5), donde los “terminadores” las atraparon y literalmente las redujeron a polvo. La energía de las “esferas terminadoras” fue tan poderosa que, además de la radiación electromagnética entre la Tierra y los “terminadores” también hubo poderosas descargas eléctricas (rayos).

Lea el relato de un testigo; 

“En la mañana del 30 de junio, los hermanos Chuchancha y Chekaren del clan Shaniagir estaban durmiendo en su tienda de campaña que fue montada junto al río Avarkitty.

Ellos fueron despertados por poderosos temblores y un sonoro silbido del viento: 

Chekaren y yo salimos de nuestros sacos de dormir y estábamos a punto de salir de la tienda, cuando repentinamente hubo un poderoso trueno. Esa fue la primera explosión.  

El suelo comenzó a saltar y a agitarse, un fuerte viento azotó nuestra tienda y la golpeó otra vez… Entonces vi una escena terrible: los troncos de los árboles cayendo, las agujas en ellos ardiendo, la maleza seca quemándose, el musgo ardiendo. Había humo por todas partes, nuestros ojos estaban doloridos. 

Hacía mucho calor, lo suficientemente caliente como para quemarse hasta la muerte. 

De pronto, sobre la colina donde el bosque ya había caído, se volvió muy luminoso y…de pronto, era como si hubiera aparecido otro sol… dolían los ojos e incluso yo cerré los míos. Y de luego hubo un gran trueno. Esa fue la segunda explosión.

 Era una mañana soleada, sin nubes. El sol brillaba con fuerza, como siempre, y aquí, ¡apareció este segundo sol!

Después de eso vimos, al parecer, en algún lugar allá arriba, pero en un lugar diferente, hubo otro flash y otra vez un poderoso choque. Esa fue la tercera explosión. Un viento nos golpeó, nos botó de nuestros pies, nos golpeó como troncos de árboles talados.


Vimos los árboles cayendo, vimos como las coronas de los árboles se quebraban arriba y ardían. 

De repente Chekaren gritó: “¡Mira!” y señaló. 

Miré y vi un rayo de relámpago. Destelló y golpeó de nuevo, haciendo un gran trueno. Pero el choque fue un poco menos que antes. Esa fue la cuarta explosión, como un trueno ordinario…

Ahora comprendí que vendría un golpe más, un quinto, pero era pequeño y en algún lugar a lo lejos”…

Más tarde los investigadores observaron que cuanto más se acercaban al epicentro, más árboles encontraron que habían sido quemados por el rayo. En el epicentro, hay lugares donde el 80 por ciento de los árboles sufrieron quemaduras por el rayo.

Esto también se confirma por los descubrimientos realizados por científicos de Novosibirsk, que demostraron que el desarraigo inicial de los árboles fue causado por una explosión radial. 

Llegaron a la conclusión de que había estallado un cuerpo, cuyas dimensiones lineales no eran más que unas decenas de metros y que éstas eran sólo explosiones posteriores que enturbiaron la imagen del evento radial inicial.
Los especialistas han calculado que las descargas eléctricas cargan el aire de entre dos y 15 minutos, dando la impresión auditiva de fuego de artillería, mientras que durante todo ese tiempo su fuente se mantiene por encima del epicentro, y no estaba moviéndose a una enorme velocidad. En otras palabras, el cuerpo llegó, se detuvo y afectó la localidad debajo en una serie de maneras, por ejemplo, con radiación, distorsiones temporales, y mutaciones…
La mayor parte del meteorito de Tunguska fue destruido por encima del sitio de Kulik, pero una sola pieza se “escapó” y voló otros 120 kilómetros antes de caer a tierra. La destrucción metódica de todo lo que pertenecía a los meteoritos, sugiere que llevaba algún tipo de bacteria o virus peligroso para la vida en la Tierra.

Por lo tanto, uno de los “terminadores” se hundió en el suelo, y en el suelo remató los restos del meteorito de Tunguska, causando un fuerte terremoto. El resultado fue un gigantesco cráter en el lugar de destino final del meteorito – un agujero de 200 metros de diámetro y 20 metros de profundidad, que más tarde fue nombrado “cráter de Voronov”. 

Screen Shot 2017-08-12 at 14.52.17.png

150313195213_crateres_rusia_siberia_624x351_afp.jpg

cratera-siberia-5.jpg

 

Vakulin, el jefe del departamento de correos Nizhne-Ilimsk, reportó en una carta de fecha 28 de julio 1908;
“El martes 17 de junio alrededor de las 8 a.m. (relojes no comprobados), de acuerdo con un gran número de habitantes de la zona que primero notaron al noroeste una bola de fuego descendiendo en un ángulo con el horizonte de este a oeste, que cuando se acercaba a la tierra se convirtió en una columna de fuego y de inmediato se desvaneció. Después de su desaparición, pudo verse una nube de humo en aumento desde el suelo en esa dirección.


Después de unos minutos, se produjo un fuerte ruido en el aire con distantes reportes monótonos como truenos. Estas explosiones fueron seguidas por ocho golpes fuertes, como disparos de artillería. La última explosión fue acompañada por un silbido y era especialmente potente, causando que temblara el suelo y los edificios” …

Algunos testigos declararon que la explosión hizo que la gente se cayera, muchos perdieron el conocimiento y no se recuperaron por días. La explosión derribó a caballos de rodillas, pero no se escaparon –  indicando que los animales estaban muy asustados. En algunos lugares, aparecieron grietas en el suelo.


Más apoyo a la idea de que el meteorito destruido llevaba microorganismos peligrosos, es la evidencia de que después de su destrucción, la instalación escaneó la superficie de la Tierra buscando restos de materia del meteorito.

¡Los aturdidos testigos informaron haber observado los “terminadores” volando sobre el lugar del accidente hasta la noche del 30 de junio!

Estas esferas terminadoras o “meteoros secundarios”, como han sido interpretados por los investigadores – fueron vistos por cerca de la mitad de todos los observadores.”

Por Valery Uvarov

Un Meteorito explota sobre Rusia – 15 de febrero 2013

 

 

Por Valery Uvarov

 Screen Shot 2017-08-12 at 14.58.21.png

Libro de Valery Uvarov en inglés, que falta por traducir al estañol.

 

Fuente: 

Facilitado por Valery Uvarov para ser traducido por 

Birgitte Knaus para – http://www.piramidesdebosnia.com

Documento de Valery Uvarov en inglés:

Valley of Death 2- English translation 2.pdf

 

También se puede leer en:

http://www.bibliotecapleyades.net/ciencia/esp_ciencia_tunguska26.htm

Lectura:

http://maresestelares.blogspot.com.es/2016/02/tunguska-event-rising-up-to-cosmic.html

 

MISTERIOS DEL VALLE DE LA MUERTE – Parte 2

MISTERIOS DEL VALLE DE LA MUERTE

de Siberia – Tunguska

por Valery Uvarov

¿Lo que hay detrás de la explosión de Tunguska?

 Diciembre 2004 a enero 2005

Traducido por Birgitte Knaus parahttp://www.piramidesdebosnia.com

Parte 2

Visualisation of the Tunguska explosion.jpgImagen visual de la explosion en Tunguska

Los reportajes de testigos indican que una antigua “Instalación” de Alta Tecnología en la remota Siberia, era responsable de enviar armas de esferas de plasma guiadas, para destruir un meteorito sobre Tunguska en 1908.

 

Lo que hay detrás de la explosión de Tunguska

Dentro de cuatro años, 30 de junio de 2008, será el centésimo aniversario de uno de los más misteriosos desastres: la explosión de un objeto que vino del espacio cerca del río Podkamennaya (o pedregoso) en Tunguska, Siberia. No hubo otro caso parecido en el siglo pasado para compararlo. La potencia total de la explosión excedió en más de 2000 veces la potencia combinada de las bombas atómicas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki!

 Aparte de eso, la explosión de Tunguska causó:

  • Un resplandor anómalo en el cielo que se siguió observando hasta 10 días después, y la intensa aparición de nubes plateadas
  • Una radiación masiva de luz y calor
  • La interrupción del funcionamiento normal de los instrumentos meteorológicos y la aparición de temblores superficiales sobre la tierra.
  • Una enorme onda de sonido que viajó dos veces alrededor del mundo.
  • La tala de árboles sobre una enorme área de más de 2,000 kilómetros cuadrados.
  • Rastros débiles de radiactividad, que se detectaron en las muestras de los árboles y las capas de hielo polar de 1908.
  • Propiedades anómalas del suelo y minerales en la zona de la explosión de Tunguska.
  • El inusualmente rápido crecimiento de la vegetación en el epicentro de la explosión de Tunguska.
  • El enfriamiento del clima de la Tierra en los años siguientes.

 

A pesar de que tal gran evento no pasó desapercibido, los primeros intentos de descubrir lo que realmente había ocurrido en la remota taiga siberiana, sólo se hizo muchos años después, en 1927.

Desde entonces, decenas de expediciones de investigación han visitado la zona, cientos de artículos científicos se han escrito y varios cientos de hipótesis han sido formuladas acerca de las causas del suceso. Ninguno de ellos, sin embargo, ha sido capaz de explicar con todo detalle los complejos fenómenos que precedieron y acompañaron la explosión de Tunguska.

Algunos de los fenómenos observados por los testigos simplemente no encajan en el marco de las teorías existentes. Gran parte de lo que sucedió entonces, no puede interpretarse en absoluto desde el punto de vista del pensamiento científico actual.
Más que eso, uno tiene la impresión persistente que nos hemos topado con algo completamente fuera de los límites de nuestra comprensión habitual del mundo que nos rodea.

Quizás hoy estamos más cerca que nunca de una solución al misterio que se convertirá en un punto de inflexión en el desarrollo de la conciencia humana. 

Pero requerirá una cierta audacia, la capacidad de mirar con una mente abierta, sin trabas por los dogmas actuales de la ciencia, con el fin de evaluar adecuadamente los episodios más inexplicables del evento.

Screen Shot 2017-08-08 at 18.15.25.png

El trabajo realizado por generaciones de científicos e investigadores nos proporcionó un rico acervo de datos y material científico, por lo que es posible arrojar luz sobre las verdaderas causas y la naturaleza de los fenómenos que tuvieron lugar hace casi 100 años en el área de la Podkamennaya Tunguska.
No vamos a entrar en los elementos clave de cada una de las principales hipótesis conocidas aquí, pero en cambio nos concentraremos en aquellos hechos que siempre han permanecido en las sombras y por alguna extraña razón nunca han recibido la atención que merecen.

Sorprendentemente, en conjunto con un antiguo poema épico, estos hechos presentan un panorama completamente diferente del evento que tuvo lugar a principios del siglo pasado.
Al principio de este estudio, debemos destacar que, tanto antes como después de la explosión de Tunguska, había varios otros acontecimientos relacionados con él de una manera determinada, siendo eslabones de una sola cadena. 

Por lo tanto, vamos a combinar en un solo “caso” el uso de los métodos empleados en las investigaciones criminales. 

Con el fin de ver la realidad de que durante tanto tiempo ha escapado a los ojos de los investigadores, tendremos que cambiar nuestra mirada hacia atrás y hacia delante en el espacio y el tiempo para mirar eventos separados por decenas, incluso cientos de años.
Con este fin, nos dirigimos a las cuentas de los testigos, de los cuales, incluso en una parte tan escasamente poblada de Siberia había miles. ¡Incluso a finales de 1960, fue posible encontrar unas 3,000 personas que recordaban ese acontecimiento tan extraordinario!
Antes de pasar a los hechos, debemos compartir lo que supusimos en el curso de nuestra investigación: una hipótesis acerca de la explosión de Tunguska, que será inesperada para muchos, pero que se formó durante el análisis de una gran cantidad de datos.

Basándose en el testimonio de miles de testigos de la explosión de Tunguska, los hallazgos de los investigadores, el texto de la épica Yakut, Olonjo, la cronología reconstruida de los hechos y un análisis de las consecuencias de las explosiones se describe no sólo en la épica, sino también a través de los esfuerzos de los investigadores científicos. Es posible presentar la propuesta razonada de que en el inmenso territorio deshabitado del noroeste de Yakutia hay una antigua instalación técnica subterránea.
Hace mucho, mucho tiempo, alguien construyó, en lo que se conoce como el “Valle de la Muerte”, un complejo que aún hoy protege a la Tierra de los meteoritos y asteroides. 

Por supuesto, tal sugerencia es asombrosa. Es difícil incluso contemplar esa posibilidad. De ello se desprende que, durante miles de años, algo que existía junto a nosotros, que supera no sólo nuestros logros actuales, sino incluso nuestras fantasías más audaces en lo que podría ser alcanzado y que no nos dimos cuenta.

Naturalmente, ninguno de los que investigó las diversas consecuencias científicamente inexplicables de la catástrofe de Tunguska pudo imaginar que todos los rastros dejados por las explosiones fueron el resultado de las actividades de un antiguo complejo de defensa cósmica, dejado por desconocidos constructores.

Screen Shot 2017-08-08 at 18.22.07.png“El abuelo” Matvei (108 años de edad), un testigo de la explosión de Tunguska 1908,
fotografiado con el autor en el 
asentamiento Evenk de Siuldiukar en 1997.

 

Leyendas locales y advertencias de los chamanes

Aquí está un detalle conservado en la memoria ancestral de la población local, transmitido a través de los milenios en un antiguo poema épico.

Las leyendas transmitidas de boca en boca dicen cómo esta tierra fue una vez repentinamente envuelta en una impenetrable oscuridad, y los alrededores fueron sacudidos por un rugido ensordecedor. Un huracán de fuerza invisible se levantó, y la tierra fue sacudida por fuertes golpes.
Cuando todo se calmó y la oscuridad se había dispersado, sus ojos encontraron un espectáculo sin precedentes. 

En el medio de la tierra quemada, brillando en el sol había una estructura alta y vertical, que era visible a una disminuyó en altura hasta que desapareció por completo debajo de la tierra. En lugar de la estructura alta se produjo un inmenso “orificio” vertical en la tierra.
En el curso de nuestra exposición de los hechos, presentaremos varios textos del Olonjo, que dan testimonio fuerte a favor de la hipótesis planteada por la obvia naturaleza tecnológica de los hechos descritos en los cuentos antiguos. Es sorprendente que las personas que tradujeron y analizaron estos textos no se dieron cuenta, ni siquiera sospecharon esto.

Comencemos con una reconstrucción detallada de los hechos, tratando de formar una visión integral de lo que precedió y acompañó a la catástrofe de 1908.
Los primeros en enterarse de la inminente calamidad fueron los chamanes de las tribus nativas. Dos meses antes de la explosión, los rumores sobre que el “fin del mundo” se acerca comenzaron a extenderse a través de la Taiga. Pasando de un asentamiento a otro, los chamanes advirtieron a los habitantes de un cataclismo inminente. La gente comenzó a mover sus rebaños desde la parte alta de la Podkamennaya Tunguska al Nizhniaya Tunguska y más allá, hacia el río Lena.

El éxodo de los Evenk comenzó inmediatamente después de una suglan (reunión) de todos los clanes nómadas que se desplazaban en las proximidades, que tuvo lugar en el mes de Teliat (mayo). Una conferencia secreta de los ancianos había decidido que el curso cíclico de su peregrinación, debía ser cambiado y que las familias deben moverse juntas a lo largo del nuevo curso.

Luego hubo un gran ritual en el que el “Gran Chamán”, anunció el “fin del mundo”:

…” Los Ancestros dijeron que tenían que moverse de sus lugares tradicionales. Nadie debería quedarse allí después del mes de Teliat (mayo), en el mes de Muchun (junio), así dijeron los ancestros… Los de arriba quieren visitar Dulia… Nadie debería ver eso.”

Y así, los nómadas comenzaron a moverse a través de la taiga…

Obedeciendo a un sentido interno y de apoyo, por así decirlo, a los pronunciamientos de los chamanes, los animales salvajes empezaron a salir. Los pájaros volaban de sus zonas de anidación, los cisnes se fueron de los lagos y los peces desaparecieron de los ríos. 

Una inmensa extensión de la taiga, la medición de varias decenas de miles de kilómetros cuadrados, perdió su fauna. Sólo aquellos que no creyeron las palabras de los chamanes se quedaron en la zona de peligro.
Todo esto habla por sí mismo. Obviamente, alguna temprana alerta del inminente evento fue dada a través de los chamanes que “hablaban con los espíritus de los antepasados”. Los animales, aves y peces reaccionaron instintivamente al peligro en acecho, en reacción a la influencia negativa del aumento del campo electromagnético de la Tierra en esa parte de la taiga.
Después de estudiar los textos de Olonjo, hablando con los cazadores locales y aquellos que siguen vivos, que recuerdan los acontecimientos lejanos, formamos la impresión de que el complejo en cuestión se encuentra disperso en diferentes partes de la taiga y se encuentran principalmente bajo tierra.
 

La planta de energía de la instalación

La destrucción o deformación de meteoritos y asteroides se logra usando un campo de fuerza que es transmitido en forma concentrada por algún tipo de formación electromagnética que se asemejan a brillantes esferas de fuego.

En esencia, esto es algo así como centellas, con la diferencia de que la centella más grande conocida por la ciencia es de aproximadamente dos metros de diámetro, mientras que las esferas utilizadas para desviar o destruir los meteoritos son de gigantescas dimensiones –  de unos 60 metros de diámetro.

Screen Shot 2017-08-05 at 16.54.31.png

¡Fue su vuelo, lo que fue visto en 1908 por miles de personas en gran parte de Siberia, con el resultado de que los testigos del evento de Tunguska, atribuyeron todo a la aparición de una serie de grandes bolas de luz!

Las “esferas de plasma” son aparentemente generadas por una central eléctrica situada en el interior de la Tierra, en un lugar que fue elegido deliberadamente por alguien. Son asociadas con una superficie geofísicamente distintiva del planeta: la anomalía magnética de Siberia Oriental. 

El periódico Tekhnika Molodiozhi (número 1, 1984) la llamó,

“una súper anomalía magnética, la fuente de la que se encuentra a una profundidad de medio radio de la Tierra”.

En otras palabras, la planta de energía del complejo se basa en la energía del planeta y es en sí misma en cierta medida, al parecer, una de las causas de esta super-anomalía.

Screen Shot 2017-08-08 at 18.29.00.png

Leonid Kulik, el primer investigador de la explosión de Tunguska.
(Fuente: 1930 fotografía de la Biblioteca KMET)

Official commemorative stamp honoring the scientific work conducted by Leonid Kulik.jpg

La preparación para la lucha contra el meteorito de Tunguska se aproximaba (se trataba efectivamente de un meteorito; Leonid Kulik estaba en lo correcto, en cierto sentido) y comenzó dos meses antes de la explosión, como fue confirmado por el comportamiento de los chamanes y el de la fauna de la taiga. 

Aproximadamente 10 días antes de la explosión, la “instalación”, ubicada en el Valle de la Muerte, pasó a una fase activa.

Fue la activación de la planta de energía, y el aumento de su nivel de energía ocasionado por el complejo a partir de sus preparaciones para la generación de energía (esferas electromagnéticas), actuando sobre el medio ambiente, que se convirtió en la causa de la aparición de grandes anomalías atmosféricas asociadas con el aumento de la tensión en el campo electromagnético de la Tierra. El efecto de la instalación fue tan poderoso que, 10 días antes de la explosión, en muchos países de Europa, así como en el oeste de Siberia, la oscuridad de la noche fue reemplazada por una inusual iluminación, como si esas áreas estuvieran experimentando el fenómeno de “noches blancas” de los veranos de las altas latitudes.

Screen Shot 2017-08-08 at 18.34.14.png

Impresión artística de los resplandores anómalos observados después de una explosión.

 

En todas partes aparecieron, brillando en la penumbra del amanecer y el atardecer, nubes plateadas de este a oeste que se formaron a lo largo de las líneas de fuerza, como las que se producen entre los polos de un imán. 

Screen Shot 2017-08-05 at 17.13.48.png

 

Tenía sentido, como señala E. Krinov, uno de los investigadores en la explosión de Tunguska, de la proximidad de algún inusual fenómeno natural.
Muchos años más tarde, los investigadores de Tomsk se encontraron con una olvidada publicación por un profesor Weber, sobre una poderosa perturbación geomagnética observada en un laboratorio en la Universidad de Kiel, en Alemania. Esto se observó durante tres días antes de la intrusión del objeto de Tunguska, que terminaron a la misma hora cuando el gigantesco bólido explotó por encima de la meseta central de Siberia.

 

El meteorito de Tunguska y las Esferas “Terminador”

Pasaron diez días y luego, en la mañana de 30 de junio de 1908, un cuerpo del espacio exterior entró a gran velocidad en la atmósfera de la Tierra.

Siguió una trayectoria de sureste a noroeste. La determinación de la trayectoria exacta del meteorito tiene un papel importante en la investigación del caso, sobre todo porque – como veremos – había varios objetos moviéndose desde diferentes lados en el cielo sobre la taiga siberiana, acercándose al lugar de la explosión.

Fueron las discrepancias en las cuentas de los testigos, quienes a la vez y al mismo tiempo observaron objetos por encima de las zonas remotas de Siberia lejos unos de otros, moviéndose en diferentes cursos, pero hacia un solo punto – esto confundió a los investigadores, y que provocó la hipótesis de que probablemente era una nave espacial que había maniobrado por encima de la taiga siberiana.
Treinta y ocho minutos antes de la destrucción del meteorito de Tunguska, el complejo del Valle de la Muerte se movió a su fase culminante. La generación de esferas – que, por razones de conveniencia, llamaremos “terminadores” – comenzó.

Screen Shot 2017-08-05 at 17.16.04.png

Reconstrucción del momento en que un terminador se desprende de un eje.

En la mina Stepanovsky (cerca de la ciudad de Yuzhno-Eniseisk) comenzó un terremoto 30 minutos antes de la caída del meteorito.
Un testigo de estos eventos hizo el siguiente reportaje;

“Él se encontraba al lado de un pequeño lago, cuando el suelo empezó a temblar bajo sus pies. Comenzó algo así como un terremoto.

De repente, dentro de él, le surgió un inexplicable e inhumano sentido de temor. Era como si alguna fuerza le condujera lejos del lago. En ese momento, el agua dentro del lago comenzó a caer hacia abajo, y mientras fluía hacia abajo y se vaciaba, como si hacia una grieta, el fondo parecía estarse partiendo como en dos hojas. Podían verse muescas en los bordes de las dos gigantescas hojas.

El testigo fue preso de un impulsivo terror salvaje y huyó tan rápido y lejos como sus piernas se lo permitieron.

Después de correr una distancia considerable, se tropezó en un arbusto y se cayó, y cuando se puso de pie y miró hacia atrás, vio levantarse de lo que una vez fue el lago, una columna de luz brillante, y en la parte superior de la cual apareció una bola. Todo esto fue acompañado por un terrible rugido y zumbido. Su ropa comenzó a arder, la radiación le quemó la cara y las orejas..”. 

Este episodio coincide asombrosamente bien con los textos de la épica de Olonjo y los cuentos antiguos, que hablan de un lugar llamado Tong Duurai, a través del cual fluye la corriente de los Ottoamokh (“agujeros en la tierra”), donde hay pozos de una profundidad increíble conocidos como “los abismos de la risa”. 

De estos, dicen las leyendas, vuelan torbellinos de fuego. 

Después de un largo período de silencio, casi un siglo antes de cada gran explosión o serie de explosiones, habría un evento de menor escala. Las leyendas dicen que una delgada columna de fuego surgió el “orificio de hierro”. En la parte superior de este, apareció una gran bola de fuego. Fue escoltado en vuelo por su séquito, “un enjambre de torbellinos fatalmente sangrientos” que hicieron estragos en los alrededores.

Acompañados por cuatro truenos en serie, se elevó a una altura aún mayor y se fue volando, dejando tras de sí un largo “rastro de humo y fuego”. Luego, un cañonazo de sus explosiones sonó en la distancia … 

Es notable que las leyendas Yakut contienen muchas referencias a las explosiones, torbellinos de fuego y lanzamiento de esferas de fuego vomitadas por “un orificio eructando humo y fuego”, con una “tapadera de acero golpeando “, en cuyas profundidades se encuentra todo un país subterráneo. 

Está habitado por un fiero villano “que siembra contagio y lanza una bola de fuego”- el gigante UOT Usumu Tong Duurai (que se puede traducir como “el criminal extranjero que atravesó la tierra y se escondió en el fondo, destruyendo todo alrededor con un ardiente torbellino “).

Testimonio del testigo presencial

 

Eso es lo que dicen las leyendas, y este es el relato de G.K. Kulesh, que era un observador en una estación meteorológica en Kirensk, a unos 460 kilómetros del lugar de la explosión de Tunguska:

“El 30 de junio se observó un fenómeno inusual en el noroeste de Kirensk, que duró aproximadamente de las 7:15 a las 8 am. No lo vi yo mismo, al sentarme a trabajar después de grabar la lectura de los instrumentos meteorológicos. Esto es lo que ocurrió (Doy la esencia de lo que dijeron aquellos que lo presenciaron).


A las 7.15 am, un pilar de fuego apareció en el noroeste, de cerca de cuatro Sagens (más de 8 metros) de diámetro en forma de una lanza. Cuando el pilar desapareció, se escucharon cinco fuertes y breves explosiones, como cañonazos siguiendo rápida y claramente, uno tras otro. Entonces una nube densa apareció en ese lugar.

Unos 15 minutos después, se oyó el mismo tipo de golpes nuevamente, otros 15 minutos más tarde se repitieron. El barquero, un ex soldado y general, un hombre inteligente, sabio del mundo, contó 14 golpes en tres grupos. De acuerdo con su trabajo, esto significaba que estaba en la orilla del río y vio y oyó todo el fenómeno de principio a fin.”

Mucha gente vio la columna de fuego, pero las explosiones fueron escuchadas por un número aún mayor.

“Había campesinos cerca de la ciudad, en la aldea de Korelinaya, que se encuentra a 20 verstas [21 Km.] de Kirensk en la Tunguska más cercana. Se reportó que habían tenido un tan poderoso terremoto, que los cristales de las ventanas en sus casas se quebraron… la marca en el rollo del barógrafo lo confirmó.”
En los archivos de la antigua Irkutsk Magnética y el Observatorio Meteorológico, los investigadores lograron encontrar notas escritas por A.K. Kokorin, que era un observador en una estación meteorológica en el río Kezhma, a unos 600 km del lugar de la explosión de Tunguska. 

En su diario de observación, para junio de 1908, la sección titulada “Notas” contiene una entrada de excepcional importancia.

Esto demuestra que se encontraba sin duda más de un objeto en el aire en ese momento.

“A las 7 a.m., dos círculos de fuego [esferas] de tamaño gigantesco aparecieron en el norte, 4 minutos después de aparecer, los círculos desaparecieron, poco después de la desaparición de los círculos de fuego, se escuchó un fuerte ruido, similar al sonido del viento, que iba de norte a sur, el ruido duró unos 5 minutos, luego le siguieron sonidos de truenos y disparos como de enormes cañones, que hicieron vibrar las ventanas. 

Los disparos continuaron durante 2 minutos, y después de ellos vino un sonido como un disparo de rifle. Estos últimos sonidos duraron 2 minutos. Todo ocurrió a plena luz del día.”

Screen Shot 2017-08-05 at 17.18.44.png

 Mapa de la región que muestra las trayectorias de vuelo de los diferentes objetos.

En ese momento, T. Naumenko estaba observando el vuelo de una esfera desde el pueblo de Kezhma situado en el río Angara.

Afirmó que el cuerpo era más grande que la Luna y cruzó por delante del Sol, que en ese momento estaba a una altura de 27 º sobre el horizonte. En ese mismo momento, el meteorito de Tunguska sobrevoló la aldea de Mironovo (58º 14’N, 109º 29’E).
El primero en ver el vuelo de uno de las “terminadores” llevando una poderosa carga electromagnética, fueron los habitantes de la aldea de Alexandrovka (sur de territorio Altai), que está casi a 1,500 kilómetros de distancia del lugar de la explosión.
El relato dado por Ivan Nikanorovich Kudriavtsev, que presenció la huida de la esfera de fuego, contiene datos que apuntan a la naturaleza electromagnética del “terminador”:

“…30 de junio de 1908 fue un día claro… Yo estaba sentado frente a una ventana que daba al Noroeste. Nuestro pueblo, Alexandrovka, se extiende a lo largo de un barranco…  

Al otro lado de la aldea, en la cresta Semi se levantaba la cima del monte Gliaden. A las 7 de la mañana, el sol ya se había levantado, pero todavía no aparecía por detrás de Gliaden. Y de pronto una esfera brillante apareció en el cielo, rápidamente creciendo en tamaño y brillo. Volaba hacia el noroeste.

La esfera voladora era del tamaño de la Luna, sólo más brillante, aunque no deslumbrantemente brillante: se podía observar su vuelo sin apartar la mirada. Volaba muy rápidamente. Mientras volaba, la esfera dejaba atrás una estela de humo blanco más ancho que la propia esfera. 

Tan pronto como apareció esta esfera, toda la localidad se iluminó con una luz artificial, y la luz no aumentó de manera uniforme, pero con algún tipo de fluctuaciones, destellos en forma de ondas.

No había ruido, ningún rugido acompañaba el vuelo de la esfera, pero la luz fluctuante no natural inspiró una especie de miedo, una ansiedad…”

Ye. Sarychev, cuestionado por D.F. Landsberg en Kansk 11 de octubre de 1921, dijo:

“Con el inicio del ruido, una especie de resplandor apareció en el aire, de forma redonda, aproximadamente la mitad del tamaño de la Luna, con un matiz azulado, volando rápidamente en una dirección desde Filimonovo hacia Irkutsk. 

El resplandor dejó un rastro en forma de una raya azulada pálida que se extendió casi toda la longitud de su curso, luego al final se desvaneció gradualmente. 

El brillo se escondió detrás de la montaña sin romperse. He podido observar la duración del fenómeno, pero fue muy corto. Hacia buen tiempo y estaba absolutamente claro y tranquilo.”

Al mismo tiempo, se observó el vuelo de un cuerpo celeste en el sur del territorio de Krasnoyarsk, a 60 km al norte de Minusinsk, a 930 km del lugar de la explosión, pero moviéndose a lo largo de una trayectoria diferente.

Aproximadamente al mismo tiempo, un objeto fue observado en la región del asentamiento Nizhneye-Ilimskoye, a 418 km del lugar de la explosión. Y entonces, se ha establecido de manera irrefutable, que un cuerpo celestial sobrevoló el pueblo de Preobrazhenka, que está en la parte (inferior) del río Tunguska Nizhniaya. 

Y todos estos objetos estaban volando en la misma dirección, hacia un destino: ¡al área de la explosión de Shishkov y Kulik y el cráter de Voronov!
La imagen que se forma a partir de relatos de testigos muestra claramente que los objetos observados desde diferentes partes de la Taiga, no podrían haber sido meteoritos. Hubo muchos de ellos y siguieron trayectorias diferentes, pero hacia un solo punto. 

Sorprendentemente, los científicos e investigadores que tan cuidadosamente interrogaron a numerosos testigos, fueron incapaces de detectar en sus cuentas la diferencia entre el comportamiento del meteorito y la de las “esferas terminador”, que en un gran número de diferentes direcciones con el fin de cerrarlo y destruirlo.

Es un hecho bien conocido que el vuelo de un meteorito a través de la atmósfera es siempre muy corto (una cuestión de segundos) y muy rápido (entre 6 y 22 km por segundo), en un ángulo a la superficie de la Tierra a lo largo de una trayectoria recta, dejando un rastro de fuego y humo que se extiende por 200 a 300 kilómetros y toma algunas decenas de minutos para dispersarse. 

Los reportes de los investigadores y las explicaciones de los científicos hablan de un único objeto de la Tunguska. 

Sin embargo, los relatos de los testigos del evento en sí y la evidencia recogida por los investigadores obstinadamente indican, que hubo varios objetos en el cielo, siguiendo diferentes trayectorias en diferentes direcciones, pero más significativamente moviéndose lentamente, paralelos a la superficie de la Tierra, a veces deteniéndose, cambiando de rumbo y velocidad – en otras palabras, maniobrando – lo que excluye por completo la sugerencia de que los objetos observados eran cometas o meteoritos.

¡Los meteoritos y cometas no vuelan de esa manera!
Miles de observadores no pudieron haber confundido lo que vieron, ya que el cielo estaba despejado por la mañana. Las personas que viven en un radio de más de 800 km del lugar donde cayó el intruso cósmico, observó el inusual vuelo de enormes cuerpos ardientes desprendiendo chispas y dejando rastros del arco iris detrás de ellos. 

El punto más importante, sin embargo, es que no todos vieron el mismo objeto, sino distintas “esferas terminador” que variaban en apariencia y comportamiento.
Después de que los “terminadores” fueran creados y expulsados a través de los pozos de instalación, comenzaron a moverse hasta cierto punto de control, el lugar de su último reconocimiento antes de la destrucción del meteorito. En un determinado momento de su vuelo, las esferas se detuvieron para ajustar su posición en relación con el meteorito cayendo, y luego, arrancaron a gran velocidad y con un rugido terrible, corriendo a su encuentro.
Más abajo se muestra un extracto del relato de un testigo que vivía en la aldea de Moga en el Nizhniaya Tunguska, a 300 km al este del lugar de la explosión.
Fue citado en el libro “Eco” de Yury Sbitnev y habla por sí mismo.

“…Recuerdo bien ese momento, yo entonces tenía once años. Me levanté muy temprano… Estaba claro y sin nubes… Nuestra casa estaba aquí, donde aún se encuentra, al pie de una colina. Yo estaba martillando la guadaña.


Allí estaba yo golpeando la guadaña, pero el sonido parecía venir de otra parte. Me quedé inmóvil y mientras escuchaba, comenzó una verdadera conmoción. El cielo estaba claro, ni una nube a la vista. Por supuesto, no había aviones ni helicópteros en ese entonces. Fue sólo más tarde que nos familiarizamos con ellos. Pero hubo un estruendo. No era como una tormenta eléctrica. Y siguió haciendo fuertes ruidos…


De repente, un segundo sol rodó hacia el cielo. “El nuestro”, estaba pegándome en la parte trasera de mi cabeza, y éste estaba ante mis ojos. No podía ver, todo se volvió negro. Salí disparado hacia la casa y vi, como ese nuevo sol brillaba a través de esta ventana aquí y esa luz resplandeciente se deslizaba a través de la estufa así…

Como la mayoría de las casas rusas, la casa se alzaba en la parte norte de los ríos, con sus ventanas mirando hacia el este y el sur. Una pequeña ventana daba al noroeste y este “sol” brillaba a través de ella, coloreando la pared blanca detrás de la gran estufa rusa de color carmesí. Este resplandor se movía de derecha a izquierda, hacia el este. 

No había luz solar ordinaria entrando por las ventanas, y no se alumbraba la otra pared de la estufa.


Observaba el sol irradiando por la ventana sobre la cocina y me quedé boquiabierto. Nunca había visto nada igual. Y el ruido seguía retumbando. No hubo alivio. Mi abuelo estaba sentado en la cocina y empezó a cantar una oración en voz alta. Él cantaba y me dijo; 

“Stiopa, vamos a orar! ¡Oremos todos! ¡Ha sucedido… ha llegado el momento!” Los chamanes habían advertido a la gente sobre el fin del mundo”.

¿Qué, orarar? Quería correr hacia algún lugar y no sabía adonde. El ruido nos envolvía y se oía por todos los lados y una bola de fuego se acercaba hacia nosotros. De pronto se mantuvo y la luz que emitía se arrastraba a través de la cocina…y luego se detuvo…¡stop!”
La esfera de fuego, que apareció en un cielo claro y sin nubes se acercó a la tierra con un ruido creciente. Crecía mientras yo miraba, ardió y se volvió tan lleno de una poderosa luz radiante, que era imposible verlo. En algún momento difícil de describir, el terrible estruendo se convirtió en un rugido incesante y la esfera dejó de moverse, colgando por encima del suelo de la tierra, como el Sol se vierte sobre el horizonte justo antes del atardecer. 

Es difícil establecer la cantidad de tiempo que se detuvo, pero la esfera de fuego se quedó quieta el tiempo suficiente para que su inmovilidad impresionara a una asombrada mente humana.


Tenía miedo de mirar por la ventana, pero me di cuenta de que la luz se había detenido sobre la
cocina. Entonces, de repente dio como una explosión de velocidad, cruzó la cocina y se fue. El estruendo fue terrible. La tierra tembló. Me tiré al suelo y el cristal de la ventanilla estaba esparcido, como si alguien lo hubiera golpeado… no estuve en el suelo por mucho tiempo. Salté hacia arriba, pensando:

 “¿Dónde está el abuelo? ¡No me digan que ha sido derribado!” Estaba tendido boca abajo en el mismo borde de la estufa y me preguntaba, “Stiopa, ¿qué es eso? Stiopa, ¿qué fue eso?” Estaba mojado y blanco, blanco como la pared… Creo que la tierra seguía temblando, el suelo se movió bajo mis pies, o tal vez eran mis piernas que temblaban. ¡Fue terrible!

“… Nadie podía entender hacia dónde se había ido, ese sol. Había estado brillando justo un momento antes, y tan fuerte que las sombras desaparecieron instantáneamente, y la luz, chocando con la luz, privó al mundo de sus familiares y agradables formas.  

Todo, desde la más pequeña brizna de hierba hasta el árbol de cedro, repentinamente parecían diferentes a como lo habían sido siempre. Los colores se desvanecieron; también lo hizo la habitual tridimensionalidad del mundo, la calidez, la ternura. 

Nuestro mundo se había ido…” 

A juzgar por los detalles de este relato, el narrador estaba muy cerca de un lugar donde se había generado una “esfera terminadora”, es decir, en las inmediaciones de uno de los pilares de energía (torbellinos de fuego) enviando al “terminador” a la superficie.
El relato registrado por Sbytnev incluye este importante elemento:

“Alguien vio una columna de fuego, yendo hacia abajo y desde esa bola de fuego, por un instante apareció una especie de enorme árbol con una corona de fuego redonda. Alguien se dio cuenta de que esta feroz esfera de luz escupió, por así decirlo, una bola más que arrancó hacia la tierra. Otros, sin embargo, insistieron en que no había habido ninguna segunda bola, pero ese incendio, ese sol, sí se abalanzó hacia abajo oblicuamente.


Muchos lo vieron y hubo muchas versiones diferentes. Pero todo el mundo estaba de acuerdo en que el movimiento de ese cuerpo de fuego misterioso se detuvo y se mantuvo inmóvil por un tiempo por encima del suelo. 

Y había un rugido… Y entonces hubo algo como una explosión – la tierra temblaba y un rápido movimiento de alejamiento, despegue, y el mismo ruido, pero ahora disminuyendo y el fuego feroz se desvanecía – se veía cada vez menos, hasta que apenas se podía distinguir en la vasta extensión del cielo blanco.

 Luego desapareció y terminaron los truenos, se disminuyó todo y desapareció por completo… Estuvo allí – y se fue volando…  

 

La Épica de Olonjo

Dispersando una tormenta de piedras, 
causando un rayo centelleante, 
causando cuatro truenos

Detrás de él, voló el indefectible
Niurgun Bootur…

Un cuidadoso estudio de Olonjo estimula una importante conclusión.

Algunos elementos de la epopeya describen un patrón que refleja con precisión las fases en desarrollo de los acontecimientos que se producen periódicamente por encima de la tundra siberiana. Queda claro por qué los textos Olonjo contienen dichos ecos sorprendentes de los relatos de los testigos.

Screen Shot 2017-08-05 at 19.39.18.png

Aquí puede leer algunas frases de Olonjo:

A una distancia de tres días de camino
se puede ver el humo,
Extendiéndose hacia arriba como un hongo.
La tierra alrededor se cubrió
de polvo y cenizas.
El humo se arremolinaba,
grueso y negro,
se levantó al cielo en una nube oscura,
Oscureciendo la luz del sol.

En diferentes ocasiones este escenario ha sido atestiguado por miles de personas. 

Entre los relatos más interesantes de esta naturaleza está un reporte del embajador holandés, el barón de Bij, que I.V. Bogatyrev encontró en el Archivo Naval del Estado de la URSS:

“El 13 de abril de 1716, el segundo día después de la fiesta de Pascua, alrededor de las 9 de la noche apareció en un cielo limpio, sin nubes, un brillante meteoro, el desarrollo gradual de este acontecimiento se adjunta aquí.


“En la parte noreste del cielo se alzó por primera vez desde el horizonte una nube muy densa, apuntando hacia la parte superior y lo ancho en la base. Se levantó tan rápidamente que en no más de tres minutos que llegó a la mitad de la altura hasta el cenit.


En el momento en que apareció la nube oscura, en el noroeste apareció un enorme cometa brillante que se elevó a 12º sobre el horizonte, y luego desde el norte surgió otra nube oscura, desde el oeste, rápidamente subiendo a la nube que se acercaba un tanto más lenta.

Entre estas dos nubes, en el noreste se formó una luz brillante en la forma de una columna, que durante varios minutos no cambió su posición, mientras que la nube que apareció desde el oeste se trasladó a su encuentro con una velocidad excepcional y chocó con la otra nube con una fuerza tan terrible, que de esa colisión salió una amplia llama en el cielo, y esta fue acompañada por humo, mientras que el resplandor se extendió del noreste al oeste.

El verdadero humo se ascendió a 20º sobre el horizonte, mientras que los rayos de fuego se cruzaban constantemente en todas direcciones, como si una batalla entre muchas armadas y ejércitos hubiera tenido lugar. Este prodigio continuó durante un cuarto de hora en su forma más deslumbrante y luego comenzó a apagarse poco a poco y terminó con la aparición de una serie de flechas brillantes que llegaron a 80º por encima del horizonte. 

La nube que había aparecido en el este se dispersó. Después, la otra desapareció por completo, de manera que a las 10 de la noche, el cielo había vuelto a ser claro y brillaba con sus estrellas brillantes.

Uno no puede imaginar lo aterrador que fue este fenómeno en el momento en que las dos nubes chocaron, cuando ambas se rompieron, por así decirlo, del poderoso golpe, y cuando también fueron acompañadas con una velocidad excepcional por una multitud de pequeñas nubes que se dirigían hacia el oeste. Las llamas que salían volando de ellas, eran como truenos, excepcionalmente brillantes y deslumbrantes.” 

Genio de Alta Tecnología detrás de la Instalación

“Analizando las consecuencias de las explosiones que han tenido lugar por encima de la Taiga de Siberia en los últimos 100 años, se obtiene una sensación desgarradora de gratitud y admiración hacia el poder intelectual de los que, hace miles de años, construyeron un complejo para defender nuestro hermoso planeta azul y todos sus habitantes.

¡Incluso el primer golpe, llamó la atención cuando un meteorito todavía a muchos kilómetros sobre la Tierra, causa suficiente desviación en su trayectoria de vuelo para cambiar todo lo que ocurre posteriormente, y todas las consecuencias de las explosiones que destruyen el meteorito ocurren lejos de lugares densamente poblados, en lugares y áreas menos peligrosas!”  

Por Valery Uvarov

39581b51-1528-43c5-939c-b254678539b7.jpg

Libro de Valery Uvarov en inglés

 

Fuente: 

Facilitado por Valery Uvarov y traducido por Birgitte Knaus para – www.piramidesdebosnia.com

Valley of Death 2- English translation 2.pdf

También se puede leer en:

http://www.bibliotecapleyades.net/ciencia/esp_ciencia_tunguska26.htm

Este artículo fue primeramente traducido del ruso al inglés y del inglés al español.
Valery Uvarov and me, Bosnia, June 2017.jpg

He tenido el honor y placer de conocer al señor Valery Uvarov durante el Tour & Conferencia del Solsticio de Verano 2017 en Visoko – Bosnia, y he podido filmar su magnífica ponencia que dio en Sarajevo el 20 de junio.

Falta por traducirla al español.

B.Knaus

 

 

 

MISTERIOS DEL VALLE DE LA MUERTE – Parte 1

 

MISTERIOS DEL VALLE DE LA MUERTE

Tunguska – Siberia

por Valery Uvarov  – 2003-2004
Departamento N13 – Academia Nacional de Seguridad

San Petersburgo – Rusia

Traducido por Birgitte Knaus 

2017-08-03-PHOTO-00000617.jpg

Parte 1

Diciembre 2003 – Enero 2004

A través de una extensa área de la escasamente poblada Yukutia en Siberia, se pueden encontrar estructuras metálicas extrañas y pruebas de devastadoras explosiones de tipo nuclear cada seis o siete siglos.

Map of Siberia_1.jpg

El área de Tunguska en Siberia

EL VALLE DE LA MUERTE

Unknown.jpeg

El autor Valery Uvarov

En el noroeste de Yakutia en Siberia, en la cuenca del río Viliuy superior, hay una zona difícil de alcanzar que lleva la marca de un gran cataclismo que tuvo lugar hace unos 800 años, que derribó toda la cubierta forestal y fragmentos de piedra dispersos lo largo de cientos de kilómetros cuadrados.

Distribuido a través de esta zona están unos misteriosos objetos metálicos situados a gran profundidad en el permafrost. A primera vista, su presencia se revela sólo por parches de extraña vegetación. El nombre antiguo de esta zona es Uliuiu Cherkechekh, que se traduce como “el Valle de la Muerte”.
Durante muchos años el pueblo Yakut ha dado un amplio espacio a esta área remota, que ha jugado y aún juega un poderoso papel especial en el destino, no sólo de la civilización, sino del planeta en su conjunto.
Después de haber sistematizado una gran cantidad de reportes y materiales de diversos tipos, decidimos informar de algo que puede cambiar la percepción del mundo a nuestro alrededor y nuestro lugar en él, si la humanidad presta atención a lo que se indica aquí.

A fin de proporcionar la imagen más completa posible, hemos dividido nuestro relato en tres secciones. 

La primera contiene los hechos e reportes de testigos presenciales en la forma en que nos llegaron. La segunda presenta las antiguas leyendas de los pueblos que viven en esta región y la épica de los pueblos vecinos que observaron fenómenos extraños. Esto es importante para que usted pueda llevar a cabo su propia investigación y aprecie por sí mismo todos los detalles de la narración.

Finalmente, escribiremos lo que hay detrás de todo esto 

 

Reportes de testigos

 

El área en cuestión se puede describir como una masa sólida de pantanos, alternando con la casi intransitable Taiga, que abarca más de 100.000 kilómetros cuadrados. Algunos rumores bastante curiosos se han adherido a la zona en relación con objetos metálicos de origen desconocido encontrados en toda su extensión.
Con el fin de arrojar luz sobre lo que fuera esto, existiendo apenas perceptiblemente a nuestro lado, es lo que fue dando lugar a estos rumores y tuvimos que ir a la historia antigua de esta región, para descubrir sus creencias y leyendas. Nos las arreglamos para recrear determinados elementos de la paleotoponimia local (La toponimia u onomástica geográfica es una disciplina de la onomástica que consiste en el estudio etimológico de los nombres propios de un lugar.)  y éstos coincidían de manera asombrosa con el contenido de las antiguas leyendas.

Todo indicaba que las leyendas y rumores se referían a cosas muy específicas.

Screen Shot 2017-08-04 at 22.11.52.png

En la antigüedad, el Valle de la Muerte fue parte de una ruta nómada utilizada por el pueblo Evenk, desde Bodaibo a Annybar y en la costa del Mar de Laptev.

Justo hasta 1936, un comerciante llamado Savvinov comerciaba en la ruta. Cuando renunció a la empresa, los habitantes abandonaron gradualmente esos lugares. Finalmente, el comerciante de mediana edad y su nieta Zina decidieron mudarse a Siuldiukar. 

En algún lugar de la tierra, entre dos ríos que se conoce como Kheldyu (“casa de hierro” en la lengua local), el anciano la llevó a un pequeño arco rojizo, ligeramente achatado en que, más allá de un conducto espiral, resultó haber un número de cámaras de metal en la que pasaron la noche. El abuelo de Zina le dijo, que incluso en las más duras heladas, en este lugar dentro de las cámaras era cálido como en verano.

En días pasados, había hombres audaces entre los cazadores locales que dormían en estas habitaciones. Pero entonces empezaron a caer gravemente enfermos, y los que habían pasado varias noches seguidas allí, pronto murieron.

Los Yakut dijeron que el lugar era “muy malo, pantanoso, y que las bestias no iban allí”. 

La ubicación de todas estas construcciones era conocido sólo por los hombres ancianos, que en su juventud habían sido cazadores y, a menudo habían visitado estos lugares. Vivieron una vida nómada y su conocimiento de las peculiaridades de la zona – donde se podía ir, y donde uno no podía ir – era una cuestión de necesidad vital. Sus descendientes han adoptado un modo de vida sedentario, por lo que este conocimiento del pasado se ha ido perdiendo.

En la actualidad, las únicas cosas que apuntan a la existencia de estas construcciones, son antiguos nombres de lugares que han sobrevivido en parte, y todo tipo de rumores.

Pero cada uno de esos topónimos representa cientos, si no miles, de kilómetros cuadrados.

Screen Shot 2017-08-04 at 22.16.08.png

En 1936, a orillas del río Olguidakh (“lugar con un caldero”), un geólogo dirigido por nativos ancianos, se tropezó con una semiesfera de metal suave, de color rojizo, que sobresalía de la tierra con un filo tan marcado que “cortaría una uña”.

Sus paredes eran de unos dos centímetros de espesor y sobresalía de la tierra alrededor de una quinta parte de su diámetro. Estaba tan inclinado que era posible montar debajo de él sobre un reno. El geólogo envió una descripción a Yakutsk, el centro regional. En 1979, una expedición arqueológica de Yakutsk intentó encontrar el hemisferio que él había descubierto.

Los miembros del equipo tenían con ellos un guía, que había visto la estructura en varias ocasiones en su juventud, pero dijo que la zona había cambiado mucho, por lo que no pudo encontrar nada. Hay que decir que en esa localidad se puede pasar dentro de los 10 pasos cerca de algo y uno no se da cuenta, por lo que los descubrimientos anteriores habían sido pura suerte.
Ya en 1853, R. Maak, un explorador conocido de la región, escribió:

“En Suntar [un asentamiento Yakut] me dijeron que en la parte alta de la Viliuy hay un arroyo llamado Algy timirbit (que se traduce como” el gran caldero hundido”) fluyendo hacia el Viliuy. 

Cerca de su banco en el bosque hay un gigantesco caldero de cobre. Su tamaño es desconocido, ya que sólo el borde es visible por encima del suelo, pero varios árboles crecen dentro de él …”

La misma cosa fue registrada por N.D. Arkhipov, investigador en las culturas antiguas de Yakutia:

“Entre la población de la cuenca Viliuy hay una leyenda de la antigüedad sobre la existencia en la parte alta de ese río, de calderos de bronce o olguis (calderas de bronce en ruso) 

Esta leyenda merece atención como las áreas que son la supuesta ubicación de los míticos calderos, contienen varias corrientes de ríos con el nombre Olguidakh – ‘Rio de las Calderas’. 

Screen Shot 2017-08-04 at 22.19.55.png

Y aquí está un extracto de una carta escrita en 1996 por otra persona que visitó el Valle de la Muerte. 

Screen Shot 2017-08-03 at 12.07.03.png

Mikhail Koretsky desde Vladivostok escribió:

 

“Yo estuve allí tres veces. La primera vez fue en 1933, cuando tenía diez años – Yo viajaba con mi padre cuando él fue allí a ganar algo de dinero y luego en 1937, sin mi padre. Y la última vez fue en 1947, fui como parte de un grupo de jóvenes.

“El ‘Valle de la Muerte’ se extiende a lo largo de un afluente a la derecha del río Viliuy. En realidad, es toda una cadena de valles a lo largo de sus tierras inundables. Las tres veces que he estado allí, fue con un guía, un Yakut. No íbamos hacia allí porque la vida fuera buena, sino porque allí, en la parte de atrás de más allá, uno podía buscar oro sin la amenaza, de que al final de la temporada le robasen o recibieras una bala en la parte posterior de tu cabeza. 

“En cuanto a los misteriosos objetos, probablemente hay muchos de ellos allí. En tres temporadas vi siete de esos ‘calderos’. “Todos me parecieron totalmente desconcertantes: Para empezar, su tamaño – tienen entre seis y nueve metros de diámetro.

“En segundo lugar, eran de un extraño metal. Todo el mundo ha escrito que estaban hechos de cobre, pero estoy seguro de que no es cobre. La cosa es que ni siquiera un cincel afilado no marcaría las ‘ollas’ (lo intentamos más de una vez). El metal no se rompe y no puede ser martillado.

En el cobre, un golpe de martillo sin duda habría dejado abolladuras visibles. Pero este ‘cobre’ está cubierto con una capa de un material desconocido que se asemeja al esmeril. Sin embargo, no tiene una capa de oxidación ni una grada, no puede ser picada ni tampoco rayada.

“No encontramos ejes yendo hasta abajo al suelo con las cámaras, pero sí me di cuenta que la vegetación alrededor de las ‘ollas’ es anómala, totalmente diferente de lo que está creciendo en torno. Es más opulenta: Bardanas de grandes hojas; mimbres muy largos; una extraña hierba, de un tamaño de una y media a dos veces la altura de un hombre.

En una de las ‘ollas’, todo el grupo de nosotros (seis personas) pasamos la noche. Nosotros no sentimos nada malo, y calmadamente nos fuimos sin ningún tipo de incidentes desagradables. Nadie se enfermó gravemente después. 

Salvo que tres meses más tarde, uno de mis amigos perdió todo su pelo. Y en el lado izquierdo de mi cabeza (la parte sobre la que dormí), aparecieron tres puntos de dolor de pequeño tamaño, como cabezas de fósforos. He tratado de deshacerme de ellos toda mi vida, pero hasta hoy, todavía están conmigo. 

“Ninguno de nuestros esfuerzos de romper incluso una pequeña porción del extraño ‘caldero’ fue exitoso. La única cosa que me las arreglé para llevarme, fue una piedra; sin embargo, no era una piedra normal: La mitad era una esfera perfecta, seis centímetros de diámetro. Era de color negro y no presentaba señales visibles de haber sido trabajada, sin embargo, era muy suave, como si hubiese sido pulida. La recogí del suelo en el interior de uno de los calderos.

“Llevé mi recuerdo de Yakutia conmigo al pueblo de Samarka, distrito de Chuguyevka, región de Primorie (Lejano Oriente soviético), donde mis padres vivían en 1933. Estuve sin nada que hacer hasta que mi abuela decidió construir una casa. 

Teníamos que poner cristales en las ventanas y no había un cortador de vidrio en todo el pueblo. Intenté marcarlo con el borde de la mitad de esa esfera de piedra, y resultó que cortaba con una facilidad asombrosa. Después de eso, mi hallazgo fue utilizado a menudo como un diamante por todos nuestros familiares y amigos. 

En 1937 le di la piedra a mi abuelo, pero en otoño fue arrestado y llevado a Magadan, donde vivió sin juicio hasta 1968 y luego murió. Ahora nadie sabe dónde está mi piedra… ”  

En su carta, Koretsky destaca que en 1933 su guía Yakut le dijo que:

“…Cinco o diez años antes, había descubierto varios calderos esféricos (eran absolutamente redondos) que sobresalían de la tierra (más alto que la estatura de un hombre). Parecían nuevos. Luego el cazador las había vuelto a ver, ahora rotas y dispersas. “

Koretsky también señaló que durante su visita por segunda vez a uno de los “calderos”, en los pocos años transcurridos, se había hundido considerablemente en el suelo.

Screen Shot 2017-08-04 at 22.24.32.png

  1. Gutenev y Yu Mijailovski, dos investigadores que vivían en la ciudad de Mirny, en Yakutia, reportaron que en 1971 un viejo cazador de pertenencia al pueblo Evenk, había dicho que en la zona situada entre dos ríos conocidos como Niugun Bootur (“campeón de fuego”) y Atadarak (“el lugar con un arpón de tres lados “), que sobresale del suelo. Esto mismo es lo que dio nombre al lugar – un “arpón de hierro muy grande de tres facetas – mientras que en el área entre los dos ríos conocidos como Kheliugur (“pueblo o personas de hierro”), hay una madriguera de hierro, en la cual se encuentran a personas delgadas, negras, con un solo ojo y en ropa de hierro, tendidas en el suelo “.

Él dijo que podía llevar a la gente allí, que no estaba muy lejos, pero nadie le creyó. Mientras tanto, él ha muerto.

Screen Shot 2017-08-03 at 12.43.18.png

Unos más de estos objetos fueron, a todas luces, cubiertos después de la construcción de una presa en el Viliuy, ligeramente por debajo del Erbiie. Según el relato de uno de los constructores del proyecto hidroeléctrico Viliuy, cuando se construyó un canal de derivación y drenaron el canal principal, descubrieron un ‘sitio’ con un metal convexo. Como las fechas límites estaban presionando y después de una inspección superficial del hallazgo, los responsables del proyecto dieron órdenes de continuar con el trabajo. 

Hay una serie de cuentos de personas que tropezaron por accidente con construcciones similares, pero sin instrucciones precisas, es muy difícil encontrar nuevamente estos en un terreno depresivo y tristemente monótono.

Una vez, unos ancianos dijeron que fluyendo en el lugar llamado Tong Duurai, hay un torrente llamado Ottoamokh (“agujeros en la tierra”) y que a su alrededor hay aberturas muy profundas conocidas como “los abismos de risa”. El mismo nombre también surge en las leyendas que afirman, que esta es la morada de un gigante de fuego que destruye todo a su alrededor.

Aproximadamente cada seis o siete siglos, una monstruosa “bola de fuego” brota de allí, y, ya sea se va volando hacia algún lugar en la distancia y (a juzgar por las crónicas y leyendas de otros pueblos) explota allí, o que explota directamente por encima de su punto de salida, como resultado de lo cual, el área de cientos de kilómetros a la redonda se ha reducido en un desierto abrasado con rocas destrozadas.

Las leyendas Yakut contienen muchas referencias a explosiones, torbellinos de fuego y a las esferas resplandecientes, elevándose en el aire. Y todos esos fenómenos son de alguna manera u otra asociada a las misteriosas construcciones metálicas encontradas en el Valle de la Muerte. 

Algunas de ellas son “casas de hierro” grandes y redondas, colocadas sobre numerosos soportes laterales. No tienen ni ventanas ni puertas, sólo un “espacioso agujero” en la parte superior de la cúpula.

Screen Shot 2017-08-03 at 13.40.40.png    Screen Shot 2017-08-03 at 13.36.30 copy.jpg

Algunas de ellas se han hundido casi por completo en el “permafrost, con sólo una protuberancia apenas perceptible en forma de arco que se ve en la superficie. Testigos que son extraños entre sí, describen esta “resonante casa de metal” de la misma manera. Otros objetos esparcidos por el área son tapaderas metálicas, semiesféricas que cubren algo desconocido.

Las leyendas Yakut dicen, que las misteriosas esferas resplandecientes son producidas por,”un orificio eructando humo y fuego” con una “tapa de acero que golpea”.

Esta es también la fuente de los torbellinos de fuego que a partir de las descripciones suenan muy similares a los efectos de las explosiones atómicas de hoy en día.

Screen Shot 2017-08-03 at 13.36.35.png 

Aproximadamente un siglo antes de cada explosión o serie de explosiones, una esfera de fuego de vuelo rápido, salió del “orificio de hierro” y, sin causar grandes daños, se disparó hacia arriba en forma de una delgada columna de fuego. 

En la parte superior de esta, apareció una gran bola de fuego. Acompañado por cuatro truenos en serie, que se elevaron a una altura aún mayor y se fueron volando, dejando tras de sí un largo “rastro de humo y fuego”.  Luego en la distancia sonaron sus explosiones con una serie de cañonazos…  
En la década de 1950, el ejército soviético lanzó una mirada sobre esta área, evidentemente, debido a la excepcional escasa población en sus márgenes norteños. Allí llevaron a cabo una serie de pruebas nucleares. Una de las explosiones produjo un gran enigma, y especialistas extranjeros todavía están especulando al respecto.

En septiembre de 1991, la estación de radio alemana Deutsche Welle, al reportar que, cuando en 1954 estaban probando un dispositivo nuclear de 10-kilogramos, por razones desconocidas el tamaño de la explosión superó los cálculos en un factor de 2000 a 3000, alcanzando 20-30 megatones, como fue registrado por los laboratorios sísmicos en todo el mundo.

La causa de tal significativa discrepancia en la potencia de la explosión, sigue siendo un enigma. La agencia de noticias TASS sacó un anuncio, de que una bomba de hidrógeno compacta había sido probada en condiciones de explosión en el aire, pero más tarde se supo que esto era incorrecto.

Después de las pruebas, se establecieron zonas restringidas en el área y el trabajo secreto se llevó a cabo durante varios años.

PARTE 2

Mitos y Leyendas

Vamos a tratar de mirar hacia el pasado distante, como se refleja en la poesía épica. Como las leyendas transmitidas de boca en boca declaran, en el período remoto cuando todo comenzó, el área fue habitada por un pequeño número de nómadas llamados Tungus. 

Hace mucho tiempo, sus vecinos distantes vieron que su tierra fue súbitamente envuelta en una impenetrable oscuridad, y los alrededores fueron sacudidos por un rugido ensordecedor. De pronto se levantó un huracán de una fuerza invisible, y la tierra fue fuertemente golpeada. Relámpago cruzaron el cielo en todas las direcciones. Cuando todo se calmó y la oscuridad se dispersó, un espectáculo sin precedentes se encontró ante los ojos de los nómadas. En el medio de la tierra quemada, brillando en el sol se encontraba una alta estructura vertical, que era visible a una distancia de muchos días de viaje.


Durante mucho tiempo, esta estructura emitía desagradables y ensordecedores ruidos, y gradualmente disminuía en altura hasta que desapareció completamente debajo de la tierra. En lugar de la alta estructura se produjo un inmenso “orificio” vertical. En las extrañas palabras de las leyendas, consistía en tres niveles de “abismos riendo”. En sus profundidades, supuestamente contenían un país subterráneo con su propio sol que era, sin embargo, “menguante”. Un hedor asfixiante se levantaba del orificio, y así nadie se estableció cerca de él. Desde la distancia, la gente podría ver a veces una “isla giratoria” apareciendo por encima de la apertura, y esto luego resultó ser su “tapa golpeando”. Los que fueron tentados por la curiosidad, de echar un vistazo más de cerca, nunca regresaron.

Screen Shot 2017-08-03 at 13.36.40.png

Siglos pasaron. La vida siguió como antes. Nadie anticipo nada extraordinario, pero un día, se produjo un pequeño terremoto y el cielo fue atravesado por un delgado “torbellino de fuego”. En la parte superior del mismo, apareció una bola de fuego deslumbrante. Acompañado por “una sucesión de cuatro truenos” y dejando tras de sí una estela de fuego, esta bola salió disparada a lo largo de una trayectoria descendente, y después de desaparecer más allá del horizonte, explotó. Los nómadas se quedaron perturbados, pero no abandonaron las tierras que estaban alrededor de sus hogares, ya que el “demonio” no les había causado ningún daño, pero se había explotado en las tierras de la hostil tribu vecina.

Algunas décadas más tarde, los acontecimientos se repitieron: la bola de fuego salió volando en la misma dirección y otra vez destruyó sólo a sus vecinos. Evidentemente este “demonio” era de alguna manera su protector y comenzaron a crear leyendas sobre él, llamándolo Niurgun Bootur, “el campeón de fuego”.

Sin embargo, algún tiempo después, ocurrieron acontecimientos que horrorizaron a aquellos incluso en los entornos más lejanos. 

Una gigantesca bola de fuego surgió de la abertura con un ensordecedor rugido atronador y explotó… justo por encima de ellos. En seguida se produjo un gran terremoto. Algunas colinas quedaron cruzadas por una grieta de más de 100 metros de profundidad. Después de la explosión, un “mar de fuego rugiente” continuó deslizándose por encima, con una “la isla giratoria” en forma de disco por encima de éste. Los efectos de la explosión se extendieron sobre un radio de más de mil kilómetros. Las tribus nómadas que sobrevivieron en los bordes de la zona, huyeron en distintas direcciones, tratando de distanciarse del sitio fatal, pero eso no les salvaría de la muerte. Todos ellos sucumbieron a una especie de extraña enfermedad que se transmite sólo por herencia. Sin embargo, dejaron atrás cuentas precisas de lo que había sucedido, convirtiéndose en la base que los narradores Yakut, que comenzaron a componer hermosas y excepcionalmente trágicas leyendas.

Un poco más de 600 años pasaron. Muchas generaciones de nómadas habían ido y venido. Los preceptos de los remotos antepasados habían sido olvidados y la gente otra vez pobló el área.

De luego, toda la historia se volvió a repetir… La bola de fuego de Niurgun Bootur apareció encima de un torbellino de fuego y otra vez voló para explotar más allá del horizonte. Unas décadas más tarde, una segunda bola de fuego desgarró el aire (ahora se llama Kiun Erbiie – “el heraldo aéreo brillante ” o “mensajero”). Luego vino otra devastadora explosión que las leyendas, una vez más antropo-morfizaron. Se le dio el nombre de UOT Usumu Tong Duurai, que puede traducirse aproximadamente como, “el extraño criminal que perfora la tierra y se esconde en el fondo, destruyendo todo alrededor con un torbellino de fuego”.

Es importante señalar que en la víspera del vuelo del anti-héroe Tong Duurai, apareció en el cielo el mensajero del celeste Dyesegei – el campeón Kiun Erbiie que cruzó el firmamento como una “estrella fugaz” o “rayo deslumbrante” con el fin de advertir a Niurgun Bootur de la batalla que se avecinaba.

El evento más importante en las leyendas fue Tong Duurai saliendo de repente desde las profundidades subterráneas y batallando a Niurgun Bootur. Esto ocurrió más o menos de la siguiente manera:

En primer lugar, desde el “orificio” estalló un torbellino de fuego ramificándose en forma de una serpiente, y sobre la cual en la parte superior apareció de nuevo una bola de fuego de tamaño gigantesco que, después de varios truenos, se disparó a lo alto en el aire. Iba acompañado por su séquito en el vuelo – “un enjambre de torbellinos fatalmente sangrientos” que causaron una gran devastación en los alrededores.

Pero había ocasiones en que Tong Duurai se encontraba con  Niurgun Bootur encima del lugar de donde salió, y después, el área permaneció sin vida por un largo tiempo.

La imagen pintada de estos eventos varía considerablemente:

varios “campeones de fuego” podrían surgir de la apertura a la vez, volar a cierta distancia y explotar en un solo lugar. Esto sucedió con el vuelo de Tong Duurai. Un estudio de las capas de suelo indica que los intervalos entre las explosiones no exceden los 600 -700 años.

Las leyendas reflejan claramente estos eventos, pero la ausencia de una tradición escrita, significa que no se han registrado en forma documental.  

Parece, sin embargo, que este hueco está compensado por las crónicas históricas de otros pueblos.
 

Las crónicas de otros pueblos

En total, a intervalos aproximados de 600 a 700 años, varias explosiones o, mejor dicho, unos conjuntos de eventos tuvieron lugar, incluyendo los precursores.

Todos estos hechos fueron cuidadosamente registrados en poesía épica, tradiciones y leyendas. Es un hecho curioso que leyendas similares surgieron en la zona ecuatorial del planeta, donde las explosiones o “bolas de fuego gigantes” que repentinamente aparecieron en el cielo destruyeron varios centros de civilizaciones antiguas.  

A juzgar por los resultados de las investigaciones arqueológicas llevadas a cabo en la región superior de Viliuy SA Fedoseyeva, el asentamiento intermitente y ondulado de este territorio se remonta aproximadamente al cuarto milenio antes de Cristo. 

 

Screen Shot 2017-07-01 at 12.36.20.png

Screen Shot 2017-07-01 at 12.38.25.png

Screen Shot 2017-07-01 at 12.38.35.png

En el primer milenio de nuestra era, la línea del desarrollo histórico se interrumpe, y esto no contradice la posible fecha para la última explosión histórica en septiembre de 1380. La nube que se levantó borró el sol sobre Europa durante varias horas. En varias zonas geo-activas, fuertes terremotos tuvieron lugar.
Este evento está registrado en fuentes escritas. 

En las crónicas rusas, estas coinciden con la batalla de campo de Kulikovo:

“… La oscuridad se dispersó sólo en la segunda mitad del día. Un tal fuerte viento de sopló, que una flecha disparada con un arco no podía volar en su contra…”

Este factor hizo una contribución positiva a la victoria rusa.
Sin embargo, las explosiones son descritas en las leyendas tungús en mucho más vitalidad y claridad, que en otras fuentes. A juzgar por los relatos, eran muchas veces peores que las armas nucleares modernas.  
Si tomamos 1380 como nuestra fecha de partida y volvemos al pasado, podemos rastrear estos momentos. En 830, por ejemplo, la cultura de los Mayas que habitaron la Península de Yucatán en México fue destruida. Muchas de sus ciudades fueron reducidas a escombros por una explosión de una fuerza monstruosa.
Algunos pasajes de la Biblia son similares a las leyendas Yakut, por ejemplo, la descripción de las plagas de Egipto y la desaparición de Sodoma y Gomorra. En uno de los oasis de la península arábiga, una antigua ciudad fue destruida y, literalmente, reducida a cenizas. Según la leyenda, esto tuvo lugar cuando una enorme bola de fuego apareció en el cielo y explotó.  
En Mohenjo Daro en el subcontinente indio, los arqueólogos descubrieron una ciudad devastada.

Las marcas de la catástrofe – paredes de piedra derretida – claramente señalaban una explosión comparable con una bomba nuclear. Eventos similares son descritos también en las crónicas chinas del siglo 14. Dicen que, muy al norte, una nube negra se elevó sobre el horizonte y cubrió la mitad del cielo, esparciendo grandes fragmentos de piedra. 

Las piedras también cayeron del cielo en Escandinavia y Alemania, donde el fuego se desató en varias ciudades. Los estudiosos establecieron que eran piedras bastante comunes, y conjeturaron que un volcán había entrado en erupción en algún lugar.

¿La causa de estas desgracias será tal vez realmente Tong Duurai, que ha estado brotando de debajo de la tierra por muchos siglos? Mientras Niurgun Bootur borró la mitad del cielo al aparecer, Tong Duurai le supera considerablemente en tamaño y, mientras iba subiendo a los cielos, desapareciendo completamente de la vista.
Observamos que, en el Valle de la Muerte, hay un aumento en la radiación de fondo que se observa en determinados intervalos de tiempo, un fenómeno que los especialistas no pueden explicar.

Por Valery Uvarov

 

Fuente:

Facilitado por Valery Uvarov y traducido por Birgitte Knaus para –  http://www.piramidesdebosnia.com

 The Valley of the Death” 1 – English translation 1.pdf 

Este artículo fue primeramente traducido del ruso al inglés y del inglés al español.
 

Valery Uvarov and me, Bosnia, June 2017.jpg

He tenido el honor y placer de conocer al señor Valery Uvarov durante el Tour & Conferencia del Solsticio de Verano 2017 en Visoko – Bosnia, y he podido filmar su magnífica ponencia que dio en Sarajevo el 20 de junio.

Falta por traducirla al español.

B.Knaus

 

WEB INTERNACIONAL

¡ÚNETE AL VOLUNTARIADO Y FORMA PARTE DE ESTE GRAN DESCUBRIMIENTO! PULSA ENCIMA DE LA HORMIGA

¡LLEVANOS EN TU MOVIL!

A %d blogueros les gusta esto: